Review The Office: Counseling

El final de la season premiere de The Office nos dejó una imagen muy suculenta, Michael teniendo que “sufrir” seis sesiones de terapia con Toby es algo que no se ve todos los días. Las expectativas creadas han sido muy altas y por fin hemos podido ver si el tan esperado mano a mano entre Michael y Toby ha merecido la pena. ¿Tú también estabas esperando como agua de mayo este 7×02? ¡Pues dinos que te ha parecido!

Para no perder la costumbre, vamos a empezar con la escena de introducción, en la media, a mi parecer. La idea de Dwight abriendo una guardería en el almacén anteriormente conocido como The Michael Scott Paper Company me parece un poco exagerada, aunque todos conocemos a Dwight (y a Mose). Menos mal que Jim y Pam le dan ese toque de realidad a cualquier locura que se les ocurra a los guionistas. En comparación al de la semana pasada creo que han bajado el nivel claramente.

Pero vamos a lo que nos interesa, el cara a cara entre Toby y Michael. Los que esperabais a Michael montando el show para hacerle la terapia imposible a Toby estaréis de enhorabuena. Desde el minuto uno hemos visto como Michael se ha cerrado en banda y no ha querido dejar que Toby hiciese su trabajo. Menos mal que éste no es tonto y no le ha costado encontrar la forma de hacer que Michael hable.

No hay una descripción disponibleNo hay nada que no se arregle con una buena timba

Lo mejor de toda la terapia es que hemos podido ver a Michael pasar por muchas fases distintas, y en todas ha tenido que interactuar con Toby, cosa que nos encanta. Primero con el voto de silencio (ese That is the key ha sido genial), luego pasando al otro extremo inventándose historias absurdas que contarle para que éste las malinterprete. También ha bajado la guardia mientras jugaban a las cartas, contándole bastantes detalles de su infancia y, por último, montando en cólera al darse cuenta que ha sido engañado.

No es que me haya parecido floja la trama de la terapia en si, pero creo que podían haber sacado muchísimo más jugo al asunto. Creo que Toby no debería de haberse dado por vencido tan rápido, y aunque al final la manía hacia Gabe es lo que hace que Michael acceda a terminar las sesiones sin ofrecer resistencia creo que la resolución del conflicto se solventa de forma precipitada. Eso si, no voy a negar que la escena de Michael dibujando a Dwight y Angela como monigotes no me ha encantado.

No hay una descripción disponibleJulia Roberts parece una aficionada a su lado…

Aunque la terapia de Michael y Toby bien podría haber dado para un episodio completo hay más personajes que demandan su protagonismo, en este caso son Dwight y Pam los elegidos para permanecer a la sombra del binomio Michael-Toby. Vamos a empezar con Dwight, que ha dado un paso atrás en cuanto a lo que se refiere a la evolución del personaje con su trama basada en Pretty Woman. El autentico Dwight Schrute nunca hubiese accedido a degradarse de ese modo con tal de vengarse de los dependientes de una tienda de un centro comercial, hubiese sido más convincente un intento de sabotaje o incluso un simulacro de incendio como el de Stress Relief. Lo más positivo de su cambio radical es, sin duda, la aportación de sus compañeros de oficina para la transformación, desde las clases de modales de Darryl, a los consejos de moda de Kelly y Ryan. Pero sin duda me quedo con Erin y su peculiar forma de usar las cámaras desechables.

La tercera en discordia, Pam, tampoco se salva de la quema. Nunca le ha sentado muy bien el afán de protagonismo y últimamente lo estamos viendo demasiado. La Pam que nos conquistó era insegura, recatada y más bien callada. Esta versión 2.0 segura de si misma, que si quiere algo lucha por ello me tiene un tanto desconcertado. Seguro que aprenderé a quererla como quería a su anterior versión pero me va a llevar algo de tiempo. Su lucha por cambiar su función dentro de la oficina ha sido un tanto extraña, no se puede decir que haya sido aburrida o irreal, pero tampoco ha tenido momentos brillantes salvo la recogida de firmas.

No hay una descripción disponibleA la hora de ascender todo vale

El broche final del episodio con Ryan soltando frases inteligentes a la cámara de forma aleatoria con el fin de que el cámara elija cual emitir ha sido un poco surrealista. No me cansaré de decirlo pero no me gusta Ryan desde hace mucho tiempo y no se donde quieren llegar con su personaje. El aire geek-chic que le han dado al personaje no pega ni con cola y no parece tener una función clara dentro de la oficina aparte de estar siempre en medio. Como muchas otras veces apelo a la lógica de los guionistas (entre los que se encuentra el propio BJ Novak) para que devuelvan a Ryan al lugar que se merece como protagonista que es.

Una vez más me quedo con la sensación de que me han dejado con la miel en los labios, sobre todo en cuanto a Michael se refiere. Seguramente todos estemos un poco condicionados por su marcha al final de la temporada y queremos exprimir cada minuto que le queda al máximo y eso, a mí al menos, no me permite ver de forma objetiva los episodios de esta séptima temporada. Creo que de nuevo tenemos ante nosotros un buen episodio que pasará más bien desapercibido. Ahora solo queda esperar una nueva entrega de las locuras de Dunder Mifflin Sabre.

Como hice la semana pasada, en un par de días tendréis la descripción oficial del 7×03 con sus fotos promocionales y, si están disponibles, alguna que otra promo ¡Hasta la vista!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Office: Counseling
Valoración

Categorías: Reviews Series The Office Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »