Review The Newsroom: First Thing We Do, Let’s Kill All the Lawyers

newsroomMac

Límites. Esas líneas abstractas, más o menos flexibles, dentro de las cuales hemos de desarrollar nuestra vida. Marcamos esos límites tanto en nuestra faceta personal como profesional, y sabemos que, de sobrepasarlos, habrá consecuencias. Lo malo de los límites es que, tarde o temprano, uno se los salta. Y una vez superados, tocará descubrir no solo si se tiene el coraje necesario para asumir lo hecho, sino también si se han desarrollado las habilidades suficientes para lidiar con los daños colaterales. Que se lo digan a los miembros de la redacción de ACN.
The newsroom ha vuelto con un capítulo de estructura narrativa diferente a la habitual, donde frente a una sola noticia central se abordan varios acontecimientos relevantes que marcaron el verano de 2011: destaca Gadafi y la situación en Libia, con la llegada de los opositores a la capital, forzando la huida del dirigente; pero también hay hueco para la ley SOPA (el acrónimo de Stop Online Piracy Act), reacción legislativa estadounidense para proteger los derechos de autor y frente a la piratería; el caso Strauss Kahn; la alargada sombra del 11 de septiembre y su aniversario; o los necesarios preparativos, a más de una año vista, para uno de los eventos informativos más importantes de Estados Unidos y del mundo: las elecciones presidenciales. Sin un líder republicano claro y preparándose para unas elecciones primarias de partido que se aventuran reñidas, los principales medios de comunicación envían a sus periodistas al destacamento de cada candidato. Aunque pueda parecer una tarea interesante, tal encargo se perfila más como un castigo, una degradación de nivel, a más de doce meses vista del día D, momento en el que –entonces sí- asumirán las riendas los grandes rostros de las cadenas. Pero pese a ello, de cubrir a Rommey-a Rommey, precisamente-se encargará Jim Harper, peso pesado donde los haya. Y un hecho tan aislado va a provocar una serie de reacciones en cadena-palabra clave: Génova-que perfilan la que va a ser la principal línea argumental de la temporada. Promete. Mucho.
¿Se podría decir que la culpa de todo es de Maggie? Sería un resumen demasiado simple. Además, seamos sinceros, bastante tiene la muchacha con su nuevo look (¿qué demonios le habrá pasado en el pelo? ¿África? Creo que todos estamos especulando a estas alturas…). Pero si Jim se va y se desencadena todo el caos que se presume, es en gran medida porque decide poner tierra de por medio entre la pareja Don-Margaret. Ese sutil levantamiento de cejas ante la ñoña conversación de estos dos vale más que mil palabras. Y en The Newsroom vuelve a haber palabras. Muchas y a velocidad de vértigo. Gente que interrumpe a otra. Real como la vida misma y más en un mundo como el de las noticias donde las cosas cambian a un ritmo loco, lleno de imprevistos que solo una productora genial como Mackencie McHale puede solventar con éxito, ahí le vengan virus informáticos o correcciones sobre la marcha de reportajes cimentados sobre fuentes poco fiables. Si alguien se esperaba lentitud, tendrá que admitir que esta no es su serie.
Sorkin es fiel a sí mismo y también lo son sus personajes. Empezando por Will McAvoy que en su momento “valiente” en antena, decidió comparar el Tea Party con el movimiento talibán. Comparación que le ha salido tan cara como para ser apartado del especial en recuerdo a las víctimas del 11S –desconfiemos de las enfermedades repentinas de los periodistas- y todo ello pese a ser la figura estrella de los informativos. Comparación que ha molestado ya no solo a los Lansing- urge redención de Reese Lansing, nadie puede ser tan insoportable-sino incluso al propio Charlie, siempre tan protector con su presentador. Pero Will sobrepasó un límite social demasiado arraigado: ni el peor de los americanos merece la comparación con el archienemigo talibán. La palmadita en el hombro–“Wow, no creí que fueses capaz de hacerlo”-sabe a muy poco cuando nuevamente vislumbramos en los actos de Charlie Skinner una de sus debilidades: el temor a no ser querido. Pese a todo lo que pueda bromear con Sloan, pese a los tirones de orejas momentáneos a Don, él es la figura paternal de ACN y disfruta siéndolo. Aunque el equilibrio entre luchar contra el populismo, mantener los egos a raya y cumplir con los márgenes de audiencia, sea difícil.
Tal vez conocedor de esta debilidad, que él reconoce padecer, Will, siempre tan franco, se calla su malestar ante la decisión. No pasa nada, dice. Su orgullo y actitud de indiferencia se preveían. Aunque un cenicero lleno de colillas desmienta todo lo que pueda decir. O el “mero” hecho de no comentárselo a Mac.

will

Los límites entre Will-Mac hace mucho que están difuminados. Su relación de complicidad es tan absoluta que solo así se explica que aunque el pasado duela-y les duele a ambos-puedan mantener esa confianza pase lo que pase. Es algo que se gana con el tiempo y por ello, aún no están en esa dimensión, ni Margaret, ni Jim. No en vano, los intentos de limar asperezas de la primera hacen agua por todos los lados. Y marcharse durante un tiempo, dejando al grupo tirado, tampoco merece alabanza aunque pueda llegar a comprenderse y hasta a compartirse.
Así, si bien Sloan es la asocial de la redacción-ella con su actitud de mujer dura, que no se declarará jamás a nadie y que si ha roto los límites con Don lo zanja con un rápido, “esto no ha pasado”- su forma de ser demuestra ser la opción más cómoda frente a la actitud de una tímida Maggie, a la que su momentáneo arrebato sentimental delante de un autobús ávido de grabaciones provoca el final de su relación con Don. Siempre que nos lo creamos, porque…¿cuántas veces han cortado ya?. La chica no sabe lo que quiere. A lo mejor le viene bien ir a África y todo.
De límites entre realidad y ficción y de gritar muchas veces ¡Qué viene el lobo/Bigfoot! sabe mucho Neal. Pero sus dotes periodísticas parecen perfeccionarse y el seguimiento al movimiento de Ocupa Wall Street demuestra un instinto acertado. La inmediatez y rapidez informativa es un grado, pero estar en lugar de la noticia desde antes de que esta se geste proporciona una dimensión única a la hora de contarla. Diría (otra vez) ¡bien por Mac! por haber incentivado esta búsqueda, pero temo que echarle tantas flores puede desviarnos de la cuestión clave y es que todo parece apuntar a que con Jerry Dantana no ha acertado. O al menos, no debería haber depositado tanta confianza en él. El chico nuevo, sustituto de Jim-al que no deberían haber dejado marchar, tal y como repite McAvoy-, puede mostrar una fachada de autosuficiencia arrolladora pero desde el primer momento se lo ve excesivamente ambicioso. Y lo malo de la ambición es que suele venir cargada de fallos. Más si te ciegan con una de esas noticias capaz de acabar presidencias. Tu propio Watergate. Genova.
El tiempo, los capítulos, nos dirán qué ha ocurrido con esos papeles secretos. Qué es Génova. Y si realmente esa historia merece el riesgo de ser contada a toda costa y compensa que en la serie se haya desvanecido uno de los límites más destacados actualmente: el existente entre las profesiones periodismo y derecho. Pocas palabras frustran más a un periodista que confidencialidad. Pocos temas más complejos para un abogado que comprender donde está el límite entre el derecho al honor y la libertad de expresión. Pocas actividades en las que la relación amor-odio sea tan marcada. Tocará hacer café, para acompañar en el pasillo a un paciente Will McAvoy, mientras esa abogada de rostro de hierro, actúa.

NewsroomHalliday

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review The Newsroom: First Thing We Do, Let’s Kill All the Lawyers
4.5 (89.09%) 11 votes

Categorías: Reviews The Newsroom Etiquetas: , ,

10 comentarios

  1. wea

    esperando a alguna critica de esta 2º temporada para bajarme el capitulo o no. La primera temporada hubo capitulos buenos pero con escenas agobiantes donde no paraban de hablar y hasta dejaba de leer los subtitulos para no desesperarme, espero que en esta segunda temporada mejoren eso porque sino no la veo porque este año ha sido muy malo en estrenos y temporadas de otras series que me han hecho abandonarlas.

    • Raistlin

      Dudo mucho que en esta temporada desaparezcan las conversacionees vertiginosas o las escenas en que se desarrollan 2 o 3 conversaciones simultaneamente, es una serie de Sorkin y esto le encanta, ya en The West Wing esto se veia a menudo.

    • JPS

      La serie es muy buena. Es verdad que se manejan muchos temas, pero es lo lógico. Lo ideal es ver los capitulos dos veces. La actualidad no da respiro y si no la entiendes, bajate del autobus.

    • Nachop

      Como ya ha dicho Raistlin es marca de la casa. Y seguro que empeora cuando encima hagan referencias cruzadas. Para entrenarte te recomiendo “el ala oeste de la casa blanca” que está doblada al español.

  2. luis.ignacio777

    Gran comienzo de temporada. No hubo “noticia de la semana” sino que se metieron de lleno en lo que parece ser la trama de la temporada. Muy bien, si bien me gustan los capítulos “periodísticos”, centrados en alguna noticia importante, me parece bien que delineen de que va ir la temporada en el primer episodio.
    Leí en un diario que Sorkin había leído las críticas que atacaban la serie llamándola machista y paternalista. No se si será cierto, pero los cambios en este capítulo parecen apuntar en esa dirección.
    como que todos los personajes bajaron un par de tonos. Ni Will es tan, “soy mejor que ustedes”, ni Mackenzi es tan ingenua y torpe, y así con todos. Los protagonistas ganaron muchos enteros con este cambio, se ven más cercanos.
    el capítulo de inmediato se separa de la temporada anterior no más al comenzar. Antes era un noticiero buscando decir una verdad que nadie más se atrevía a decir, ahora(en los flashforward), lidian con las concecuencias de una noticia que resulto ser falsa. Me gustó que le dieran una trama a Neal que no sea solo de relleno. aprovechando su personaje ingenuo y soñador, lo usan para contar la historia del movimiento de 99%. La historia de jim y Maggie va a seguir(¿Que habrá pasado en África?) Y sigo tan enamorado de Sloan como siempre.
    En un solo capítulo, arregló todos los fallos que tenía la primera temporada. Aceptó las críticas de buena forma y las utilizó para bien.
    Buen capítulo, no me di ni cuenta cuanto había escrito, así que: Chao no más.
    Saludos.

  3. Anónimo

    en esta temporada de Newsroom: El movimiento Occupy, crisis económica tiene a Europa de rodillas, Muere Steve Jobs, se caen todos los BlackBerries del mundo, Referendum en Grecia, Ataque a la embajada británica en Irán, Universidad de Chile Campeón de la Sudamericana, fallece Kim Yong-Il y su hijo Kim Jong-un toma el poder, EE.UU. (¡por fin!) se retira definitivamente de Irak, El cruzero costa concordia se hunde (o casi), en Estados Unidos, el Pentágono cifra en 19.000 los casos de abuso sexual en las Fuerzas Armadas, Vladímir Putin presidente (nooooooo!!!!), en Siria ocurre una masacre en la ciudad de Hula en la que mueren al menos 108 personas, el exdictador Hosni Mubarak es condenado a cadena perpetua, en Siria en un atentado cometido en Damasco mueren el Ministro de la Defensa y otros altos funcionarios del Gobierno (Ya se habla de guerra civil), En Aurora durante el estreno de la película The Dark Knight Rises se produce un tiroteo dejando un saldo de 12 personas muertas y 59 más heridas, Juegos Olímpicos de Londres 2012, fallece Neil Armstrong, ueren 27 personas a causa de un tiroteo en la Escuela Primaria de Sandy Hook de Newtown, 21 de Diciembre del 2012 se acaba el mundo.

  4. SSS

    Me ha parecido un buen capitulo. En esta temprada estan dejando un poco de lado la parte romantica y todo lo relacionado con el triangulo amoroso de Maggie, sin embargo nos siembra la duda de que le paso en ese viaje que tuvo un cambio tan radical en cuanto a personalidad. Jim Harper y su escape es algo alocado y sin sentido, pero creo que es congruente con lo que le pasara a Maggie.

    La parte donde Don por ver un video de Youtube se va de la casa y deja a Maggie diciendole que no estaba enamorado de ella no lo entiendo, ellos se habian comprometido. Pero al final de todo este lio Don le tiene que dar un chance a SLOAN.

    Dejando a un lado toda esta parte a nivel periodistico me encanta, si eres una de las personas a las que no le gusta leer o le parece una molestia ni la bajes, no pierdas el tiempo.

    • Conociendo a Sorkin, en esta segunda temporada he optado otra vez por esperar a la versión doblada. Aunque me pierdo los detalles de la interpretación que hacen los actores, es la mejor manera de disfrutarla.
      Y por cierto, un arranque muy bueno. A ver dónde nos lleva la trama, y esperando que no se desinfle después de un principio alto como ocurrió con la primera temporada.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »