Review The Mob Doctor: Legacy

Cabecera The Mob Doctor

Cuando supe que la Fox iba a darle a The Mob Doctor un parón de un mes, teniendo en cuenta que la serie tiene más papeletas para acabar siendo cancelada que una fiesta de Victoria Grayson para acabar en desastre, pensé que era muy probable que el parón se tornara indefinido. No obstante, me equivocaba, y el parón ha sido sólo eso. Así pues, tras varias semanas, hemos podido ver el quinto capítulo de la serie. ¿Lo comentamos?

Esta semana las peripecias de la Doctora Devlin han sido más relajadas, más emocionales que físicas. Siguiendo la línea del capítulo anterior, seguimos conociendo un poco más a nuestra protagonista, en particular su (no demasiado) tierna infancia.

Cuando Grace era pequeña y su padre parecía empeñado en acabar con todo el alcohol del barrio, su tía se murió. Así pues, su madre se fue de funeral dejando a sus dos niños con el padre. Sinceramente, no sé en qué pensaba la buena señora dejando a dos criaturas con un alcohólico mafioso, pero sorprendentemente para todos, la cosa salió bien: El sentido del deber del padre fue más fuerte que su sentido del beber y, durante una corta semana, actuó como un padre bueno y cariñoso con Grace y Nate. Desgraciadamente sólo fue un espejismo, y en cuanto la señora Devlin volvió a casa, el padre retomó sus malos hábitos. Y eso, paraGrace, fue peor que si hubiera sido un patán toda la semana, porque demostró que no es que no pudiera actuar como un buen padre, sino que no quería, que ni siquiera lo intentaba.

Es comprensible que Grace guarde un recuerdo tan amargo de su padre, uno que no podrá eliminar porque cualquier posibilidad de redención quedó eliminada con la prematura muerte de su progenitor. Así que, cuando en el capítulo tiene la posibilidad de ayudar a otra chica a salvar su vida a la vez que obtiene un poco de paz respecto al mismo tema, no lo duda.
La chica en cuestión se llama Sarah, y es una joven encantadora con un corazón en las últimas. Cuando por pura mala suerte pierde la posibilidad de un trasplante, Contantine llama Grace para que vaya a visitar a un antiguo compañero de celda en la cárcel. Éste resulta ser el padre de Sarah, un criminal que mató a tres hombres en un atraco y que quiere que Grace le ayude a morir para darle el corazón a su hija. Como Grace, tras presenciar una tensa reunión padre-hija, se niega a “jugar a ser Dios” (aunque visto lo visto en estos cinco capítulos, diría que llega tarde) Constantine toma cartas en el asunto y el hombre termina con una bala entre ceja y ceja en la oportuna presencia de Grace, que lo prepara para el trasplante. Pero oh, sorpresa, Sarah no quiere oír hablar de ello, porque rechaza todo lo que tenga que ver con su padre. Así que Grace vuelve a jugarse su licencia sedando a la chica y asegurando a las autoridades que había consentido. Por suerte para ella, Sarah se despierta sin muchas ganas de conflicto y no acusa a la doctora Devlin de nada.

Todo esta situación ha llevado a Grace a estar bastante sensible y al final decide ir a ver a su gran figura paterna, Constantine, para cantarle las cuarenta por obligarla a participar en sus tejemanejes, ya que más allá de la buena acción de donar el corazón a la chica, el capo se ha asegurado de que haya un hombre menos por el mundo que conozca sus secretos.

Constantine y sus amigos de pago

Y es que Constantine es perro viejo, y cuida mucho sus secretos. De ellos, y veladas amenazas, se vale en este capítulo para ir avanzando con el negocio de las máquinas de vídeo-póker. Manda a Nate a lograr distribución para ellas, y en lugar de lograrlo con violencia, lo que usan es la cantidad de favores y confidencias que atesora el capo. En general a Nate se le dan de maravilla estas visitas, pero en una de ellas topa con un tendero algo menos receptivo y un policía interesado en cazar a Constantine que le pega una buena paliza para que le delate. Nate no dice nada aunque le dejen hecho un cromo, y es una suerte porque el poli en realidad está en la nómina de Constantine y todo ha sido una forma de probar la lealtad del chico. Y más le vale a Constantine tener buenos aliados cerca, porque si bien este episodio no ha aparecido, recordemos que la amenaza de Moretti está muy próxima.

En la parte más ligera del episodio, Olivia y Brett han trabajado codo con codo para diagnosticar a una pareja de hermanos con una extraña afección genética. Una vez más, ésta ha sido la parte más floja del capítulo, pues quedaba un poco descolgada del resto de tramas y carecía de interés. Creo que estaba claro que la pareja de doctores iba a encontrar una solución,y tampoco es que este arco argumental nos haya ayudado a saber más de los médicos, que siguen muy desdibujados para desgracia de la serie. Eso sí, esta trama nos ha dejado un par de imágenes dignas de un caso Fringe.

Ataque raruno TMD

En general, otro capítulo aceptable, con el problema recurrente de la disparidad de interés en las tramas y la falta de unos secundarios con fuerza, sobre todo en el hospital. Espero que una vez nos lancemos a ver el regreso de Moretti estas tramas superfluas se abandonen, cojamos ritmo y podamos mejorar un poco el nivel general, porque creo que la serie sigue teniendo un potencial desaprovechado.

Como nota positiva, por cierto, las audiencias han mejorado, con 3.4 millones de espectadores y un 1.0 en las demos, siendo una de las pocas series del lunes en mejorar sus datos esta semana. ¿Será el principio de una remontada digna de un capítulo (Bueno, 4 o 5, que es lo que solía durar medio partido) de Oliver y Benji? No creo, pero algo es algo. Además, tras ver la promo del siguiente episodio espero que esta tendencia continúe, porque parece que la cosa se está animando.

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review The Mob Doctor: Legacy
3 (60%) 4 votes

Categorías: Reviews The Mob Doctor Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »