Review The Office: Angry Andy

Si la semana pasada me quejaba de la baja calidad del episodio tras el pequeño parón que hubo, esta semana creo que toca repetir la cantinela, The Office está de capa caída y eso es algo innegable. Es una pena ver como una gran serie se va poco a poco desmoronando, dejándonos episodios faltos de carisma y sin un objetivo claro, no se sabe si la serie va a terminar en esta octava temporada o tendrá una novena pero lo cierto es que ni siquiera la temporada parece tener claro hacia donde quiere ir. El caso es que esta semana repetimos episodio regulero y el margen para mejorar de cara a los últimos episodios de la temporada cada vez es menor. Si ya has visto Angry Andy te animo a comentar la review, quiero saber si soy el único que lo ve todo gris o si por el contrario es un sentimiento general.

Es curioso que, cuanto peor es el episodio en conjunto, mejor es el cold opening. Seguramente el de esta semana no sea TAN bueno, pero en comparación al global del episodio creo que ha sido una de las mejores escenas. Cada vez es más normal ver a todos los trabajadores haciendo apuestas y concursos a costa de alguno de sus compañeros y, aunque se puede volver algo repetitivo, me sigue gustando igual que el primer día. En este caso es Phyllis (y sus clichés sobre la lluvia) la protagonista. Creo que el humor sutil e inteligente, como el de este cold opening, son la esencia de la serie, es una pena que últimamente solo lo veamos en pequeñas dosis.

Comenzamos con Andy, Erin y su regreso en la oficina en la que es la trama principal del episodio. Tarde o temprano Andy y Erin tendrían que volver de su periplo por el Estado Soleado y hacer frente a una de las mayores crisis que ha vivido la oficina desde The Michael Scott Company, y es que Nellie no solo no se ha marchado sino que ha conseguido ganar a los trabajadores para su causa. Lo peor de todo no es ver como Nellie le ha usurpado el ‘trono’ de la oficina a Andy si no ver como Robert California no solo no hace nada sino que demuestra no tener nada de autoridad sobre Nellie. Creo que el personaje de Robert baja el nivel cada capitulo que pasa. Esta súbita pérdida de poder por parte de Andy hace estragos en su vida personal hasta el punto de afectar a su relación con Erin, sobre todo la parte más carnal de la misma.

Y entonces entramos en una de esas dinámicas a las que nos tiene acostumbrados la serie y que no le favorecen en absoluto, y eso es el humor absurdo en el momento menos oportuno y con una temática poco sutil y madura… Todo el tema de la impotencia de Andy podría haber dado pie a otro tipo de situaciones, pero justo una reunión en la que se expone su problema a todo el mundo y practicamente todos se acaban mofando de el afectado es demasiado infantil. Creo que la serie no ha llegado a las 8 temporadas recurriendo a este tipo de humor y cada vez que ha recurrido a esta temática lo ha hecho con unas formas mucho más cuidadas. Hoy ni siquiera Pam y Jim han sido capaces de ayudar a Andy en su escrutinio público. El ataque de ira de Andy ha sido lo único positivo a destacar de toda la trama, sobre todo que sea Erin la que inicie todo el revuelo, y ha sido ‘bonito’ verle pegar un puñetazo a la pared de nuevo.

La resolución de todo el lío con Nellie y Andy tampoco ha estado a la altura ¿Porqué Robert cede ante las negativas de Nellie y sin embargo se vuelve inflexible cuando es Andy el que se niega a aceptar su relevo? No quiero creer que lo hayan reducido todo al tema meramente sexual, pero parece que es así. El caso es que Andy, por negarse a aceptar ser relegado a un puesto de vendedor cuando en su día fue elegido como Manager, termina siendo despedido por Robert California (al menos esa es la impresión que da al terminar el episodio) a costa de recuperar su virilidad una vez se ha quitado la presión de encima.

La otra trama nos trae a una de las ‘peores’ parejas de toda la serie y la que puede ser su última aventura, hablo de Ryan y Kelly por supuesto. Resulta que Pam, en uno de esos arranques que tien por solucionarle la vida a todo el mundo, decide que Ravi, su pediatra, es la pareja perfecta para Kelly solo por el hecho de ser Indio. Lo mejor de todo es que, sorpresa, Ryan y Kelly hace un tiempo que dejaron de salir el uno con el otro, un movimiento poco sorprendente pero que nos da juego a la hora de crea un triángulo amoroso de lo más extraño. He de reconocer que esperaba con ansia el momento en el que Kelly y Ryan terminasen su relación, pero no me ha gustado ver a Pam tan involucrada en el proceso, sus conversaciones con Kelly poniendo verde a Ryan no son propias de ella.

La escena con Ryan intentando recuperar a Kelly subido a un caballo y con un vestido de gala hindú ha sido un poco ridícula y sin sentido. Todas las excusas que pone Ryan y las razones para convencer a Kelly de volver con el son muy flojas, pero no se le puede pedir mucho a un personaje que hace muchos años que perdió el norte. Me ha gustado ver a Kelly decantándose por Ravi, aunque ese beso final con Ryan deje la puerta abierta a una reconciliación. No se vosotros pero creo que Ravi es la excusa perfecta en caso de que el piloto de la nueva serie de Mindy Kaling sea finalmente escogido para una temporada completa. Lo que si que he de reconocer es que la última escena del episodio, con Pam y Jim leyendo el poema de Ryan y llorando de lo bonito que es, me ha parecido lo mejor de todo el episodio.

La verdad es que hacía tiempo que no veía una racha tan floja en la serie, hay episodios y episodios, pero lo que han hecho con estos dos últimos no tiene nombre. La serie lleva una octava temporada floja floja y con pocos episodios que puedan luchar contra los de las demás temporadas en cuanto a calidad. Da la impresión de que Andy ‘tiene’ que pasar en un año por las mismas etapas por las que pasó Michael durante los siete años anteriores y eso es un error, no se que esperar de su despido y la solución que le puedan dar, porque está claro que Nellie tarde o temprano saldrá de la serie. En cuanto al resto de personajes, creo que hoy ninguno ha destacado en especial, en todo caso Kelly y Ryan, sobre todo este último que tras tener un momento de lucidez cuando visitaron Florida ha vuelto por sus fueros y sigue dejándonos momentos de lo más prescindibles. Como punto curioso del episodio me quedo con Mohinder Suresh y su nueva carrera como pediatra tras sus escarceos con el genoma humano y los ‘héroes’, y en cuanto al Secundario de Oro se lo doy a Phyllis por su buen cold opening, es un personaje que sale poco, muy poco y de los que se agradece ver de vez en cuando.

Y para cerrar, os dejo con alguna que otra noticia sobre la renovación para la novena temporada. Al parecer la cosa está parada, pero eso no va a evitar que la octava temporada termine con un cliffhanger de cara a una posible renovación, se sabe que hay personajes que saldrán de forma definitiva y se sabe que hay algunos con opciones a hacerlo durante la posible novena temporada, pero no me gusta nada esa incertidumbre y menos aun pensar que la serie pueda terminarse con un final abierto. The Office se merece mucho más que todo esto y se merece, ante todo, un final digno de los siete añazos en los que Steve Carell consiguió encumbrar a la serie, veremos si respeten al menos eso.

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review The Office: Angry Andy
Valoración

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »