Review The Newsroom: I’ll Try to Fix You

Nunca he sabido cuál es la parte buena en la frase hecha “una de cal y otra de arena”, pero en el caso de The Newsroom tengo claro que me gustan más los capítulos impares que los pares, así que podría reformular la expresión como “una de pares y otra de impares”. Este 1×04 no ha sido un mal capítulo del todo, desde luego ha estado por encima del segundo, pero parece que Sorkin sigue empeñado en meter algunos elementos en la serie que no acaban de convencer. La buena noticia es que la química entre determinados personajes, por los que yo personalmente no daba un duro, está funcionando muy bien. ¿Comentamos I’ll Try to Fix You?

Esta semana nos hemos alejado un poco de las tramas noticiables (solo a falta de siete minutos ha saltado el caso Giffords) para centrarnos más en las personales. Por un lado, el triángulo amoroso ampliado a cuadrado entre Don, Maggie, Jim… y Lisa. Por otro, Will y sus mujeres; esta última, sin embargo, ha devenido en trama profesional porque la conexión era Leona, la primera mala de la serie ahora que hemos comprobado que Don no es más que un pobre diablo. En el apartado de cal (o de arena), brillan especialmente el Bigfoot y el personaje de Olivia Munn, a cual más enigmático…

La cosa arranca en Nochevieja, con lo que han pasado ya algo más de ocho meses desde el incidente de la Northwestern y el aterrizaje en la redacción de MacKenzie y Jim. La vida sigue más o menos igual: Will languidece en su despacho, lo que da a entender que pese a su reeducación sigue siendo la oveja descarriada de las relaciones sociales en la redacción; Mac pulula a su alrededor, dándole una de cal o otra de arena, en este caso la mala porque viene acompañada de su novio; y fuera del despacho, el resto de periodistas, con el currante Jim a la cabeza, la indecisa Maggie también pululando… y Don con la mosca detrás de la oreja. Existe una corriente de opinión en internet que acusa a Aaron Sorkin de misoginia, de maltratar a sus personajes femeninos. Algo de cierto hay: Maggie puede parecer una profesional liberada e independiente, pero a la hora de la verdad es alguien incapaz de tomar las riendas de su vida y hacer lo que parece que quiere hacer, que es romper con Don y lanzarse a los brazos de Jim. Pasa lo mismo con Mac: ¿acaso no da la sensación de querer volver con Will? De Olivia Munn ni hablemos… ¿qué pinta Sloan? Al menos hasta el momento, lo único que ha hecho es recibir un piropo de MacKenzie y servirle ligues en bandeja a Will. Poca chicha para un personaje llamado a darnos lecciones de economía… Supongo que más pronto que tarde tendrá un capítulo de lucimiento, pero en ese caso era un poco absurdo introducirla con antelación.

Cuando empecé a intuir tramas amorosas en la serie me desanimé un poco: mi gran ilusión con The Newsroom era contemplar los mecanismos que convierten las noticias en grandes historias, y de paso aprender mucho sobre política y cultura americanas. No quería rolletes, y mucho menos triángulos amorosos. Pero ahora me rindo y digo que sí, que vale, que adelante. Compro los ojitos de cordero degollado de Jim y su honor, que le impide meter mano en la pareja Don-Maggie. Compro las inseguridades de ella, su doble juego consciente e inconsciente, y compro al presunto malo de la película, a Don, que se huele la tostada e introduce sutilmente en la ecuación el factor Lisa. La compañera de piso de Maggie da pie a una escena muy de enredo (la llamada telefónica en que Rod Stewart delata a Jim), perfectamente coronada por la frase de Don: “Es imposible que yo sea el malo en lo que acaba de pasar… como mucho soy el cuarto”. Zasca.

El capítulo, sin embargo, peca de una Mac casi inédita y del Will más flojo que recuerdo. Me ha gustado el giro que supone saber que en realidad la campaña anti-McAvoy está orquestada desde dentro de la propia cadena, como elemento de acoso y derribo, y que no es nada aleatorio o casual. Es el famoso “contexto” que Leona mencionó la semana pasada (no hacía falta volver a ponernos la escena, gracias) y que ha tardado más bien poco en empezar a crear. Pero Will ha estado flojo sobre todo en la cita del bar, donde se veía a leguas de distancia cómo iba a acabar la noche… desde luego, en una situación así lo que tiene que hacer cualquiera es cambiar de tema y no tentar a la suerte en forma de cocktail arrojadizo. Eso sí: me declaro fan de la habilidad que luce el presentador para vaciar de balas una Walther PPK/S del 38. ¿Os ha recordado la chica a Robin Scherbatsky y su atracción erótica por las armas? A mí sí.

En el apartado de Expedientes X, Neal y su Bigfoot. En serio, ¿qué pinta esa trama en el capítulo? ¿Es un complemento a la moraleja del capítulo, de no des por ganada o perdida una noticia hasta que no la contrastes del todo? Si es así… pillado por los pelos. Si intenta ser gracioso, lo siento pero no cuela. Y si lo que pretende es una excusa para tener a toooooda la plantilla en sus puestos un sábado por la mañana para poder atender a toda máquina el tiroteo de Tucson… pues hombre, seguro que había maneras mejores. Si Neal se va a convertir en eso, apaga y vámonos.

Cierro con Tucson y con Gabrielle Giffords, un ejemplo de lección periodística que ha tenido su mejor reflejo en lo ocurrido anoche en varias de las más importantes cabeceras de prensa españolas, que dieron por muerto al presentador y realizador José Luis Uribarri. El segmento de Giffords es bastante real, ya que algunos medios anunciaron su muerte en aquel día de enero. Creo que se muestra muy bien lo complicado que es aguantar el tirón, esperar cuando la competencia ya da por hechas las cosas, aunque debo reconocer que el acompañamiento musical no me ha seducido… no me pagaba Coldplay aquí. Por cierto: ¿os habéis fijado que para hacer el especial informativo desplazan al programa de cotilleos de la cadena? 1-1, Will logra empatar en el descuento. Y los más observadores habréis podido ver de refilón a Lily (Alyson Hannigan) en una de las pantallas de realización.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Newsroom: I’ll Try to Fix You
3.5 (70%) 2 votes

Categorías: Reviews The Newsroom Etiquetas: , , ,

27 comentarios

  1. Pues yo sí creo que la canción de Coldplay encaja en esa larga y emocionante recta final. Will “intenta arreglar” aquello que cree que está mal, y al final acaba llevando la razón. Además, a nivel creativo, suavizar la vorágine de acontecimientos con una balada de fondo le da mucha intensidad a esa parte, añadiendo para ello un montaje visual muy acertado.
    Un10 para Coldplay y un 8,5 para este capítulo

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »