Review The Leftovers: The book of Nora

El que ha sido uno de los mejores directores de la historia del cine, Alfred Hitchkock, utilizaba un elemento narrativo que él mismo denominó como el Mcguffin, que es un elemento de la trama que hace que los personajes avancen en la misma, pero que no tiene mayor relevancia en la propia trama. Viendo The Leftovers pensé en este elemento que fue el núcleo de gran parte de las películas de Hitchkock y que en esta serie nos ha llevado de cabeza. La Marcha Repentina, la desaparición del 2% de la población mundial sin motivos, sin explicación, sin razonamientos, no es más que el Mcguffin que Damon Lindelof nos ha puesto en la cara para hablarnos durante tres temporadas del dolor, del amor, del sufrimiento, de las relaciones entre las personas… de la vida, en definitiva. El gran acierto de ese Mcguffin ha sido precisamente la falta de concreción que ha posibilitado a la serie andar por un fino alambre con precipicio a ambos lados, desde los que podíamos ver una visión de las circunstancias sobrenaturales, milagrosas, irracionales o quedarnos con la mejor de las explicaciones razonadas. Así podemos imaginarnos que, en lugar de la Marcha Repentina, el elemento desencadenante podría haber sido una plaga o un virus que hubiera matado a 140 millones de personas. Obviamente, ese componente irreal, casi mágico, hubiera desaparecido, porque a lo largo de The Leftovers se ha intentado entender aquello que no se puede entender. De igual forma, este Mcguffin ha dado lugar a varias subtramas que, de no existir esa misteriosa Marcha Repentina, no hubieran aparecido… qué hubiera sido del Remanente Culpable. Y si algo nos ha quedado claro con The Leftovers es que es importante la trama principal y las secundarias, porque en esta maravillosa serie los detalles SÍ importan aunque sean pequeños.

Casi sin darnos cuenta, el fin ha llegado a The Leftovers con una capítulo con una duración superior a la habitual, 70 minutos, y con la canción Let the Mistery be, que nos acompañó en los títulos de crédito toda la segunda temporada y que tan bien resume y expresa lo que es The Leftovers. En este final se nos da cumplida cuenta del destino de Matt, ese secundario enorme, con más miedos que nunca: a la enfermedad, al tratamiento, a la muerte… pero sobre todo a cómo presentarse ante sus fieles habiendo perdido la fe. Conoceremos el final de Matt y sabremos que Matt murió y tuvo un funeral mutlitudinario. ¡Bien por Matt! Era un buen hombre.

Si echamos la vista atrás al primer capítulo de esta temporada nos encontramos con una escena final en el que una Nora envejecida, en una tierra desconocida, se hacía llamar Sarah y entregaba misteriosamente unas palomas a una monja. Esa escena nos hizo pensar y pensar. Pensamos en la posibilidad de que Sarah, nombre bíblico, tuviera un significado especial, la unión de esa escena con los que se subían a los tejados en el siglo XIX, el simbolismo de las palomas, el contenido de los mensajes… pues bien, al final Nora tenía un prosaico negocio de palomas de alquiler para bodas, comuniones y bautizos. Y esta es la mejor metáfora para The Leftovers: bajo la extraña desaparición del 2% de la población mundial, el Remanente Culpable, la desaparición de la hija de Evie y sus amigas, las apariciones de Patti, las muertes de Kevin, la canción de Cristopher Sunday, el submarino nuclear, todo ha sido fuego de artificio para contarnos la historia de personas enfrentándose al dolor, al sufrimiento, a la muerte, a lo desconocido y viviendo el amor, las pasiones, los sentimientos..

Quizás se deba a mi naturaleza eminentemente pragmática, pero ese monólogo de Nora en el que explica a Kevin cómo pasó “al otro lado” para mí es una metáfora del viaje interior que Nora emprende para intentar superar la muerte de sus hijos, tal y como Kevin le recomendó que hiciera en una habitación de hotel en Melbourne. Entiendo que “la máquina de los suicidios” y sus científicas son una estafa, de hecho la propia Nora dice que se despierta en el mismo aparcamiento pero todos habían desaparecido. A partir de ahí inicia un viaje interior que ella describe como un viaje “al otro lado”, pero que en el fondo no es más que una asimilación y concienciación de lo ocurrido con sus hijos, así como estos procesos llevan varias etapas, Nora los describe como viajes a varios sitios y, como ella misma afirma, le llevaba tiempo llegar de un lugar a otro. Desde mi punto de vista, igual que en el capítulo anterior pudimos ver escenificado el viaje interior de Kevin, su lucha interior y el deseo final de romper con todo y empezar de nuevo, en este caso no nos han mostrado ese mismo viaje que emprende Nora, pero sí hemos podido vivirlo con un excelente monólogo. Por algo el capítulo se llama “The book of Nora”.

Comprendo que un sector de la audiencia de The Leftovers piense que existe ese “otro lado” y que Nora verdaderamente emprende el viaje, lo visita, vuelve a ver a sus hijos y finalmente se convence de la existencia de dos mundos, dos caras de la misma moneda, y que su sitio está con los que no partieron, pero creo que ese ese el objetivo de los creadores de la serie, una dualidad, en la que cada persona puede elegir ser un creyente o un pragmático… por llamarlo de alguna forma. De cualquier manera, ya seamos una cosa o la otra, debo de decir que he disfrutado del viaje con Nora y Kevin, porque a fin de cuentas ha sido su historia a través de incontables obstáculos y cómo finalmente, cuando encuentran la paz, vuelven uno al lado del otro. Es conmovedor cómo Kevin le cuenta a Nora que ha viajado a Australia siempre que tenía vacaciones para buscarla y cómo Nora, tras contarle su “viaje”, le pregunta si cree su historia.

Sí, he vivido a tope todos y de cada uno de sus capítulos, hasta de esos de la primera temporada que me parecieron un tanto erráticos. He disfrutado haciendo elucubraciones y montando teorías sobre qué pasaba y por qué los personajes actuaban como lo hacían, con la posible simbología de los nombres, con las comparaciones bíblicas… Para todos los que hayáis seguido la serie desde el principio no habréis escapado de este tipo de conductas típicas del seriéfilo más avezado. Y si este milagro televisivo ha sido posible ha sido gracias a que los índices de audiencia de The Leftovers han sido ridículos en todas las temporadas, alrededor de 800.000 espectadores.

Personalmente, creo que la calidad de la serie suele ser inversamente proporcional a los datos de audiencia. Precisamente ese dato es el que ha dado lugar a que la serie vuele muy alto estando libre de ataduras de audiencias pudiendo los creadores dar rienda suelta a esa maravillosa locura que ha sido The Leftovers, esa serie con la que sabíamos que íbamos a sufrir y nos mantenía pegados a la televisión semana tras semana. Menos mal que Damon Lindelof ha sabido cuándo parar, y sobre todo cómo hacerlo, dando lugar a una de las mejores series de la historia de la televisión. ¿Sabéis cual es la única pega? Que la mayor parte del público se la ha perdido…


Categorías: Series Etiquetas: , , , ,

23 comentarios

  1. solunaes

    ¡Bravo! Totalmente de acuerdo con la review y la consideración general sobre la serie.
    Para mí, entra en el Olimpo de las series míticas, y es una pena que más gente no la conozca. Imprescindible serie sobre la pérdida y como afrontar el dolor y superarlo, cualquier persona que haya perdido a un ser querido se va a sentir identificado con The Leftovers y sus personajes. Dejando aparte los elementos sobrenaturales, que como bien se dice en esta review, no son más que un McGuffin.

    • Paloma

      Gracias por comentar, es una pena que la haya visto poca gente pero ha sido nuestra gran ventaja.

  2. Guille

    ¡Pero déjanos ponerle cinco estrellas, maldita sea! Genial el capítulo aunque ha sido un poco tramposo lo de que Kevin fingiera no conocer a Nora, la amnesia es un recurso algo engañoso de guionista vago, incluso la fingida. Nora pasó de ser un personaje secundario al favorito de todos, y me incluyo, por favor, más personajes así, la voy a echar de menos. Me ha gustado mucho el final de todos los leftovers, con Laurie abuela y viva (ya decía yo…), Matt siendo amado y querido por todos, Jill, Tom, Erika, Kevin Sr, John y Michael felices y contentos. Personalmente yo sí me creo la historia de Nora, tiene sentido dada la lógica de la serie, ya que partimos de la premisa de que un 2% de la población puede desaparecer, ¿Por qué no el 98%? Es una pena que no nos hayan mostrado aunque sea algo de ese otro mundo paralelo igual que siempre han hecho con las “visiones” de Kevin, imagino que eso se cayó de la temporada cuando les dijeron que serían 8 capítulos en vez de 10. En fin, vaya tres años más buenos, serie prácticamente redonda (a mi la primera temporada me gustó igual que la segunda, aunque no es la sensación generalizada).

    • Paloma

      Ja, ja, ja… esta vez nos hemos quedado sin las estrellas.
      Gracias por comentar Guille

  3. Gargantúa

    Yo creo que la serie ni siquiera va de los personajes ni mucho menos de sus sentimientos y de cómo enfrentar la pérdida másiva de seres queridos a cascoporro porque ¿hemos echado alguna lagrimilla con alguna escena? ¿Se nos ha caído inevitablente un moquillo por el orificio nasal? ¿Hemos tenido que buscar alguna excusa barata para explicar el brillo de nuestros ojos ante nuestra la mirada burlona de nuestra pareja? Nones. La serie va de lo que le gusta a Lindelof que es la ambigüedad y que es, como se ha dicho ya, ir adonde no pudo llegar con LOST, serie que acabó con polémica ofreciendo un final cerrado.

    Todo es poco para que Lindelof deje fluir ese agnosticismo que hace tan bien, que es marca de la casa, que le pone severamente cachondo y al que todo y todos están supeditados. Para ello no duda en soslayar todo lo que haga falta incluyendo elementos que el espectador quiere ver pero que se resuelven después simplemente con unas líneas de diálogo produciendo desasosiego y cansancio pero no conmiseración ni empatía. Todos se deberían apellidar McGuffin en la serie. Esto desemboca en un carraspeo continuo del motor de esta ficción que no termina de coger velocidad nunca.

    El final es lo mejor, sin embargo. Pelín basto cuando Norah pregunta a Kevin si le cree. Ahora, genial que no se ofrezca ni una sola prueba irrefutable sobre el relato de Norah. Una guinda agnóstica a una serie que exclusivamente hablaba sobre ello.

    Referencias a Terminator -ojalá Norah hubiera incluído en su relato que le robó la ropa y el vehículo a un motero-. ¿Por que las científicas no la querían enviar? Esa pregunta sí que hubiera molado responderla.

    Australia es llamada “Oz” (Oztralia) por sus habitantes en referencia al famoso cuento. No es casualidad que los protagonistas vayan allí con la esperanza de recibir iluminación o que haya un León en el barco o que Dios -el mago de Oz- no sea en realidad Dios y que aún así libere a Matt del pensamiento mágico.

    Tampoco es casualidad que sea en un barco, ni que a Matt traten de ahogarlo, o que supuestamente venga un diluvio, o que Laurie haga submarinismo. El elemento agua por todos lados. Eso, como quiero ser Lindelof de mayor, lo dejo en el aire inacabado.

    ¿Y qué tal si el colega que inventó el desmadrador del espacio-tiempo mandó para Otroladolandia al 2% haciendo pruebas del aparato? Ajajá.

    Gracias por las revisiones. Saludos.

    • Paloma

      Gracias por los comentarios Gargantúa me encanta tu punto de vista de la serie y la comparación con el Mago de Oz ni se me había pasado por la cabeza. Genial.

  4. Gargantúa

    Oh, oh. Kevin viaja -repetidamente- a Oztralia para tener un amor, un corazón. Él es el hombre de hojalata. Matt, obviamente es el león, así que adquiere valentía al confrontar a “Dios”. Norah viaja entre mundos así que debe ser Dorothy (Norathy). Y Laurie recupera la cabeza así que debería ser el espantapájaros.

  5. Bochia

    Se va una de mis series favoritas de los últimos tiempos, la que en cada capítulo te dejaba con un pero que carajos pasa acá pero eso es lo que la hace grande y adictiva, agradezco mucho por la review por que uno ve otros puntos de vista diferentes de la misma serie, el final me dejó un poco insatisfecho, si quería más respuestas acerca de por que desapareció el 2% de la población o que significaba esa revista national geographic de la primera temporada, me gustó mucho el dejar que el espectador elija si existe o no el otro lugar, para mi si existió aunque el relato de mora tiene sus contradicciones, lo importante es que al final triunfo el amor jejejejeje gracias por las reviews todo series

    • Paloma

      Gracias por comentar Bochia, es cierto que han quedado muchas cosas sueltas, como el capítulo de Nora en el que todo la tecnología parecía revolverse contra ella, al final nada de eso ha importado para la trama, aun así han cerrado la serie con matrícula de honor.

  6. kazuya

    Final apoteósico y a la vez contenido, para esta magnífica serie. Personalmente, creo que es una genialidad el planteamiento y el modo de plasmar la historia, dejando al espectador distintas alternativas entre las que elegir, según las creencias o deseos de cada cual. Me encanta cuando tengo la sensación de que me dejan espacio para pensar e incluso para tomar decisiones, esta serie ha sido un constante ejemplo de ello.
    Obra de culto que el tiempo acabará colocando en el lugar que le corresponde; para mí constituye una de las mejores historias jamás contadas en la “pequeña” pantalla. Rios de tinta se merecería, pero quizás la ausencia de los mismos, como comentas, Paloma, haya posibilitado el pleno disfrute de esta historia.
    Nunca estas dos palabras juntas adquirieron tanto significado: “Estoy aqui”.
    Echaré mucho de menos a Kevin y a Nora y a toda la troupe que los rodeaba.
    The Leftovers Forever.

  7. sofi

    ¡Gran capítulo de final! Me encantó la despedida de Matt con Norah, recordando su niñez y hablando sobre sus miedos. El miedo a morir, pero sobretodo el miedo a seguir vivo. Grande Matt, tuvo un lindo entierro (según lo que cuenta Kevin) con mucha gente que lo quería yendo a despedirlo.
    Sufrí mucho cuando Norah, entra a la capsula teletransportadora, pues yo no se nadar y me entró un miedo terrible viendo como se iba llenando de líquido su capsula. Y ese cambio repentino al cielo azul, fue espectacular.
    Me gustó que Laurie no hubiera muerto, viva feliz con su familia y siga estando en contacto con Norah. “Próxima sesión misma hora, mismo lugar”
    Pero lo más lindo fue el reencuentro entre Norah y Kevin, después de tantos años. El yendo siempre en sus vacaciones a buscarla, a pesar de que todos le decían que estaba muerta. Buena su idea de empezar de cero y hacer como si apenas la conociera. Pero después ambos se sinceran y Kevin le cree cuando Norah le dice que pasó al otro lado y vio a su familia feliz y que ya no la necesitaban. Yo si estoy en el grupo de creyentes en ese otro mundo paralelo donde ahora viven ese dos por ciento de desaparecidos.
    Gracias Paloma por las reviews. Extrañaré Leftovers; la sonrisa franca de Kevin, la fe de Matt, la fuerza de Norah y los sabios consejos de Laurie. ¡Hasta siempre leftovers!

    • Paloma

      Gracias por seguirnos sofi, es una serie que nos va a costar mucho sacar de nuestras cabezas.

  8. Juan Diego

    Genial review, se va una grandisima serie. He tenido la suerte de seguirla desde su estreno y la echaré de menos. Me ha encantado el nivel de las actuaciones y toda la trama, la posibilidad de como entender la serie. Ahora a esperar a que saquen otra que me enganche tanto

    • Paloma

      Eso es lo que pedimos todos: mas series de gran nivel.
      Gracias por comentar Juan Diego

  9. Gargantúa

    Nora dice que pasó su niñez -o nació- en Mapleton. Hay varios Mapletons en EEUU pero el que me interesa es el que se encuentra en Kansas. “We are not in Kansas anymore, Toto”. Tampoco está de más saber que hay un festival anual en Mapleton, Illinois dedicado a El Mago de Oz.

  10. bonobo

    Perfecto cierre, vengo siguiendo la serie desde su inicio, siempre fue hacia arriba y no defraudó. La última escena resume de manera sublime y conmovedora el propósito de la serie, no importa que la historia contada por Nora fuese real o no, sino que Kevin esta vez le creyese -sin importar cuan absurdo resultara- demostrando que esto sólo es posible porque la ama. Sólo el amor pudo salvarlos.

    HBO es una escuela.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »