Review The Mob Doctor: Pilot

Review The Mob Doctor: Pilot

Me imagino a un showrunner en su estudio pensando de dónde sacar un nuevo bombazo televisivo: “¿Una serie de médicos? No, muy trillado, Shonda ya las ha hecho todas… ¿Una de mafiosos? Uy, después de Los Soprano y Boardwalk Empire el listón está muy alto. ¡Anda! ¿Y si hago una de médicos Y mafiosos?” Así nació “The mob doctor”, al menos en mi imaginación: como un híbrido descarado entre géneros de éxito, puro concept televisivo. La cuestión es: ¿el resultado merece la pena? En mi humilde opinión, sí. Si quieres saber por qué, dale a seguir leyendo.

Con esta increíblemente difícil de escribir entradilla, me estreno en Todoseries escribiendo sobre las andanzas de la doctora Grace Devlin.

Nada más empezar la serie y ya tenemos un muerto. Y no uno cualquiera, sino uno con niña pequeña al lado. La niña es Grace, aka la Doctora Devlin, y más adelante sabremos que el cadáver (“El borracho del pueblo”) es el de su padre. Pero nuestra Grace no llora ni se asusta, sino que le coge el gustillo al tema y en la actualidad podemos verla sacar un destornillador de la cabeza de un mafioso con la delicadeza de un marinero de permiso.

Pero así es nuestra protagonista: Una tía dura. Criada en una zona poco recomendable, amiga de capos mafiosos “retirados” y talentosa médico residente, nuestra Doctora Devlin no se amedranta a la hora de plantarle cara a su jefe o discutir con sus compañeros. Aunque hay alguien a quien sí teme: Moretti, un mafioso que estuvo a punto de matar a su díscolo hermano y para el que ahora trabaja. Y sí, en principio pagar su deuda consistía en coser a algunos criminales, pero ahora, el precio ha subido: Quiere que Grace mate en quirófano a un soplón que va a testificar contra él. El juramento hipocrático contra el deber familiar. ¿Y qué hace nuestra doctora? Pues operar al hombre y salvarle la vida.

Saracen, te echábamos de menos

Obviamente Moretti no está demasiado contento, así que va a la casa familiar y, a falta del hermano, pega a la madre (Con la que nuestra protagonista no tiene una relación muy cordial, por cierto) y la retiene a punta de pistola hasta que llegue la doctora. Ella recibe la llamada y va corriendo (Ante la atenta mirada del agente del FBI, no me sorprendería que volviéramos a verle sospechando de Grace), pero en lugar de entrar en la boca del lobo, logra a golpe de Jeep que el capo salga de la casa y la persiga por toda la ciudad. ¿Y si tienes a un mafioso furioso siguiéndote, dónde vas? Pues a casa de tu padrino/figura paterna Constantine, recientemente salido de la cárcel tras un pasado como jefe de la mafia y aparentemente interesado en tu madre. Obviamente el duelo entre estos dos no podía acabar bien para todos, y Moretti acaba con una bala en el pecho.

La verdad es que el ritmo de la serie me sorprendió gratamente. Esperaba algo más lento, más reflexión en voz en off tipo Meredith, pero han pasado un montón de cosas en el piloto. Por si toda esta historia de mafiosos y deudas fuera poco, Grace ha tenido además tiempo de ver cómo la incompetencia de su jefe mataba a un niño y lograr que sea sancionado gracias a un efectivo chantaje, de discutir con su compañera/rival al respecto, de encontrarse con su ex-novio mafioso, de ayudar a una joven de su barrio mintiendo sobre su condición médica (Genial la comparación himen roto-Estrella de la muerte, por cierto) y de discutir precisamente por ello con su guapo y encantador novio, nuestro querido Matt “Cobra” Saracen.

La doctora Devlin ha tenido una semana dura, sin duda. Pero ha salido bastante indemne, en principio. Y digo en principio porque tras la muerte de Moretti descubrimos que Constantine no está retirado de la vida ilegal y estaba tras el soplo, así que está encantado con quedarse con el puesto de Moretti y regresar a la cima del crimen organizado. Y le da a Grace una opción: Que se vaya de Chicago, donde la mafia la tiene fichada. Pero ella, testaruda como hemos visto, se niega y le pide protección. A cambio, él hereda la deuda de Grace, que ahora trabajará para él. Creo que aún no lo sabe, pero llevada por esa cercanía que tiene con el capo, ese pasado común (Nada como sospechar que han matado al borrachín violento de tu padre para ganar confianza, supongo), Grace se ha metido en un lío aún mayor, porque Moretti era un mafioso tonto e impulsivo, pero Constantine parece mucho más taimado y peligroso.

Como decía en la entradilla, en conjunto me ha parecido un piloto muy sólido, teniendo en cuenta que estos capítulos suelen estar por debajo del nivel de la serie: Tiene buen ritmo, tramas de interés a desarrollar, una protagonista con carisma y secundarios llamativos, aunque esto es más por los actores que por el desarrollo de los mismos en el episodio. No obstante, y como suele pasarle a los pilotos que me gustan (Hola, Lone Star), las audiencias han sido bastante desastrosas: 5 millones y 1.5 en las demos. Sólo queda esperar que las audiencias mejoren un poco, quizá si los espectadores dejan Revolution, el otro gran estreno de los lunes, y que la Fox no tenga el gatillo fácil con una serie en la que ha invertido mucho.

Mientras vemos cómo se desarrolla todo, yo seguiré escribiendo las reviews y esperando que eso no pase, porque me va gustando esto de escribir… ¡Hasta la semana que viene!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »