Review The Leftovers: Don’t be ridiculous

El hombre de la columna cae al vacío en medio de la noche, el cuerpo desaparece y surgen las voces que claman por un nuevo mesías. Nuevamente la eterna pugna en los habitantes de Jarden, ¿puede ser el primero que emprende “la marcha” o es una muerte más? Menos mal que tenemos a la pragmática Nora investigando el caso y pronto descubre que en un arrebato de caridad, su hermano el reverendo Jamison ha hecho desaparecer el cadáver, dándole cristiana sepultura, para que la mujer del hombre de la columna pueda ver cómo su marido es elevado prácticamente a los altares. Uno más de los extraños sucesos que nos cuentan en The Leftovers y que nos muestran el histérico y convulso mundo que ha quedado tras la marcha. Al final del capítulo, una Nora destrozada que se niega a creer en los milagros clava la foto del desfigurado cadáver sin contemplaciones ante el estupor de los nuevos adoradores.

Este capítulo es por y para Nora. Ya tuvimos la oportunidad en la primera temporada de disfrutar con un capítulo íntegramente dedicado a este personaje y personalmente creo que fue uno de los mejores, en ese momento pudimos comprobar que Nora Durst no iba a ser un personaje secundario como parecía en los primeros capítulos sino que es un personaje que ha ido creciendo poco a poco convirtiéndose en uno de los pilares de la serie, Nora Durst es prácticamente una fuerza de la naturaleza a estas alturas. Y es que la actriz Carrie Coon se supera en cada capítulo de The Leftovers: ¿cómo es posible que no haya sido nominada para algún premio?

Tras esta pregunta nos seguimos adentrando en el capítulo “Don´t be ridicoulus”. Si a este título unimos que en los créditos suena la canción Nothing’s gonna stop me now de la serie Primos Lejanos ya tenemos suficientes ingredientes para sentirnos nuevamente desconcertados con el rumbo de The Leftovers. A ello añadimos que Nora recibe una inquietante llamada: alguien le propone la posibilidad de volver a ver a sus hijos, es el actor Mark Linn-Baker, primo Larry de Primos Lejanos, quien interpretándose a sí mismo y bajo el peso de la repentina marcha de los tres restantes protagonistas de la famosa serie ofrece a Nora una extraña e inquietante posibilidad con base científica de reunirse con los que partieron.

Una escéptica aunque esperanzada Nora vuelve a casa tras la extraña cita con primo Larry no sin antes visitar a Erika y compartir el dolor por la pérdida de sus hijos. Para combatir ese dolor y con la canción “Protect Ya Neck” de Wu-Tang Clan, grupo que tiene mucho que decir en este episodio, saltan sobre una cama elástica en una de las escenas más bellas y liberadoras de The Leftovers.

De esta forma y en lucha constante con la tecnología que parece querer comunicar a Nora algún mensaje o simplemente confirmar que verdaderamente ella es Nora la maldita, la única que sobrevivió a la marcha de toda su familia. Pero Nora también sobrevivió a la desaparición de Lily que no fue secuestrada, ni emprendió la marcha… sino algo mucho más prosaico. Su madre Christine solicitó que le fuera devuelta y, tras los inevitables juicios y papeleos legales, volvió con su madre.

De vuelta a casa encuentra a Kevin practicando su deporte favorito, la autoasfixia, Kevin simplemente dice que quiere saber que no quiere morir. Entre ellos tiene grandes secretos con el fin de ocultar, quitar o al menos aplacar el sufrimiento en el que viven, si Kevin practica la autoasfixia, Nora es capaz de romperse un brazo para no ver los nombres tatuados de sus hijos. Tras ello, Nora recibe una llamada con la propuesta de viajar a Australia, pagar 20.000 dólares y encontrar a sus hijos. La verdad, suena a estafa pero Nora no duda y Kevin tampoco.

Para cerrar el capítulo volamos a Australia, territorio de chicos duros donde se quitan de en medio a los canguros sin contemplaciones. Pero también de chicas duras, donde cuatro jinetes mujeres: ¿cuatro jinetes del Apocalipsis? Buscan a un tal Kevin. Como por ahí se encuentra el sheriff del lugar, que casualmente se llama Kevin, quieren comprobar si es el “auténtico”, así que nada mejor que intentar matarlo para que como nuestro Kevin salga indemne del trance. Pero se equivocan y matan al hombre justo enfrente de la casa donde vive el padre de Kevin Garvey: ¿casualidad o estaba escrito?

Resulta fascinante comprobar cómo los creadores de The Leftovers han sido capaces de combinar ingredientes tan dispares como Primos Lejanos con The Wu-Tang y salir, no solo indemnes del desafío, sino incluso victoriosos. Detalles como el tatuaje de Nora, la cama elástica, el primo Larry, la máquina del aeropuerto, Nora cabreada, las cuatro extrañas mujeres… hacen de este extraño Don’t be ridiculous un capítulo memorable.

Por último, no me resisto a contar una de las curiosidades del capítulo. En los títulos de crédito, aquellos de ojo rápido pudieron observar que los guionistas Tom Perrotta y Damon Lindelof aparecen como Tha Lonely Donkey Kong y Specialist Contagious, respectivamente. Esos nombres son el resultado de introducir los nombres en el Wu-Tang Name Generator, una divertida aplicación del grupo que genera nombres de forma aleatoria para aquellos que se quieran dedicar al rap. Si alguno quiere entrar en el territorio de Kanye West y está buscando nombre puede encontrarlo por aquí.

En reviews de otras series me atrevo a intentar pronosticar qué sucederá, pero sinceramente en The Leftovers se me plantea como una opción harto complicada para la que me veo absolutamente incapacitada. Sólo me atrevo a decir que en Australia puede estar la clave, pero… ¿la clave de qué?

Os dejo con el teaser del capítulo 3×03:

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review The Leftovers: Don’t be ridiculous
4.9 (97.33%) 15 votes

Categorías: Reviews The Leftovers Etiquetas: , , ,

7 comentarios

  1. S1XTHSTR33T

    Gracias por la review, Paloma.

    Creo que a través de la autoflagelación tanto Norma como Kevin tratan de paliar el dolor psíquico que sienten. Recordemos que, en la anterior temporada, Norma pagaba a prostitutas para que le dispararan.

    Por otro lado, al final del episodio, cuando le disparan a el canguro me recordó a Dean disparando a los perros. Pareciera una especie de dimensión alternativa?

    Esta serie se supera capítulo a capítulo.

    • Paloma

      Gracias por comentar S1XTHSTR33T, dado quien es el guionista lo de la dimensión alternativa no sería descartable.

  2. suarez_bcn

    Buena review Paloma, creo que los creadores de la serie decidieron localizar ésta última temporada en Australia por aquello de que se encuentra en el fin del mundo… Nora decide ir, pero pagará los 20 mil dólares? Puede que haya decidido ir por dejar su actual vida atrás, porque hasta ahora se ha mostrado realista y escéptica, no creo que confie en volver a ver a sus hijos.
    Carrie Coon interpreta un gran personaje, me está gustando mucho su evolución, aunque en ésta temporada estoy un poco desconcertado por verla en 2 series diferentes (es protagonista también en Fargo) y además parece que los guionistas se han puesto de acuerdo en ponerle las máquinas en contra en las 2!

    • Paloma

      Muchas gracias, para mi Carrie Coon ha sido un descubrimiento sinceramente no la conocía antes de The Leftovers.
      La tercera temporada de Fargo la tengo pendiente y con muchas ganas.

  3. kazuya

    Paloma, me repito la misma pregunta que tú, cada vez que la veo en pantalla: ¿cómo es posible que esta actriz y su interpreteación hayan sido ignorados de esta manera? Desde aquí al menos, reivindico humildemente a una gran actriz: Carrie Coon. Yo le habría dado todos los premios, con el permiso de mi querida Sarah Paulson. Pero supongo que este año tampoco, ni siquiera la nominarán…
    Curiosa analogía la que ya se ha mencionado por aquí, en Fargo, su personaje tiene problemas con los sensores de movimiento de las puertas automáticas…
    El episodio, de una perfección abrumadora en general, está plagado de momentazos, como has ido desgranando con precisión, pero personalmente me quedo con ese: “Compré una cama elástica” de Erika, después de preguntarle a Nora cómo se había herido el brazo y charlar sobre los desgraciados destinos de sus respectivos hijos. Lo que ocurre después, esa danza aérea entre Nora y Erika y cómo se mueve la cámara para narrar el instante… simplemente genial, casi tiene uno la sensación de estar saltando también como un niño pequeño. ¡Qué grande es el cine de verdad!
    Paloma, tu aportación sobre el deporte preferido de Kevin ha sido genial y no he podido parar de reir durante un buen rato.
    Por cierto, “from this day forward I will also be known as LUCKY AMBASSADOR”.
    Excelente.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »