Review The Leftovers: Crazy Whitefella Thinking

De nuevo la canción de los títulos de crédito ha vuelto a cambiar, ya no te puedes fiar de nada: suena una curiosa versión de “Personal Jesus” de Depeche Mode y una vez más nos volvemos a preguntar hacia donde nos van a arrastrar en The Leftovers.

Así que cogemos un avión y volamos a Australia donde se encuentra el padre de Kevin, Kevin Sr, quien no está de turismo precisamente sino que está espiando una tribu aborigen, en concreto grabando sus cantos. Cuando cae la noche se viste y pinta como ellos, empieza a cantar y bailar como los integrantes de la tribu, pero en plena ceremonia llega la policía y a la pregunta de qué están haciendo, él contesta de forma natural: “prevenir el apocalipsis”. Porque qué mejor se puede hacer que eso, además tal y como se apuntaba en temporadas anteriores Kevin Sr es de los creyentes, los que sustentan los hechos en la fe y esta realidad va a dar lugar a un espléndido episodio que nos va a contar el viaje de Kevin Sr por las vastas tierras australianas, un auténtico periplo por el desierto… como Moisés, por cierto.

Precisamente el reverendo Jamison ha enviado “El libro de Kevin” a su padre. La verdad, lo lee con poco respeto, subrayando, tachando, anotando… para finalmente en un ataque de nervios tirarlo a la basura. No es para menos: el padre de Kevin no sale en el libro, Kevin Sr debió de pensar ¡qué demonios San José aparece en el Nuevo Testamento porque yo no voy a aparecer en la secuela! Así se lo hace saber al reverendo Jamison: un mesías sin genealogía no es un mesías en condiciones. De paso, también le hace saber que ha destruido el libro para desesperación de Jamison… no era una copia.

Y es que Jamison es un ignorante porque Kevin Sr tiene una misión muy importante que es unir diferentes partes de los cantos aborígenes para evitar el diluvio que se producirá inevitablemente en el séptimo aniversario de la marcha. Cómo llega Kevin Sr a conocer su misión es una historia bastante esperpéntica y desternillante en la que entran en juego un pollo, una cinta de casette, drogas, una televisión y algunas cosas más (según declaraciones de Scott Glenn, siete páginas de guión de monólogo).

Pero para terminar su sagrada tarea, su propia canción contra el diluvio, le falta una última parte que solo conoce Christopher Sunday, un jefe aborigen. Sin embargo, por una serie de catastróficas desdichas, Kevin Sr cae de un tejado sobre el pobre hombre falleciendo a las pocas horas ante la desesperación de nuestro héroe. Así que tullido y malparado, Kevin Sr es abandonado por la ambulancia que intentaba que el aborigen siguiera con vida. Vaga por el desierto topándose con un hombre que previa extraña pregunta a Kevin Sr, “¿usted mataría a un bebé si curase el cáncer?”, prende fuego a su coche y de paso a sí mismo ante la atónita mirada del protagonista.

Este hecho hace que Kevin Sr explote contra el cielo. La respuesta es inmediata: no se increpa al cielo y a Dios y quedas sin respuesta, por lo que se desencadena una terrible tormenta. Para colmo de males, su intento de matar a una serpiente se ve frustrado ya que la misma en el último momento le muerde. Parece el fin de Kevin Sr, así lo interpreta él mismo, quien tras encontrar una especie de monumento y/o altar homenaje decide descansar eternamente bajo el mismo. Pero la hora de Kevin Sr no ha llegado aún porque es salvado de la muerte en última instancia.

La salvadora es Grace Playford ,la mujer que mató a un Kevin de forma equivocada en el capítulo pasado y que una vez más en The Leftovers nos cuenta una historia que nos desgarra el corazón, una vez más sobre la muerte, la Marcha Repentina y las secuelas de todo ello: el dolor, la culpa y el sufrimiento que conviven a diario con ella, si pensábamos que lo de Nora era tremendo lo de Grace puede superarlo. Pero las similitudes terminan ahí porque mientras Nora es la pragmática, Grace es una firme creyente que busca a Kevin porque sabe que es un hombre que le puede ayudar a hablar con sus hijos al otro lado. Pero como dice Kevin Sr, “has elegido al Kevin equivocado”. Y menos mal que se lo dice porque con Kevin muerto en vano ya tenemos bastante.

Siendo Grace y Nora dos mujeres que no se conocen, tienen trayectorias parecidas, ya que la Marcha las ha golpeado brutalmente, pero mientras Grace parece una firme creyente, aunque no quiera serlo, que cree que un tal Kevin la puede ayudar a hablar con sus hijos; Nora, a pesar de su pragmatismo, ha emprendido un viaje para reunirse con los suyos tras unas extrañas explicaciones científicas. A pesar de estas diferencias, ambas se entregan a hipótesis, personas o situaciones altamente increíbles solo por poder volver a ver o, al menos, hablar con sus hijos. La esperanza es lo último que se pierde.

Capítulo un tanto onírico el tercero de esta temporada, donde Kevin Sr se rebela como un fiel y auténtico creyente en contraposición con el segundo episodio en el que Nora, una vez más, nos muestra cómo quiere mantenerse firme en no creer en nada aunque, como ya hemos dicho, con tal de volver a ver a sus hijos sea capaz de creer en todo. Kevin Sr es fiel, es el reverso de la moneda, el que cree que todo obedece a designios divinos, el que implora a Dios, el que sigue sus extrañas e incomprensibles órdenes, el que se enfrenta y enfada con el poder divino cuando las cosas se tuercen, y no poco, aun así sigue fiel, es la parte de la fe, de las creencias que nos muestra The Leftovers. Porque probablemente sin la fe muchos de los personajes de la serie no habrían podido sobrevivir a las consecuencias de la Marcha.

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review The Leftovers: Crazy Whitefella Thinking
4.6 (91.43%) 14 votes

Categorías: Reviews The Leftovers Etiquetas: , , ,

8 comentarios

  1. S1XTHSTR33T

    Gracias por la review, Paloma 😉

    Para mí fue un episodio hipnótico. Como ya nos han acostumbrado, los episodios centrados en un personaje son muy buenos. El monólogo de el padre de Kevin fue excepcional.

    • Paloma

      Gracias por comentar, efectivamente los capítulos de un solo personaje son los mejores pero… el 3×04 es de dos personajes y es excepcional

  2. Guille

    Con lo mal que me caía Kevin Garvey Sr. en las anteriores temporadas y lo que me ha gustado este capítulo. Aún así yo soy del tema escéptico, y no entiendo como después de las tortas que les da la realidad aún hay personajes en esta serie que aún siguen erre que erre con su fe.

    • Paloma

      Gracias por comentar. A mi Kevin Sr me desconcertaba y la verdad me sigue desconcertando un poquito.

  3. sofi

    Extrañé un poco a los demás personajes, pero supongo que en el siguiente capítulo nos mostrarán el viaje de Nora y Kevin.
    Me gustó verl lo que hacía Kevin Sr. todo este tiempo. El pobre tiene más mala suerte, que sin querer mata al último jefe de las tribus que le podía enseñar la canción para prevenir el diluvio.
    Pero que algo que no entiendo, es como el reverendo Jamison, se le ocurre mandar su libro original, sin antes hacer previas copias. Si se supone que es un libro importante, por lo menos debería haber hecho un par de copias y guardar el original en un lugar seguro. En fin, pero me gustó la comparación que hiciste de Kevin Sr con San José y como el primero se molestó por no salir en el libro, mientras que el segundo si aparece, aunque poco, pero aparece.

    • Paloma

      Gracias por el comentario Sofi.
      Tus deseos han sido cumplidos el 3×04 es todo de Nora y Kevin.

  4. kazuya

    Otro excelente capítulo. En esta ocasión, Scott Glenn es quien nos regala su impresionante “tour de force”. En su peregrinaje hemos asistido de nuevo a la eterna lucha que libra el ser humano en su búsqueda, el destino frente al azar, la fe, frente a la locura. Kevin Sr. cree, sigue “sus señales”, ciegamente, en busca de un “propósito”, suyo y quizás el de todo ser humano. En su viaje se ha topado con Grace, alguien como él, pero que estaba a punto de perder la fe.
    A mi se me ponen los vellos de punta cuando descubro cómo han hilvanado los acontecimientos, por citar uno: la cruz de la capilla de Grace, utilizada para marcar el terreno donde perecieron sus hijos lamentablemente, se transforma, precisamente, en el lugar de la salvación de Kevin Sr. y por ende, de la suya propia.
    Estoy convencido de que Grace pertenece a la estirpe de aquellas familias que vimos al principio de la temporada (creo que tanto las fotos del álbum como la capilla son concluyentes), quizás la última “creyente de verdad” de su generación, como aquél antepasado suyo que descendió del tejado, tras la torrencial tormenta que parecía anunciar la llegada, por fin, del ansiado “evento”.
    Ahora, la madera con la que construyeron el lugar donde demostrar su fe (capilla), les sirve para construir el vehículo de su salvación.
    Todo es estremecedoramente intrincado…
    Adoro The Leftovers.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »