Review The Killing: Hope Kills

Review The Killing: Hope Kills

Parece, pero sólo lo parece, que The Killing toma la carrerilla previa al salto final con este 3×07, en el que parece, pero sólo lo parece, que tenemos una pista Fiable (así, con mayúscula inicial). Holder y Linder (especialmente ella, que carga con la conciencia a cuestas) tienen que acelerar antes de que sea demasiado tarde, porque a Seward (un Seward que por fin se ha derrumbado) se le acaba el tiempo. Seattle sigue siendo la ciudad más sombría del planeta, todavía no sabemos nada de Kallie, Mills y Angie están una semana más en paradero desconocido y siempre hay lugar para que las cosas se tuerzan otro poco. Que se lo digan a Bullet, a quien a la que le sonríe un poco la vida, zasca, drama al canto. ¿El capítulo? Correcto y poco más… ¿lo repasamos?

Empieza Hope Kills donde lo dejamos la semana anterior, con Holder y Linden de visita en la Beacon Home, el cuartel general de Pastor Mike. Él en el papel de poli malo, o al menos agresivo; ella más contenida, menos incisiva, más en plan “solamente veníamos a por las fotos”. Pegada a la puerta, por fuera, Rayna escucha toda la conversación, y luego será clave para que Holden (era cuestión de tiempo que los fusionáramos…) se decidan a apretar al bueno de Mike. Quizá es una sensación mía, pero no puedo dejar de pensar que tanto Linden como Holder son peores policías que hace un año. Esta semana no solamente han dependido del citado empujón de Rayna, fruto de la casualidad, sino que siguen sin dar con Mills, con Angie… y encima pierden al nuevo Sospechoso Número Uno. Un Mike que no es trigo limpio del todo. De momento ya lleva nombre falso: se llama Mark Elwood y no Mark Sheehan.

Como siempre que apuntamos con el dedo a alguien en esta serie surge la duda del tempo. Capítulo siete de un total de doce: ¿encaja con el ritmo narrativo el hecho de que identifiquemos ya al culpable? Podría ser. Al fin y al cabo Mike se ha escapado y es posible que nos tome unas semanas dar con él. Sin embargo, The Killing no es ni un thriller de acción ni una road-movie, sino algo más psicológico, así que lo de la carrera en busca de Mike suena raro. Y no será por trabajo: Mills, Angie, Kallie, Mike… y el asesino, en caso de que no haya sido nombrado ya. Es bastante gente ahí fuera como para que Holden sigan metidos en la comisaría mirando las fotos decomisadas al presunto religioso.

Review The Killing: Hope Kills

La trama que menos me convence es la de la primera madre con nombre de postre lácteo. Danette purga sus pecados de progenitora descuidada a base de patrulleos por la ciudad, culminados muchos de ellos con histéricas entradas en lugares públicos. En la comisaría entró cual elefante en una cacharrería y esta semana ha asaltado la Beacon Home más o menos en el mismo estado de nervios. Me ha resultado cómica su pregunta acerca de por qué su hija se iba a quedar a dormir en un sitio así. Oiga, señora, ¿usted en qué mundo vive? Digo que me convence poco porque lo del papel en el limpiaparabrisas ha sido muy pueril. ¿Rayna deja una nota a Danette en el reverso del folleto de una pizzeria esperando no sólo que ella se lo cuente a Holden, sino que estos vayan allí a matar el hambre? Hombre, me parecía más sencillo abordar a Holder en alguno de los ratos que pasa pululando alrededor de Bullet, que no son pocos… Y si no quieres que se te vea con la poli, coges un folleto un poco más grande (el catálogo de Ikea, por ejemplo) y escribes: “Vi a Pastor Mike persiguiendo jovencitas, bañado en sangre, ¿vais a hacer algo al respecto o tengo que citaros clandestinamente en una pizzería barata?”

Y así, pese a la declaración de Rayna, pese a la identidad falsa, pese al cambio de coche… no hay detención. Linden y Holder se plantan en casa de Mike con una actitud abiertamente hostil y lo único que hacen es memorizar el tatuaje para rápidamente llamar al Tattoo Guy de la comisaría. “Búscame esta frase. Búscamela en tu base de datos que este tío se va a cagar”, dice Holder. Mientras tanto, Mike hace tranquilamente las maletas y posiblemente mete en ellas a Lyric. Y algún dedo que tiene guardado en la nevera. Quizá hasta le da tiempo de hacerse otro tatuaje que ponga “Os he estado esperando un rato, pero al final se me ha hecho tarde, ya nos vemos en el capítulo 12”. Y ahora en serio: lo que me ha parecido más injusto es que hayan hecho que Holder pierda los nervios con un compañero, con el policía más esmirriado del cuerpo, para ser exactos. Ese no es mi Holder, señores… Para cerrar esto, debo admitir que la opción más probable es que Mike sea inocente y esté huyendo por un motivo que todavía desconocemos. Al tiempo. Que si, que al final del episodio está ahí amenazando a Linden… pero siempre puede haber una razón para todo, como el clásico “no soy el asesino, pero tengo una deuda de 200 euros con el ayuntamiento y por eso huía, para que no me la hicierais pagar”.

Review The Killing: Hope Kills

La parte de Seward sigue in crescendo, y esta semana hemos visto un auténtico giro, casi de 180º. Ray, que nos tenía acostumbrados a su carácter pétreo, sarcástico, desafiante, casi rozando la locura, se ha resquebrajado como una copa en la ducha de la Castafiore. Aplaudo que haya sido el Chief Tyrol Henderson y no Becker el detonante, y encima en una escena de lo más normal. Bueno… de lo más normal tampoco: no creo que a nadie que lea esto le hayan pesado alguna vez con el propósito de buscar el contrapeso ideal para que su cuello se rompa de golpe, sin dolor. Cuando digo de lo más normal me refiero a que Seward se derrumba sin que lo provoquen. Paradójico que Becker le haya hecho mil perrerías sin conseguir nada y que ahora llegue en bueno de Henderson y destroce esa fachada… Tremendo, por cierto, lo de Becker: ni partido de béisbol, ni función del colegio, la nueva manera de compartir el tiempo con tus hijos es llevarlos a ver un patíbulo. Crazy!

Decía antes que tanto Linden como Holder me parecen este año peores policias, y el motivo es el siguiente: durante las dos primeras temporadas tuvieron palos en las ruedas, siempre había alguien ahí dispuesto a entorpecerles la investigación; ahora en cambio no hay muchos enemigos (aparentemente, solo el asesino), y sobre todo no hay tantos intereses económicos turbios. ¿Qué opináis al respecto? Y ya que estamos, ¿creéis que Mike es culpable?


Categorías: Sin categoría

10 comentarios

  1. Nacho

    Gran capítulo. Y sobre todo, gran final. Me he quedado con la boca abierta. WTF! Aunque estoy seguro de que el pastor no es el asesino, y que sólo quería ayudar a las víctimas. Incluso el secuestro del que le acusaron hace años, probablemente iba por el mismo camino. Secuestrará a Linden para explicárselo. Digo yo…

  2. Buen capítulo. me parece que está bien pareja esta temporada. Estoy disfrutando de la serie y mantiene en vilo.

  3. Alesso

    Sinceramente no entiendo como, sabiendo Holder y Linden que el pastor estaba viviendo bajo una identidad falsa, dejaron de vigilarlo y volvieron a la estación de policía dándole tiempo a que se escape. Mas que nada teniendo en cuenta que no es la primera persona que se les escurre de las manos (recordemos a Joe Mills y a Angie)

  4. Continuamos con la investigación, y parece que el padre tenia muchas cosas que ocultar, SI SI parece que la sangre del asiento trasero en su coche, mas la incógnita de la chica que estaba en su propia casa la novia de Bullet, y la sorpresa de su ultima aparición tomando a Linden de sorpresa en su auto, nos lo deja como el principal sospechoso de los asesinatos en la lluviosa Seatle, pero opino como Nacho al Pastor no lo tengo como el asesino serial veremos que gana con este secuestro viendo que faltan solo 4 Episodios para el FINAL este próximo epi el n°8 habrá un quiebre…visto lo ultimo que paso…seguimos disfrutando The Killing a la espera del nuevo epi. saludos

  5. Ramsay-Never-Snow

    ¿En el 3×06 no vio nadie a una chica en el refugio ese del cura que era igualita a Rosie Larsen? ¿Cameo-pista?

    • MMM…No repare en ese dato, volveré a ver el epi6, a ver si es la verdadera Rosie Larsen.
      Saludos por cierto este epi6 me ha gustado Mucho de lo mejor de la temporada sacando claro el PILOTO

  6. Tampoco me parece que el pastor sea el asesino y creo que el jefe de Linden y Holder esconden algo, tanto impedir a Linden que relacione los asesinatos en ambos casos me huele mal, por cierto me da mucha emoción llegar a ver el momento en que Seward sea liberado y ver la cara de frustración de Becker, que como lo veo lo dejarán al último momento, ya subido al patíbulo, sería una gran escena.

  7. Después de leer la review, que por cierto sigo disconforme con el punta je que se le da, aunque claro este epi no me pareció tan genial como el anterior yo al menos le doy 3 stars…
    Ah y el pastor MIKE para mi tampoco es el asesino serial…veremos el 8 que nos trae.
    Namaste

  8. Sinceramente, espero que sea el pastor. La explicación que dan por la cual podría encajar está bastante bien, y sinceramente, que se revele por fin el asesino, justo a este punto de la serie, es lo que la tercera temporada de ‘The Killing’ necesita, una temporada que empezó bien, con la intención de no caer en errores pasados, pero que se fue desinflando un poco en los últimos capítulos. Darle un giro a lo que nos tienen acostumbrados, revelando al asesino cuando aún quedan 6 capítulos y dedicar estos a la caza del asesino y a, ¿por qué no? darnos también la perspectiva del asesino y ver cómo opera, le vendrían muy bien a la serie en general.

    Así que, esperando el capítulo de hoy, por favor, por favor, por favor, que sea el pastor…

  9. Janie Jones

    La mala onda que le pone Todo Series a esta serie es tremenda. A mi la verdad que me gusta bastante, sabe manejar la tensión la perfectamente y te quedás con ganas de mas al final de cada capítulo, como buena serie policial que es. En fin, para gustos colores…
    Me irrita muchísimo Danette ahora en plan “supermadre” exigiendole a todos por su hija cuando ella misma la dejó sin un techo. Por otro lado, la historia de Ray por fin parece estar tomando algo de vuelo, la verdad que las escenas de la cárcel me aburrían bastante, sin desmerecer el trabajo de Peter Sarsgaard que está muy bien.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »