Review The Office: Free Family Portrait Studio

No se si ha sido algo inconsciente o si ha sido algo hecho aposta pero el caso es que he conseguido retrasar este momento más de lo que me hubiese gustado. Tal vez haya sido ese sabor amargo que me ha dejado la Season Finale de The Office o la sensación positiva de que al menos tenemos una temporada más para darle la vuelta a la situación, pero ya estoy aquí, listo para comentar el último episodio de la temporada y todo lo que supone para los personajes. Unos nos dejarán, otros llegarán pero parece ser que el núcleo duro se mantendrá en plantilla al menos un año más, pero de eso ya hablaremos más adelante. De momento toca repasar un episodio que, aun sin dejar sensación de final de temporada, nos deja algunas cosas interesantes.

Creo que una Season Finale se merecía un cold opening un poco más currado, es cierto que es original, con un punto de vista completamente diferente y con varios protagonistas pero realmente no se que puede llevar a Oscar a grabar un vídeo animando a los jóvenes gays de América, ya lo hizo en la tercera temporada y no se porque tiene que repetir ahora. Los únicos detalles a resaltar son Kelly y Robert California, ambos bajas confirmadas para la novena temporada. Pasado el primer trago del episodio pasamos directamente a la acción, la verdad es que hay que reconocer que el episodio en sí, tiene muchas cosas que comentar, comenzamos con Dwight y sus retratos familiares gratuitos.

Si por algo se caracteriza Dwight es por no regalar nunca nada a nadie, y esta no va a ser una excepción. Toda la parafernalia que monta para regalarle a sus compañeros una foto de familia tiene un objetivo, obtener un aprueba de adn del pequeño Phillip, el hijo de Angela y el Senador. Me ha gustado ‘volver’ a ver a Sasha y al hijo de Meredith bastante creciditos, buen guiño para los fans más viejunos. También me ha gustado ver a Jim con miedo, esta es la segunda vez en la que considera que se encuentra en desventaja frente a Dwight y se nota que es una situación que no le gusta un pelo. Menos mal que está ahí Pam para poner un poco de cordura en todo este lío. Me hubiese gustado ver la foto de familia en la mesa de Jim, tal y como hizo él con la foto de Dwight y Gabe en el episodio anterior, sobre todo por ver la cara de pánico de Jim abrazando a sus hijos. Pero vamos a lo importante, por que Dwight, tras varios intentos consigue una muestra (un tanto maloliente) del pequeño Phillip y huye con ella para poder examinarla. Muy buena la persecución con Angela, que sabe perfectamente que el bebé puede ser de Dwight. Mención súper especial para Michael Schur, productor de la serie, por el papel de Mose en el episodio. El más que posible Spin Off, que casi seguro no contará con su presencia, hace que este pueda ser una de sus últimas apariciones en la serie. Al final y tras algún que otro bofetón, Angela llega a la clínica donde están haciendo las pruebas de adn, y encontes pasa lo que tenía que pasar: Dwight y Angela se besan apasionadamente dejando en el aire su relación, el test de adn y el matrimonio de Angela.

Otro asunto importante que avanza en el episodio es la relación entre Darryll y Val, una pena que quede eclipsada por las tramas de Dwight y Andy. Eso si, al menos nos han vuelto a lanzar un guiño a los fans más friki, mostrándonos de nuevo a Hidetoshi, Calvin y su idea de negocio fallida. Su visita a la oficina buscando recuperar sus puestos en el almacén brindan a Darryll una oportunidad de oro para lucirse frente a Val, pero la presencia de Brandon hace que la tensión se dispare. Pero Darryll está cansado de esperar y decide confesar delante del propio Brandon sus intenciones con Val, un movimiento arriesgado pero que finalmente obtiene su recompensa cuando vemos a Val acudiendo a hacerse la foto de familia con Darryll y su hija Jada. Finalmente conseguimos dar un paso de gigante en esta relación, que siempre ha estado a la sombra de la de Andy y Erin. Veremos como lo desarrollan en la próxima temporada, porque tantas parejas y ningún romance a la vista rompería gran parte de la tensión sexual en la oficina, elemento constante durante toda la serie.

Por último vamos con Andy y su regreso a la oficina. Se veía venir desde el minuto 1 su plan, él lo sabe, Erin lo sabe y nosotros lo sabemos, pero eso no quita que el tío disfrute como un enano humillándose públicamente antes de que David Wallace, nuevo dueño de Dunder Mifflin, le devuelva su puesto de Manager. Lo que más me ha gustado de toda esta trama ha sido el momento en el que toman a Andy por loco cuando intenta explicarles que David Wallace ha comprado la empresa, hasta Erin parece dudar. Pero al final David Wallace aparece y le devuelve a Andy su puesto, no sin antes tener que dar explicaciones al resto de trabajadores. La verdad es que no se muy bien como tomarme la participación de Robert California en todo el episodio, sabemos como es, sabemos que cualquier cosa puede pasar con semejante personaje y al final creo que tiene una despedida tan bizarra como lo ha sido su personaje durante toda la temporada. Esta claro que es ridículo que David Wallace le de un millón de dolares para viajar por el mundo ayudando a mujeres adolescentes a desarrollar sus carreras profesionales y deportivas (sobre todo en gimnasia), es tan ridículo que encaja a la perfección. Me quedo sin duda con el beso de despedida a Andy y su pasión por la bebida para homosexuales asiáticos creada or Hidetoshi, sobre todo cuando le vemos beber una lata de sabor Coconut Penis y suelta eso de ‘¿Porque han tenido que añadirle coco?’. En definitiva, un adiós que no desentona en absoluto. En cuanto a Andy, una vez recupera su puesto se decide a darle carril a Nellie, pero se topa con una mujer que sabe jugar sus cartas que le convence para quedarse gracias a un par de versos de Shakespeare. Mira que le tenía manía a Nellie, pero al final han conseguido que su continuidad no me parezca una mala idea, yo solo quería volver a ver a Andy en su sitio.

En definitiva, un episodio que tiene de todo, cosas buenas, regulares y flojas, que habría pasado por un muy buen episodio de no haber sido la Season Finale y que nos deja con un sabor de boca agridulce porque aunque se han cerrado tramas, se ha pasado página en otras y se han abierto nuevas historias no consigue dejar sensación de ‘parón de 4 meses’. No te deja sin aire, cabreado o feliz y con ganas de ver inmediatamente después lo que va a pasar. Por resaltar varios puntos, creo que ha sido un episodio muy centrado en las parejas y Ryan y Kelly no iban a ser menos. Ryan se queda sin Kelly para la temporada que viene y por lo menos ha tenido un par de detalles con ella (aunque con su estilo tan peculiar). También me ha encantado ver a Creed con sus… ¿Padres? ¿Hijos? al igual que ver a Toby haciendo el mongui con su hija para la foto. Me duele pensar que este haya sido un episodio de despedidas para varios personajes, solo espero que en el primer episodio de la novena temporada nos den una buena explicación para la marcha de Kelly.

Y con esto cerramos la temporada, mi sensación al terminar el episodio, visto que no daba para ser Series Finale, fue de alivio, sobre todo al ver que renovaban la serie. La renovación significa que The Office tiene una última oportunidad para hacer las cosas bien y despedirse de todos nosotros de una forma lógica, coherente y que nos deje a (casi) todos contentos. Creo que hay margen para conseguirlo, pero gran parte dependerá de la forma en la que gestionen el posible Spin Off sobre Dwight y su impacto sobre la serie (ya que en principio se estrenaría en la mid season). Por mi parte me despido, intentaré manteneros informados sobre cualquier novedad importante sobre la novena temporada, aunque me imagino que hasta agosto no empezarán los rumores ¡Qué tengáis un buen verano!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review The Office: Free Family Portrait Studio
1 (20%) 1 vote

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »