Review The Office: Garden Party

Garden Party

Una de cal y otra de arena, así es como se podría definir este comienzo de la octava temporada de The Office, todo parece funcionar con suavidad y nadie parece echar mucho de menos a Michael Scott. Pero si que es cierto que en todos y cada uno de los episodios emitidos hasta el momento nos han querido ofrecer a través de Andy, su recambio y nuevo Regional Manager, lo que ya habíamos visto mil veces a través de Michael y eso es un arma de doble filo. Esta semana al menos cambiamos la oficina por la granja de Dwight y todo lo que ello conlleva, que no es poco ¿Será capaz Andy de celebrar una fiesta que agrade e impresione a todos sus invitados? ¿Será Dwight capaz de estar a la altura como organizador?

Comencemos por el principio y ese cold opening que recuerda a los mejores momentos de la serie. No es que la modificación de anuncios con graffitis con formas obscenas sea un gag muy original, pero cuando vemos a Dwight correr horrorizado hacia el anuncio que él y Andy protagonizan es imposible no dejar escapar una carcajada… Ya desde el primer momento nos han dejado bien claros a dos de los grandes protagonistas del episodio. Como bien indica el título del episodio todo gira en torno a la ‘Fiesta de Jardín’ que organiza Andy en Schrute Farms con el único propósito de impresionar a Robert California y hacer que sus padres se sientan orgullosos de él.

Esta es la tercera vez que vemos como Andy intenta impresionar a Robert California y el tema empieza a cansar un poco, si bien es cierto que en esta ocasión hay otros implicados como son los padres y hermano de Andy. Toda la organización y celebración del gran evento lo podemos dividir en dos partes, por un lado tenemos a Andy intentando impresionar y por otro tenemos a Dwight como maestro de ceremonias al que las cosas se le van poco a poco de las manos gracias a la ayuda de Jim. He de reconocer que toda la trama de Andy me ha dejado mal sabor de boca y era algo que se veía venir desde el principio. En cuanto he visto el vídeo de su padre y su hermano cantando a dúo en una fiesta igual a la que organiza Andy sabía que esta trama no iba a ir por los derroteros que yo esperaba. Desde el primer momento en el que vimos a Andy nos lo han mostrado como un tío seguro de si mismo y siempre que hablaba de su familia lo hacía con el pecho hinchado, verle hoy como la oveja negra de la familia, el hijo que nunca es lo suficientemente bueno para sus padres, me ha parecido un giro un tanto brusco y repentino.

Garden Party

El trato que ha recibido por parte de sus padres, su jefe y sus empleados durante la fiesta ha sido vergonzoso. Puedo entender que tus padres te exijan demasiado y te pongan en algún que otro apuro, pero que tus empleados y tu jefe no te lancen ni un solo cumplido deja bastante que desear (sobre todo después del plan de incentivos que ideó). Y con esto llego al que ha sido para mi el gran fallo del episodio, la vergüenza ajena. Estábamos acostumbrados a ver a Michael siendo el centro de este tipo de situaciones y cuando se anunció su marcha pensaba que ya no necesitaríamos recurrir a este tipo de escenas, eran suyas, su sello de identidad y lo que nos hizo quererle de esa forma tan especial. Que hagan lo mismo con Andy es un sacrilegio, su personaje no es igual que el de Steve Carell y no se pueden utilizar las mismas armas para que nos caiga bien. Suspenso para los guionistas en este aspecto, Andy no es Michael ni pretende serlo, vamos a darle un matiz distinto a su personaje, por favor ¿Y porqué no te gusta que hagan lo mismo con Andy que con Michael? (Se preguntarán algunos) Pues porque una escena como la de Andy y su padre a la guitarra supone que al final del episodio tendremos esa escena en la que todos arropan a su jefe y le hacen ver que nadie le exige nada y que va por buen camino, en definitiva que tienen excusa para volver a vendernos a Andy como el buenazo de la serie. Como bien han apuntado varios foreros, a The Office le está faltando mala baba esta octava temporada, no pasa nada porque de vez en cuando las situaciones difíciles no se solventen con un final feliz, tal y como ocurría en los primeros años de la serie.

También esperaba un poco más de la familia Bernard. Los padres de Andy, Walter y Ellen, me parecen muy poco pintorescos para lo que es Andy, esperaba una versión más mayor de Andy, con ropas coloridas y mucho menos serio, también esperaba un poco menos de vergüenza ajena con su propio hijo a la hora de cantar… En cuanto a Walter Bernard Jr, el “Bronard” de Andy si que me ha gustado su personaje, no ha aportado mucho pero nos ha mostrado la otra cara de los Bernard. El otro invitado de honor, Robert California, no ha estado a la altura, sobre todo cuando ha decidido dejar a la por los suelos a su Manager Regional con ese Speech donde le quitaba mérito a su trabajo. Tiene gracia que Robert tenga esa capacidad sobrehumana para convencer a la gente de cualquier cosa, pero cuando es a costa de la dignidad de los demás la cosa se pone fea. En definitiva, si querían que nos pusiésemos de parte de Andy han hecho un buen trabajo, con semejantes “villanos” no ha sido difícil.

Garden Party

La otra cara de la moneda la han puesto Jim y Dwight en uno más de sus enfrentamientos “indirectos”. Esta claro que un buen enfrentamiento entre Jim y Dwight te puede solucionar un episodio sin problemas, el caso es que Jim se va quedando poco a poco sin opciones y cada vez que decide manipular a Dwight tiene que buscar formulas más complicadas. En este caso su broma consiste en venderle a Dwight, de forma anónima y por internet, el único libro escrito sobre como organizar una ‘Fiesta de Jardín’ a la perfección. He de reconocer que casi todas las reglas absurdas que Jim le ha ido imponiendo a Dwight han sido muy buenas, en especial la del nombre con esa escena final… pero también hay que reconocer que con algunas se han pasado, sobre todo con las de los bailes. Es una pena que las bromas de Jim cada vez sean más rebuscadas, me gustaban mucho más cuando eran más simples e improvisadas. Aun así ha sido genial volver a Schrute Farms por un día y descubrir que Dwight se está planteando seriamente dedicarse a la organización de eventos y dejar de lado las remolachas, también ha sido genial volver a ver a Mose. Cada aparición de este personaje es mítica y en esta ocasión no ha defraudado, primero con esa foto en Google Street View (que encabeza la review), después con su forma tan especial de aparcar los coches de los invitados (pobre Toby…) y por último con su Stunt al más puro estilo Evil Kenevil, aunque al final no utilizase la moto.

Del resto de personajes cabe destacar una nueva disputa entre las embarazadas, que al parecer han decidido que sus respectivos hijos se van a llamar Philip. Sigo sin encontrarle la gracia a los problemas entre Pam y Angela, deberían dedicarles un episodio completo para poder sacarle jugo a sus embarazos y dejarnos de discusiones menores. También han llamado mucho -demasiado- la atención las apariciones de Gabe, un personaje que se supone iba a volver a Tallahassee y sin embargo nos lo van metiendo con calzador poco a poco. En el episodio de hoy ha querido alzarse con el título de personaje pelota de la serie, indignándose cada vez que alguien le lanzaba un cumplido a Robert, aunque en el fondo lo que está consiguiendo es que todos le cojamos más manía si cabe. Del resto de secundarios poco que destacar, Erin, Oscar y Darryll han tenido sus segundillos de gloria y hemos podido ver a una Cece (AKA Pipi) Halpert bastante crecidita. Creo que el premio al Secundario de Oro se lo tengo que otorgar sin ninguna duda a Mose, que sin ser un secundario al uso ha demostrado que tiene mucho más tirón que muchos secundarios a los que vemos en todos los episodios. Por cierto, la escena de Kevin con el camarero aunque breve ha sido genial.

Garden Party

En definitiva, un episodio bipolar en el que hemos visto la peor y mejor cara de esta temporada. No hay necesidad de seguir dejando a Andy como el buenazo de la serie ni de ponerle más pruebas a superar, la escena final del episodio de hoy ha dejado claro, una vez más, que todos sus empleados le tienen respeto pero le siguen tratando como un igual. También seguimos viendo como el protagonismo de los episodios se va repartiendo, aunque Jim y Dwight van siendo los más utilizados hasta el momento y eso lo agradecemos todos. Sigo echando muchísimo de menos a personajes como Creed, Kelly o Ryan, que pueden dar muchísimo más de sí. A ver si pasamos pagina de una vez y dejamos atrás los temores de Andy en su nuevo puesto, esta capacitado para sacar la oficina adelante y queremos ver como lo hace desde su despacho sin tener que probarle su valía a nadie ¡Nos vemos en la próxima review!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Office: Garden Party
4 (80%) 1 vote

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »