Review The Office: Fundraiser / Turf war

Igual es el final de la temporada -que se nos va esta semana-, que realmente la serie ha dado un giro definitivamente positivo en esta recta final o que al sumar dos episodios buenos me creo que son mejores pero el caso es que Fundraiser y Turf War me han parecido ambos muy buenos capítulos que dejan las cosas muy abiertas para la Season Finale y para la posible novena temporada. Habrá que ver como cierra esta octava temporada para poder hacer balance, solo espero que el final no nos de razones para guardar un mal recuerdo. Con todo esto dicho vamos con la primera (y espero que última) review doble de The Office.

Es cierto que Fundraiser no es un episodio con tanto golpe de efecto como Turf War, pero creo que nos muestra el estado en el que se encuentra Andy tras su despido de una forma original y en un escenario externo a la oficina, cosa que siempre se agradece. Eso si, el cold opening con Ryan y su consternación por la muerte de uno de sus supuestos ídolos musicales es un poco flojo. Si, es cierto que su personaje hace tiempo que se muestra especialmente pesado con estos temas, pero lo de este episodio ha rozado el extremo y ha vuelto a dejar claro que lo suyo es todo puro teatro y apariencia. Pero lo importante del episodio gira en torno al acto benéfico organizado por ‘El Senador’ y al que acuden todos los trabajadores de Dunder Mifflin Scranton con Robert California como invitado de excepción y al que sorprendentemente también acude Andy, que parece llevar sorprendentemente bien su reciente despido.

Una de las mejores cosas de Fund Raiser ha sido ver tantas tramas secundarias. Hemos podido ver como Nellie (que sorprendentemente ha conseguido ganarse el respeto de sus trabajadores) intenta ganarse a Darryll para su causa. No ha sido lo más divertido pero ha estado bien ver como Darryll se aprovechaba de ella a la hora de ir a comprar Tacos para cenar algo en condiciones. También hemos visto como Dwight hacía una generosísima donación a la fundación de El Senador (centrada en ayudar a perros abandonados) por no saber como funciona una subasta silenciosa. Es algo típico de Dwight, meter la pata por pensarse más listo que los demás, pero creo que en este caso le han puesto demasiado tonto, a veces creo que Dwight Schrute ha sido rebajado a un nivel que no se merece, pero así es la vida. Y, por último también hemos podido ver como Oscar y Pam siguen obsesionándose con al orientación sexual del Senador y hasta meten a Jim en el ajo. Lo mejor de esta última subtrama ha sido ver  Oscar emocionado pensando que le gusta al Senador y a Jim diciendo que la vida real no es como Downtown Abbey, donde una mirada lo dice todo.

Pero lo realmente importante es lo que ocurre entre Andy y Robert California. Nunca es fácil superar un despido, y mucho menos si tu novia sigue trabajando en la empresa que acaba de echarte, pero Andy parece habérselo tomado demasiado bien, incluso acepta acompañar a Erin al acto benéfico donde se verá las caras con el que fue su jefe. Todos parecen apoyarle, todos menos Kevin, que hoy ha sido uno de los mejores personajes, alegando que todos con los que trabaja son estúpidos. El caso es que Andy aparenta estar bien pero todos los signos apuntan a que no termina de asimilar su despido, incluso sus conversaciones con Robert están cargadas de resentimiento hacia él. Toda su idea de crear una opera rock con un personaje malvado que es igual que Robert ha sido bastante evidente y hasta el propio Robert ha intentado deshacerse de él y de Erin invitándoles a cenar por ahí, pero no ha colado. Al final y para intentar dejar en evidencia a Robert, Andy opta por adoptar a todos los perros abandonados de los que se hace cargo la organización del Senador, todo para intentar quedar por encima de su ex jefe. Lógicamente al final del episodio el mismo Andy admite que no está llevando muy bien su despido y aunque Jim y Pam intentan hacerle ver que la situación no es tan mala ahí esta Kevin (enorme en todo el episodio) para volver a dejar claro que la situación de Andy deja bastante que desear. Lo mejor sin duda de todo el episodio ha sido el final, donde cada empleado adopta a un perro y en el que Kevin da a entender que el suyo esta muerto aunque el parece no darse cuenta, la cara de todos es increíble pero lo mejor es ver como su perra realmente es así de vaga y no está muerta. Por cierto seguro que los fans de Parks and Recreation han reconocido a Champion entre los perros adoptados por Andy, ¡enorme!

En cuanto a Turf War, creo que es uno de los episodios clave de la temporada no solo por lo que supone para la sucursal de Scranton y sus trabajadores sino por lo que supone para Dunder Mifflin en general. Vamos a ir por partes, comenzando con un cold opening bastante flojo y que vuelve a dejar en evidencia a Dwight, un personaje queno hubiese caído en esa trampa hace unos años. O yo estoy muy quisquilloso o las bromas de Jim han bajado mucho de nivel ultimamente, ya no se lo curra tanto. Pero bueno, ver a Gabe aportando algo más que frases sueltas y desagradables en un episodio se agradece, yo ya hasta le echaba de menos. Lo importante del episodio tiene que ver con Robert California, que en una noche de borrachera decide cerrar una de las sucursales de la empresa sin tener ningún plan para que el resto de sucursales absorba los clientes de esa sucursal, esto provoca una guerra de vendedores que lleva a Jim y a Dwight a un enfrentamiento con un vendedor de la sucursal de Syracuse. Todo esto con Andy en la oficina echando el tiempo muerto como “visitante”.

El caso es que la repentina decisión de Robert, de la cual no se acuerda y que no fue la única mala decisión que tomó, afecta directamente a Jim y Dwight cuando uno de los vendedores de la sucursal de Syracuse se presenta en Scranton para exigirles los clientes que se han llevado de la sucursal cerrada ya que les corresponderían por estar en el mismo Estado. Una situación que intentan solventar tirando de Toby para que finja ser el tercer vendedor (inventado por Jim y Dwight para no tener limites en sus comisiones) que les ha ayudado a hacerse con las cuentas de la discordia. Me ha encantado la aportación de Toby, breve pero intensa y con una huida igual de patética que su personaje en general. El caso es que ni el propio Robert sabe como solventar el problema, ya que primero necesita deshacerse de la resaca que tiene y lidiar con el resto de ramificaciones surgidas de su noche loca, y aquí como el que no corre vuela son los propios vendedores los que deciden coger las riendas de la situación yendo a por el cliente más grande dejado por la sucursal de Binghamton. Me gusta ver a jim y Dwight haciendo piña por un bien común, toda la persecución en el coche y la entrada a las oficinas de Prestige Direct Sales Solutions han sido geniales, sobre todo el guiño a The Fast and The Furious. Al final es curioso ver que todo el esfuerzo empleado en conseguir a este cliente ha sido en vano ya que ha sido otra compañía la que se les ha adelantado.

Y aquí es donde entra Andy, que se ha tirado casi todo el episodio vagando por la oficina con la excusa de hacerles la comida a sus ex empleados y que se ha aprovechado de la situación creada por Robert para darle la vuelta a su vida profesional. Estaba claro que Andy tenía que hacer algo para intentar recuperar su trabajo, lo que no esperaba es que su plan de acción haya sido desarrollado tan rápido y de una forma tan limpia, por una vez hemos visto a un Andy listo, rápido y determinado. Está claro que es imposible no comparar su situación con la de The Michael Scott Company, pero creo que ha tenido las suficientes diferencias como para ser original. Ver como consigue convencer al CEO de Prestige Direct Sales Solutions ha tenido su aquel, pero lo realmente impactante ha sido su conversación con Robert en la que le ofrecía la cuenta a cambio de su puesto de trabajo, solo para ser increpado por un Robert de lo menos simpático. Y aquí es donde entra el punto “clave” del episodio, el momento en el que Andy actúa con cabeza y utiliza las armas que tiene a mano para atacar a Robert, como ofrecerle a David Wallace la opción de reinvertir en Dunder Mifflin. El propio David Wallace duda, pero Andy le hace ver que con una buena gerencia la empresa puede llegar al valor que tenía hace unos años antes de que el propio Wallace tuviese que malvendersela a Sabre ¿Qué significa esto? ¿Veremos a Andy de nuevo como Regional Manager o puede que incluso como CEO? La verdad es que nada más terminar el episodio mi cabeza se puso a trabajar como loca, una pena que el próximo episodio pueda ser el último de la serie…

Pero todavía hay más, porque la que debería de ser el enemigo al final ha terminado por pasar desapercibida entre tanto lío con el cierre de la sucursal y la batalla entre vendedores. Nellie sigue al frente de la oficina y lo peor de todo es que ya nadie la ve como una amenaza y una usurpadora, han aceptado su autoimpuesto estatus de Manager y hasta les da pena, como a la pobre Pam. Al parecer Robert, además de cerrar una sucursal de la empresa, le dejó un mensaje un tanto subido de tono (sexual, logicamente) a Nellie y no es capaz de recordarlo, por lo que acude a Pam para que le ayud ¿Y qué hace Pam? Pues acceder, aunque al final termina por solidarizarse con Nellie, de la cual se entera que tiene deudas con American Express y que no le van a conceder un bebé de adopción por estar soltera, razones de sobra para ablandarle el corazón a Pam. Me molesta mucho, pero al final hasta me ha dado pena a mi, verla tan contenta por ser amiga de Pam le ha hecho ganar muchos puntos.

Y eso es todo amigos, esta semana se emite la Season (o series) Finale y seguimos sin saber nada de la renovación, eso si, se ha dicho por activa y por pasiva que el último episodio de la octava temporada tendrá Cliffhanger, así que el temor a encontrarnos con una serie sin final está ahí. En cuanto a los episodios, como he dicho en la entradilla ambos me han gustado mucho, para mi de lo mejorcito de la temporada, no solo por lo que supone para la serie en si sino por la situación de personajes clave como Andy que ha estado toda la temporada en el disparadero. Espero que la Season Finale no defraude y que, en el caso de que haya una novena temporada, deje el listón alto. No quiero ni hablar de una Series Finale sin final, así que la opción de no renovar la serie no se me pasa por la cabeza.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review The Office: Fundraiser / Turf war
4 (80%) 1 vote

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »