Review The Newsroom: 5/1

5/1, en mi infinita inocencia antes de empezar a ver el capítulo de esta semana de The Newsroom, era algo relacionado con el mundo de las apuestas: “¡5 contra 1 a que consigo que Will se meta entre pecho una espalda unas cuantas galletas de marihuana!”, por ejemplo. Pero no, era una fecha, en ese formato raro que los americanos se empeñan en utilizar, colocando primero el mes y luego el día. No me digáis que no es un sinsentido… En fin, el caso es que estamos ante el 1 del 5, el primero de mayo de 2011, el día en que el ejército de los Estados Unidos dio caza al fantasma que llevaba persiguiendo desde casi diez años atrás. La muerte de Osama bin Laden, la muerte del cerebro que planeó los ataques del 11-S, centra esta semana la entrega de The Newsroom. Vamos allá…

Capítulo complicado de valorar desde este lado del Atlántico, creo yo. La sensibilidad americana para con sus símbolos e historia es, en general, muy alta; pero en el caso del 11 de septiembre considero que la cosa se va al extremo. Lo que ellos ven solemne, aquí probablemente a muchos nos parece que roza incluso lo cursi… y por favor que nadie se me ofenda porque es mi última intención. No critico que vivan tanto estos momentos, sencillamente creo que nosotros no podemos conectar con ellos y por tanto nos dejan a veces con una sensación rara, incómoda. De modo que podríamos decir que, de alguna manera, nos perdemos una buena parte de la carga emocional de 5/1, por no decir casi toda. Además… ¿creéis realmente que la muerte de Osama bin Laden es la noticia que todo periodista querría dar? Yo lo dudo bastante.

Más allá de esto, o precisamente relacionado con ello, a mí me ha sobrado mucho toda la trama del avión. Comprendo la excitación en la redacción, el runrún de estar en el epicentro de la cocina; pero en el avión… bueno, realmente hay poco que hacer, y la noticia es la que es. No se trata de algo en lo que haya que profundizar, donde haya que rebuscar detalles, causas y consecuencias, etc. No es algo de largo recorrido, ni que requiera de contexto. Es poco más que un titular. Y, desde luego, estaba claro que era Will McAvoy quien daría la noticia. Era algo para el presentador estrella, así que la hiperexcitación de Don en el avión me resulta algo forzada. Pero bueno, lo disculpo: nosotros no podemos vivir ese momento como ellos, y punto. Lo que para ellos es solemne, repito, para mí es casi cursi:

Me gusta, eso sí, la reflexión que surge de la doble escena. Will da la noticia en directo, en televisión, a millones de personas; Don la da a la reducida audiencia del avión en que viaja. El efecto es casi el mismo, porque las noticias son noticias independientemente de quién las escuche. Es un bonito mensaje para el buen periodismo, si es que eso existe aún hoy en día. Si no recuerdo mal (y debería no fallar, porque llevamos pocos episodios…), es la primera vez que el echar mano de noticias reales y pasadas juega en contra de la serie. Me explico: durante buena parte del capítulo los protagonistas tratan de adivinar qué noticia se traen entre manos Obama y su gabinete, algo que por la fecha nosotros ya sabemos de antemano, y que por tanto no tiene tanta gracia. Supongo que justificable, una vez más, por la noticia en sí.

Otra cosa que no me ha funcionado, desde luego, es el hecho de que Will salga con un colocón serio a presentar las noticias… sobre todo con el riesgo de mezclar Obama con Osama. ¡Un riesgo real incluso si no vas hasta las cejas de marihuana! MacKenzie lo sabe, es consciente del peligro, y aún así deja que Will se la juegue en directo. Lo siento, no lo compro. Saber que un presentador estrella puede liarla en un momento tan clave, con las consecuencias que tendría, no cuadra con la imagen de executive producer profesional y seria que Mac lleva proyectando desde el piloto.

Por no mencionar esto…

En otro orden de cosas… Maggie-Jim-Lisa. El teórico triángulo de principios de temporada se está convirtiendo en un polígono difícil de bautizar. El tema parecía algo pacificado con Lisa y Jim empezando a tontear en serio, pero queda claro que a él le hace muy poca gracia la compañera de piso de quien realmente le hace gracia. ¿Y Maggie? Después de verla esta semana yo casi me creo de verdad lo de que Jim no le gusta… y pensándolo bien, eso sí que sería un game changer de aúpa, señor Sorkin, que Maggie y Jim no compartieran beso de aquí a final de temporada. Con tres capítulos por delante el margen de maniobra se minimiza, así que no sé muy bien cómo saldrá eso de que Jim le pida una cita (ahora sí, ahora en serio) a Lisa.

No ha sido la mejor semana para The Newsroom, aunque en esta ocasión me parece que es más cuestión de la noticia de turno que de la serie en sí. Si Sorkin quería reconciliarse con su nación quizá era la mejor manera de intentarlo…

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review The Newsroom: 5/1
4 (80%) 3 votes

Categorías: Reviews The Newsroom Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »