Review The Newsroom: Election Night (Part 2)

newsroom-finale

Las principales tramas se han cerrado en esta season finale que, llegado el caso, habría sido perfectamente válida como final de serie. Un punto y seguido que parece sacado de película de Hollywood, en el que los buenos ganan, las parejas reinan y todo va como la seda. Alejado del habitual cinismo sorkiano.

Se le perdona. En el marco de esa noche electoral del noviembre pasado, un demócrata declarado como él, debió disfrutar como un enano de la victoria de Obama. Tal vez el mero recuerdo de la dura pugna en estados claves –Ohio, la siempre complicada Florida– inspiró esa oda al “y vivieron felices y comieron felices”. A título personal me gustan los finales amargos…pero para eso tenemos toda una tercera temporada que seguramente complicará las tramas y nos devolverá a la cruel realidad. De momento que corra el champán por la redacción…

Se lo merecen. Ante todo porque los personajes que pueblan The Newsroom han demostrado una vez más que representan el respeto al periodismo más auténtico y huyen de la tendencia al morbo. Defienden aquel oficio que nace con la vocación de informar y que a través del objetivismo busca cambiar las cosas. Influir pero sin manipular, aún a costa de su fama y éxito. ¿La prueba? Rechazar la primicia de la dimisión de David Petraeus por emitir la noticia de Todd Akin y sus declaraciones sobre la violación y el aborto que Maggie-supuestamente, y ante la estupefacción de Jim-descubrió. Todo ello a pesar de lo beneficioso que habría sido el caso Petraeus para una credibilidad que –tal y como confiesa Will a Taylor-está por los suelos y ha llevado a dimitir a los tres mandamases y salvar los puestos de todos los demás… Aunque la plantilla no quiera ser salvada y se sientan insultados-GRAN, GRAN SLOAN durante todo el episodio-ante la mera mención de esta posibilidad.

Pero una noche tan agitada como esta da para mucho. Incluso en medio del caos hay espacio para la reflexión. Y si los giros del guión no convencen al espectador ahí está la más que correcta labor de todo el elenco para salvar la situación. Claramente se pudo comprobar como algo hacía “clic” en la cabeza del Charlie Skinner de Sam Waterston nada más comenzar la hora de episodio…Así, evoluciona de ir a suplicar a una Leona colocadísima-menudo par Rebecca y ella… y pobre rockette a su lado, seguro que no les sigue el ritmo-que delegue la decisión de aceptar su renuncia en Reese; a, finalmente negarse a presentar su dimisión. Todo ante el estupefacto heredero Lansing –alias Carlos de Inglaterra, según alocada analogía materna- que ha visto frustrada una posibilidad de oro para ganar su redención. La historia jamás sabrá que ha hecho lo correcto. Aunque su madre sí…si logra acordarse de algo de esa noche.

newsroom-2

Genial la anécdota de twitter…y la mujer embarazada-atenuante, claramente, para cualquier abogado criminalista- y proverbiales fiestas que se organizan en todos Estados Unidos ese día. Excusa perfecta para recuperar al personaje de Lisa y para permitir que finalmente Jim vuelva a brillar y recupere algo del carisma perdido esta temporada.

El productor ha tenido una noche ajetreada y ha salido airoso de todas las batallas. Primero, su relación continúa por el buen camino. Está claro que Maggie y él seguirán evolucionando pero no es el momento para ello. Además, le viene de perlas una chica que lo baje de su nube de seguridad aplastante que lo puede hacer parecer bastante repelente (dicho desde el cariño).Segundo: necesitaba esa conversación con Lisa. No haberla tenido hasta ese momento resultaba impropio para un personaje al que le gusta tener todo bajo control y en orden. Además ha ayudado a desahogarse a la chica y a darle un buen baño de autoestima. Aunque la confianza propia debería salir de ella misma y olvidarse, de paso, del victimismo. Esos personajes femeninos sorkianos siempre cojean. Tercero: contribuye a la reconciliación Lisa-Maggie…o al menos tiende los puentes para la unión y no mete la pata…algo tan fácil en temas “delicados”. Los grandes amigos(amigas, en este caso) llegado el momento, dejan al margen el orgullo y la falsa fachada de “no me importa” para comenzar a comportarse como adultas y no como crías. Porque vivir juntas y no hablarse…En fin. Cuarto: aunque el asunto “Michigan” ha estado a punto de provocarle una úlcera, y le ha obligado a exclamar el “¡felicidades!” más falso que se recuerda, un puñado de puntos de Benishek no le han aguado la fiesta. Eso es vivir al límite. Y quinto: (sí que ha estado atareado..) al fin trata África con Maggie. El pelo es la excusa. Una Maggie que se esconde detrás de una máscara de dureza y de indiferencia. O de querer ser dura, más concretamente. Según Jim, lo es realmente. Puede que así sea pero aún le queda mucho por demostrar antes de llegar a ser una Mac o un Don.

O una Sloan. Qué grande es esta chica…Incluso aunque Will no la deje hablar. No ha parado hasta descubrir a su-previsible… ¿alguien dudaba de que fuese Don?-comprador anónimo. El pobre Neal ha estado pluriempleado: ideando medios para cambiar wikipedia, por un lado, para Mac, ya se visionaba también resolviendo anagramas, para Sloan. Le ha ahorrado el trabajo un cartel de película en el despacho del productor, que ha provocado que a la economista se le encendiese la bombilla, derivando en uno de esos besos que dejan sin palabras, tanto al receptor (Don) como a media redacción.

Pero no a Mac. Seguramente ver tanta química en la sala de producción debe fastidiar, y mucho, cuando te acaban de hacer daño. Llevaba tiempo fraguándose la necesidad de que Will-Mac tuviesen un momento confesión y finalmente ha ocurrido. Para mal, como no, porque McAvoy ha sido bastante mezquino en el asunto del anillo. Como con Charlie, algo hizo clic en el cerebro de Mackencie y solo su lado “ejecutivo” y saber que el presentador debía volver a escena sin un labio ensangrentado la ha detenido a la hora de pegarle. Tal como ella confiesa, si alguna vez le hizo daño-y es evidente que sí-nunca fue a propósito. Él debería aplicarse el cuento.

newsroom-3

Pero lo ha hecho y en sus últimos minutos ha sido puro carisma. Inicialmente, arrancándose con un discurso que constituye una buena defensa en pantalla del bando republicano menos radical. En una serie proveniente de la pluma de un escritor representante del otro bando, tal y como ya he apuntado. Quien lo iba a decir… Queda claro también que lo que ha expresado Will es extrapolable a cualquier partido y cualquier ideología. No a la radicalización, no a asentir como un rebaño a todo lo que el líder diga. Las consecuencias de ello son nefastas como la historia siempre ha demostrado.

Corre de cuenta de Will también el tercer clic del capítulo…la urgente necesidad de hacer al fin las cosas bien con Mac. De dejar de romper papel, de deshojar la margarita, y ya, de paso, de no dimitir. Tal vez no ha sido la mejor pedida de mano de la historia. Curioso, con lo bien que se le dan los discursos. Los nervios son los peores aliados. Pero el sí de Mac ha facilitado todo y ha derivado en un brindis también aplicable a un broche final para una temporada menos irregular que la anterior pero con muchos fallos aún por solventar.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review The Newsroom: Election Night (Part 2)
2.4 (47.63%) 97 votes

Categorías: Reviews The Newsroom Etiquetas: , , ,

6 comentarios

  1. Feedek

    Creo que fue un capitulazo, en serio lo resolvieron muy bien y dejaron una muy buena para encarar la tercer temporada. De vuelta will con sus perfectos discursos y toda la actuacion fue fenomenal.

  2. CarlosGo

    Disfruté de casi todo el capítulo como un niño pequeño, pero el final me sintió como una sobredosis de azúcar y perdices. Demasiado facilón, edulcorado y bonico. Me gusta más Sorkin cuando nos deja con la boca abierta y con sabor a amargo.

  3. Buena season finale. En general esta segunda temporada me ha gustado mas que la primera. Sorkin ha sabido solucionar algunos fallos que tenia la primera y con ello la serie ha mejorado. Ahora a ver que nos depara la tercera temporada tras el “final feliz” que se ha marcado.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »