Review The Office: Goodbye, Michael

Y finalmente llegó ese día que muchos de nosotros queríamos evitar, Michael Scott ya forma parte del pasado de The Office aunque ninguno de nosotros le olvidaremos. Han sido siete largos años en los que nos ha brindado momentos de vergüenza ajena, de risas, de lagrimas y hasta de enfados, muchos seguíais sus pasos desde hace tiempo y en todoseries lleva año y medio haciendo de las suyas. Me enorgullece pensar que muchos de los que hoy sois fans acérrimos de la serie le disteis una oportunidad por “culpa” de las reviews y noticias publicadas en la web, y me alegra poder compartir este momento tan importante con todos vosotros… Espero que disfrutéis de la última review con Michael Scott a bordo.

Perdonadme si cambio un poco el estilo de review, pero creo que este episodio no es normal, así que más que ir comentando el episodio de forma cronológica o por tramas lo haré (tal y como ha hecho Michael) por momentos de despedida con cada uno de sus empleados, todos y cada uno de los momentos con sus guiños a temporadas pasadas, chistes internos y grandes momentos, empezando por el cold opening. No ha sido una despedida, pero creo que ha sido el momento en el que Michael se ha dado cuenta que su marcha va a afectar (personal y profesionalmente) a casi todos sus empleados. La charla con Dwight es una buenísima forma de comenzar una reconciliación que para mi ha sido uno de los mejores momentos del episodio.

Una de las mejores cosas de toda la despedida de Michael ha sido el modo en el que ha engañado a todo el mundo, diciéndoles que le quedaba solo un día más en Scranton cuando en realidad vuela esa misma tarde hacia Colorado, nosotros hemos tardado en saberlo y eso que ha habido muchos signos. El caso es que a nadie le gustan las despedidas, por eso Michael prefiere despedirse personalmente de cada uno de sus empleados sin que sepan que es una despedida definitiva. El primero en pasar por el aro, aunque de forma muy sutil, ha sido Deangelo. El nuevo jefe decide no molestar a Michael en sus últimos días y tendrá la difícil tarea de trabajar desde la sala de descanso rodeado de maquinas de vending y chocolatinas…

La siguiente en la lista es Phyllis, parecía que Michael le iba a poner en evidencia revelando un gran secreto pero al final todo se ha quedado en un susto. Para despedirse de ella le ha regalado uno de sus juguetes como recuerdo, despedida un poco Light pero que nos deja con una gran duda ¿Quién será el bebé que dio Phyllis en adopción? La gente ya dice que es Erin… No me lo había planteado hasta leerlo en una teoría loca pero no lo descartaría. Siguiendo la línea de Phyllils, Stanley también recibe un juguete de regalo, que no duda en despreciar. Stanley y Phyllis son dos buenos personajes, pero creo que últimamente están de capa caída y, al fin y al cabo, nunca fueron de los favoritos de Michael.

No hay una descripción disponibleCon un cafre así al lado cualquiera seriamos buenos vendedores

Caso aparte es Andy. Su personaje entró con el pie izquierdo en la oficina, pero tras su rehabilitación y su relación frustrada con Angela se ganó el cariño de todos. La temporada pasada fue de los mejores personajes y en esta séptima estábamos viendo como cada vez lo estaba pasando peor tras su ruptura con Erin. Creo que la despedida de Michael y Andy ha sido muy sentida, las palabras de Michael parecen sinceras y dejarle su cartera de clientes es un gesto profesional muy importante. Para mi ha sido un claro signo de que Andy va a ser un personaje importante en la última temporada. Además la necesidad de no perder las cuentas de esos clientes hace que nos libremos de Deangelo por un día.

La visita de Andy y Deangelo a uno de los principales clientes de la sucursal va peor de lo esperado. Primero su relación con Andy es de todo menos natural, tiene una forma de mandar un tanto especial y una forma de motivarse peor aun. Si a Dwight le gusta escuchar Heavy Metal en el coche a Deangelo le gusta recrear la escena en la que Jo Bennet le dió trabajo… todo un Friki. Para resumir, Deangelo no es vendedor y no da una en la reunión, dejándoselo a huevo a Andy, que consigue mantener la cuenta sin que Deangelo sepa que ha sido él y a la vez aumenta la confianza en si mismo. Espero que remonte sus números de ventas porque se lo merece.

Pero sigamos con las despedidas, en este caso el departamento de contabilidad. El equipo más dispar y a la vez más unido de toda la oficina ha tenido la despedida más cómica de todas. Kevin ha tenido como regalo un speech motivacional en el que Michael le anima a seguir intentando cambiar como es, situación un tanto extraña, pero Michael siempre se ha llevado muy bien con Kevin y todo iba sin ánimos de ofender. Pensar en Kevin y Michael es pensar en el famoso cumpleaños de Michael en el que le anuncian a Kevin que finalmente no tiene cáncer de piel, buenos momentos de la segunda temporada.

No hay una descripción disponibleComo padre e hija

A Oscar, la persona que más ha hecho por que Michael aprenda a equilibrar su vida financiera le toca sin duda el peor regalo, un muñeco de trapo feísimo. La reacción de Michael al ver que lo acepta sin problemas y encima se atreve a decir que es bonito es espectacular, sus carcajadas me han hecho llorar de la risa y acordarme del famoso beso entre él y Oscar de la tercera temporada. Angela no tiene regalo pero a cambio nos confirma, indirectamente, que su novio es completamente gay. La relación entre Michael y Angela siempre ha sido extraña, y por más que él se pasaba de la raya ella nunca le paraba los pies como al resto, tal vez por eso le ha preguntado Michael si en algún momento esperaba haberse acostado con él.

La despedida con Toby ha sido de las más tensas, por un lado Michael sabe que no le va a volver a ver en la vida, pero no soporta escucharle decir que tiene un hermano en Boulder, el mismo pueblo donde se va a muda. En el fondo el destino de Michael está ligado a tener un Flenderson cerca, no se porqué pero me ha dado la impresión de que el hermano de Toby era mucho más soportable. En cuanto a Kelly, adopta la postura más inteligente de todas, apenas han cruzado un par de palabras para evitar pasarlo mal. Eso, o Kelly es muchísimo más superficial de lo que aparenta (que ya es mucho). De la despedida de Ryan esperaba algo más, ha sido una persona muy importante para Michael desde el primer día que entró a trabajar en Dunder Mifflin y creo que el neon de St. Pauli Girl no es suficiente, aunque es cierto que Michael y Ryan se habían distanciado muchísimo en las últimas temporadas. Hasta Darryll tiene un regalo y eso que nunca ha terminado de conectar con Michael. Darryll se quedará con el único ejemplar del libro Somehow I Manage by Michael Scott con el fin de terminar de escribirlo. Un regalo simbólico, pues Darryll aspira a dirigir la sucursal en el futuro, igual hasta le sirve de ayuda.

No hay una descripción disponibleLiberando tensión antes de la despedida

Especial mención se merecen Erin y Dwight. La primera ha tenido la despedida más paternal de todas, con Michael dándole consejos sobre su vida amorosa y dándole confianza en si misma. Como bien dice, no es necesario que Erin tenga una madre mientras tenga su número de teléfono. Es curioso que Erin, a la que Michael no podía tragar al principio, se haya convertido en lo más parecido a una hija, sin duda una relación muy especial. Dwight por su parte ha tenido el mejor regalo de todos, su merecida carta de recomendación que consigue reconciliarle con Michael y hasta le pone los ojos llorosos, y si no fuera poco viene con bonus incluido: Una batalla de Paintball. En la segunda temporada vimos como Michael se metía con Dwight por sus clases de Paintball y esta ha sido una gran forma de demostrar que Dwight ha sido más que un empleado para él. Si en la pasada review resaltábamos la necesidad de que Dwight se pase al Team Michael para lo que resta de temporada aquí lo hemos ganado para siempre.

La despedida más extraña de todas ha sido sin duda la de Creed, Meredith y Gabe. Tres personajes extraños se merecen una despedida extraña y no se les puede pedir más. Gabe lleva poco y ni su amenaza de dimitir por culpa de su ruptura con Erin consigue sacarle a Michael un gesto emotivo. Meredith nunca fue del agrado de Michael aunque la considere parte de la familia y Creed, por mucho que sea un personaje enorme dentro de sus locuras, nunca ha tenido una relación muy cercana a Michael.

La despedida de Jim es, para mi, lo realmente importante del episodio, el momento en el que vemos realmente lo dura que es la despedida de Michael y lo mucho que lo sufren los dos. Al igual que con la canción al final del episodio pasado, no dudo que las lágrimas de Carell y Krasinski sean suyas y no de sus personajes, al fin y al cabo este cast se ha pasado siete años conviviendo día y noche y los lazos afectivos son muy fuertes. Me ha gustado ver que Jim ha sido el único que se ha dado cuenta de que Michael no se iba al día siguiente y me ha gustado más aun como le ha seguido el rollo, su apretón de manos sella la sucesión natural al frente de la oficina. Que levante la mano el que no vea más claro ahora que Jim tiene que ser el que se quede con el puesto de Manager la temporada que viene. En cuanto a Pam, por un momento pensé que serían crueles y que nos dejarían sin ver su despedida, al final ha sido corta pero llena de esperanza como ella bien dice, no ha sido la más dura ni la más emotiva pero ha sido la última, como tenía que ser para la siempre fiel Pam.

No hay una descripción disponibleEl apretón de manos más duro que he visto nunca

No quiero extenderme mucho –la review ya es muy larga como está- pero quiero mencionar los grandes momentos del episodio que no han tenido que ver con las despedidas. Me ha llamado muchísimo la atención el momento de pánico que ha tenido Michael al ver como comen sus ya casi ex empleados, ha sido para mí la escena más dura de todo el episodio, viendo como le entra el pánico hasta que llama a Holly. Por un segundo pensé “se queda” pero sabía que era imposible. Genial guiño también con la taza y el Dundie haciendo una clara referencia a los créditos iniciales, pequeños detalles que marcan la diferencia. Muy divertida su despedida del almacén y la canasta, cualquiera se hubiese marchado sin conseguir encestar pero él no, trayéndonos además recuerdos del partido de basket de la primera temporada.

Pero sin duda me quedo con toda la escena del aeropuerto, primero hablando de los lechos de muerte (“Death Beds, who would buy that?”) y luego con una pregunta que a mi, por lo menos me ha parecido esencial: “Would you guys let me know if this ever airs?” (En el foro comenté hace mucho tiempo algo relacionado). Que mejor forma que dejarnos claro que The Office es, al fin y al cabo, un Documental. Y para terminar ese “That's what she said” mudo, creo que sus últimas palabras en la serie no podían ser otras. Una escena perfecta para un personaje perfecto y un actor sublime.

No hay una descripción disponibleOh, no…

Y con esto cerramos la andadura de Michael Scott en The Office, no os preocupéis que tendrá su debido homenaje en forma de post exclusivo, no quería convertir la review en uno. Pero ojo, que la vida sigue, de hecho hemos podido ver clarísimamente por donde van a ir los tiros en lo que queda de temporada. Esa escena final donde están todos esperando a Michael para su fiesta de despedida lo ha dejado todo bien claro. Deangelo no está bien, y su lucha contra la comida basura va a ser muy dura, tanto que parece volverse loco con la tarta que le preparan a Michael, la mirada entre Jim y Dwight y el “oh, no” que suelta este último dejan claro que Deangelo tiene sus días contados en Scranton.

Para despedirme simplemente añadir que siento si la review esta demasiado centrada en los hechos o no es lo suficientemente 'epica', pero creo que un episodio como este no se merece ni siquiera una review. Solo con los comentarios que hay escritos a día de hoy tenemos la mejor review posible y esa es la opinión de los que veis la serie. Por mi parte reconozco que el episodio me ha parecido perfecto, no hubiese esperado nada menos ni nada más para la salida de Carell. Los que apuntáis a este episodio como Season Finale creo que tenéis algo de razón y habría quedado bien, pero creo que estos episodios que aun nos quedan tienen un fin, que no es otro que acostumbrarnos a la vida sin Michael Scott…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Office: Goodbye, Michael
4.4 (88.57%) 7 votes

Categorías: Reviews Series The Office Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »