Review The Office: After Hours & Test the Store

Tras una primera toma de contacto con Tallahassee volvemos tras una semana sin review, pero con episodio, para repasar el momento clave de la visita a Florida por parte de Dwight y su equipo. Se espera mucho de este arco argumental fuera de Scranton, a ver si consigue reavivar una temporada que anda entre la caricatura de lo que un día fue esta serie y la más que probable renovación. Si, como lo oís, la NBC esta negociando con algunos de los protagonistas que no tienen contrato más allá de esta temporada y, teniendo en cuenta que The Office es la comedia con mejores resultados de toda la cadena, es más que probable que consigan un acuerdo. Yo mientras tanto sigo esperando algún golpe de efecto esta temporada, al fin y al cabo la elección de Andy como Manager Regional no tuvo el impacto deseado y sus efectos se han ido diluyendo poco a poco ¿Quién esta lista para más Florida Stanley?

Voy a intentar ser conciso con la doble review de hoy, se que a nadie le gusta leer una review con tanto retraso y menos aun si si longitud supera los niveles de normalidad, así que seré breve. Nunca he tenido el placer de trabajar en un proyecto profesional fuera de la ciudad en la que trabajo, pero entiendo (por lo que me han contado muchos amigos y conocidos) que las horas extras están a la orden del día, aunque muchas veces se lleven a cabo en el bar del hotel y no en la sala de conferencias. En el caso de Dwight, Jim y el resto de compañeros que se encuentran en Tallahassee pasa exactamente igual. Nellie tiene casi cerrado todo el proyecto de las tiendas y decide que nada mejor que un poco de ‘Team Building’ para mejorar las relaciones entre compañeros en e bar del hotel. No se puede decir que no lo viesemos venir, todos los síntomas apuntaban a que habría algo de ‘lío’ en Tallanasty y la vedad es que no han defraudado.

Lo primero que llama la atención es que por fin (no es un por fin de ‘Bien, ya era hora!’) Kathy ha empezado a cumplir su palabra y se ha lanado definitivamente a por Jim tras ver que en el episodio anterior no terminaba de lanzarse.  Ha sido curioso ver que Jim haya acercado posturas con Kathy por culpa de Stanley y su forma de ligar, pensaba que ese binomio nos daría grandes momentos, aunque hoy han tenido un par de puntos. El caso es que mientras Jim decide irse a su habitación a ver el baloncesto y Kathy se anima a seguirle, Dwight y Packer se enzarzan en una lucha por ver quien consigue seducir a Nellie y así poder optar a ser elegido Vicepresidente. Dos tramas a priori muy dispares pero que han acabado muy unidas. Los productores han comentado que este arco argumental en Florida tenía como uno de sus objetivos el mostrarnos a Jim y Dwight fuera de su habitat natural con el animo de renovar un poco su situación dentro de la serie y creo que tanto en After Hours como en Test the Store hemos podido ver a Jim y Dwight más unidos que nunca por las extrañas circunstancias que les rodean.

Llama la atención que Jim acuda a Dwight para solventar su papeleta con Kathy, que no duda en acoplarse en su habitación y despojarse poco a poco de su ropa. Todos sabemos que Jim no va a hacer nada, pero Stanley se lo deja claro en una de sus visitas ‘It gets easier…’. Menos mal que Jim esta listo y Dwight participativo, su jugada con los chinches consigue alejar a Kathy de Jim, pero antes tenemos que ver como ella en un alarde de cinismo y falsedad le reprocha a Jim que haya pensado que se estaba insinuando… así de malas sois las mujeres, jajaja es broma. Por su parte Dwight tiene que dejar en manos de Gabe el futuro de su ascenso a vicepresidente y este cumple a la perfección. Nadie quiere tener a Packer como jefe y Gabe se las apaña para que pierda todo el atractivo posible para Nellie. Lo que más me ha sorprendido ha sido ver a Dwight cambiando de opinión cuando lo tenía todo hecho, no he terminado de entender muy bien su ‘parajoda’ temporal, pero me alegro de que no haya cometido un error con Nellie, esa escena final con Jim en la misma cama comiendo helado y tarta mientas ignoran la llamada de Nellie ha sido genial, al final resultará que estos dos acaban volviendo de Florida más amigos que nunca. Repaso rápido a Ryan y Erin, que casi tienen un pequeño desliz tras su visita a la cocina con confesión por parte de esta incluida. También era el momento de ver si Erin seguía empeñada en quedarse en Florida o si era un farol, lo que no me esperaba era que Ryan le fuese a seguir el rollo, menos mal que se ha quedado en un amago tras demostrar ambos cuales eran sus verdaderas intenciones.

Meanwhile in Scranton… Pam, Angela y Oscar nos traen uno de los cold openings más originales que recuerdo, el símil entre tener un bebe (o dos) y un perro, con las confesiones por parejas ante la cámara me ha parecido genial, sobre todo al ver que a Andy le pasa lo mismo con lo barcos, cada loco con su tema. En cuanto a la trama, algo paralela a la de Florida en cuanto a horas extra en la oficina se refiere, nos ha dejado un avance no definitivo en la extraña relación Darryll-Val. La repentina aparición del novio de Val para llevarles la cena a la oficina deriva en un enfrentamiento con Darryll por los sms que le manda a Val cada día. Por mucho que los implicados intenten negarlo está claro que ahí hay algo, no me ha gustado ver que ambos renieguen de la química que hay entre ellos. Eso si, la última conversación entre Darryll y Val nos deja claro que ahí tiene que pasar algo más bien pronto. Por lo demás, me ha gustado el equipo Andy-Pam, ya sabemos que no es lo mismo que tenía con Michael pero aun así tienen momentos de ridiculez extrema que les hace bastante ‘adorables’.

Pasamos de página y nos vamos a Test the Store, donde por fin vemos la tienda Sabre en acción. Aunque aun falta un episodio más en Florida se podría decir que este es el punto más álgido de la visita de los chicos de Scranton. No se que consecuencias puede traer esto en la serie, pero al menos nos ha servido para tener un episodio extremadamente crítico con Apple, los blogueros, los hipsters y todo lo que rodea al mundo de la tecnología. Me ha chocado que una serie que no es tan crítica con ningún tema en especial se haya centrado tanto en parodiar todo lo que rodea el lanzamiento de un producto tecnológico. Dejando de lado mi clara visión pro Apple (caretas fuera) y el hecho de que soy Blogger, he de reconocer que la parodia ha tenido su gracia. Es triste, pero es cierto que la imagen que hay sobre los Blogueros es esa, la de gente obesa con halitósis y granos que van a hacer más caso a una vendedora joven y guapa que al propio producto. Me ha hecho bastante gracia que el personaje elegido para promocionar el Pyramid de Sabre haya sido Chuck (aunque no se le vea en persona), el personaje de la serie de televisión. No se si es algo que los fans de Chuck deban de tomarse en serio o en broma, el caso es que he pensado inmediatamente en la compañera Verónica Gallardo que tanto ha mimado a la serie ne este blog, ya nos dirá ella que le ha parecido el ‘cameo’. En cuanto a Erin y su papel de Hipster, pues más de lo mismo, alguno se habrá dado por aludido pero creo que todo iba con buena intención.

En cuanto a la presentación en si, no me ha parecido gran cosa hasta que hemos llegado a los últimos minutos. Todo el tema de los Blogueros solo ha tenido gracia cuando pillan a Jim hablando por su teléfono normal y no por el Sabrephone. Los nervios de Ryan por tener que hacer la presentación ha tenido su gracia, sobre todo con Dwight y Jim haciendo de Kelly y de su madre para reconfortarle. Su espantada final me ha parecido extraña pero simbólica, una vez vista la presentación que iba a hacer de la mano de Jim (ese traje varias tallas menos unido al lápiz de ojos me ha matado) nos damos cuenta de cómo es el verdadero Ryan, una persona insegura y que dónde más cómodo está es en su ciudad de origen, viviendo con su madre y manteniendo una relación de lo más extraña con su novia. No se porqué pero Ryan, ese personaje con el que tanto me he metido en los dos últimos años, hoy me ha dado pena pero a la vez he admirado su sinceridad. Pero sin duda una de las cosas que más me ha llamado la atención del episodio y su desenlace final ha sido el FAVORAZO (con mayúsculas) que le hace Jim a Dwight para que este último acceda al puesto de vicepresidente. No me gusta ver a Jim en situaciones embarazosas, y eso que hoy entre su momento cartelito en la puerta de la tienda y su presentación con disfraz de doctor maligno ha tenido una buena ración de ridículo, pero he de reconocer que sabiendo las razones del porqué lo hace cambia completamente la forma de verle. Puntos flojos de la trama de Florida en este episodio: Stanley y su poca participación, Erin y su participación solo interesante en el cold opening y la nula reacción de Packer ante el éxito de Dwight.

Si nos vamos a Scranton nos encontramos con una trama más propia del inicio de la temporada, en aquellos momentos en los que Andy trataba de hacerse valer frente a sus nuevos empleados. En este caso tiene que dar explicaciones sobre su ojo morado. Con la ayuda de Pam se inventa que ha sido una pandilla de moteros los que le habían pegado al intentar defender a Pam de sus insultos. Pero en realidad había sido un grupo de niñas en bici, aunque hay que reconocer que estaban atacando a Pam. Logicamente todo esto acaba saliendo a la luz, pero antes de eso Andy anima a Toby a que de una clase sobre defensa personal. Hacía mucho que no veíamos tanto a Toby y la verdad es que yo ya empezaba a echarle de menos. La trama en si no me ha parecido nada del otro mundo, pero nos ha dejado varios puntazos, el primero de la mano del grandísimo Creed con ese Strike, Scream, Run… Sin palabras. También me ha parecido muy grande toda la charla de Toby, que es capaz de convertir algo tan entretenido como la defensa personal en un tema aburrido, tan aburrido que Kelly decide sacar su vena macarra y empieza a atacarle como si de una abusona de pasillo se tratara y Andy, en su ánimo por defender a Toby, termina con el otro ojo morado. No veo la necesidad de Andy por defender a Toby (a Pam si), y no creo que necesitemos que nos recuerden que Andy vela por sus empleados, se preocupa por ellos y les trata como si fuesen familia… todo esto ya lo sabemos.

En definitiva, dos episodios normales, en línea con la temporada. Al ponerlos en la misma review no sabría con cual quedarme, pero si que es cierto que After Hours me pareció un poco más incisivo al tener todo el tema de Kathy y Jim, Val y Darryll y Dwight y Nellie, pero es cierto que Test the Store también ha tenido sus puntos. No creo que sean dos episodios para tirar cohetes y estoy deseando ver como cierran toda la trama de Florida en el siguiente episodio. Como Secundarios de Oro me quedo con Kathy en After Hours y con Ryan en Test the Store, la primera por demostrarnos que existe y el segundo por mostrarnos su cara más profunda. En cuanto a los rumores de renovación… lo dicho en la entradilla, John Krasinski, Jenna Fischer y Ed Helms están negociando para renovar mientras que Mindy Kaling y Rainn Wilson siguen sin saber que hacer, la primera por su piloto en la Fox y el segundo por su posibe Spin-off, aunque se ha confirmado que de convertirse en una realidad se estrenaría en 2013…

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review The Office: After Hours & Test the Store
Valoración

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »