Review The Killing: Head Shots

the-killing

No es una buena noticia para The Killing que la mejor escena de Head Shots, en mi opinión, haya sido la mini conversación entre Holder y Sarah sobre quién conduce el coche y sus sonrisas de satisfacción por estar juntos, después de que Holder haya decidido abandonar en su silla de no-teniente a su “funcionarial compañero” (copyright Dani), que tiene menos ganas de resolver el caso que la pobre Bullet. Bullet, por cierto, es una de las mejores cosas que le está pasando a esta tercera temporada, que después del discreto Seventeen vuelve a caer en los errores del año pasado: caminar en círculos y detenerse en personajes que parecen mucho más importantes de lo que realmente son. No, The Killing no consigue robarme el corazón.

  • Episodio 3×04: Head Shots
  • Fecha de emisión: 16 de junio

Encuesta rápida: ¿qué es lo más destacado de las dos primeras temporadas de The Killing? Cada uno tendrá su opinión, pero la mayoritaria se referirá a la indudable química entre sus dos detectives protagonistas, a la que nos hemos referido mil veces. Más allá de los altibajos del caso Rosie Larsen, Holder y Linden fueron The Killing. Por eso guardamos con especial cariño el capítulo (¿el mejor?) en el que no pasaba nada más que el tiempo mientras los dos detectives hablaban de sus vidas en una cafetería, esperando la llamada que les acercara a Jack, el hijo de Sarah, que en ese momento se había escapado y estaba en paradero desconocido. Holder y Sarah, cara a cara, desnudándose emocionalmente. Y nada más. Para qué más.

Explico todo esto para justificar por qué el único momento en que he sonreído de Head Shots es cuando Holder ha dejado atrás a Reddick y se ha puesto al volante de la investigación, con Linden de copiloto. Hasta ese momento, uno y otro habían trabajado en caminos más o menos paralelos. Dos líneas que se unen ahora en una sola, siempre y cuando a Reddick no le dé un ataque de responsabilidad y se ponga las pilas. Es de suponer que la chulería de Reddick será inversamente proporcional a los descubrimientos de la pelirroja protagonista, que tiene unas ganas enormes de hacerle un fuck you histórico y que ya ha empezado a cultivarlo en Head Shots cuando le ha recordado por qué lleva 23 años sin un ascenso. ¿Desarrollar la personalidad de Linden? ¡Acierto!

También es un acierto, decíamos, la llegada de Bullet a la serie. No se aparta del estereotipo de chica de la calle que tiene que ser dura si no quiere acabar pisoteada cada día, pero su presencia en pantalla es magnética y su aportación a la búsqueda de Kallie parece que sí será importante. Bullet mola mucho más que Twitch, el aspirante a modelo que en este capítulo se ha hundido en los infiernos: primero, cuando se ha bajado los pantalones ante su oficial de la condicional, que amenazaba con sacar a la luz su positivo por drogas en el test de orina (mmmm, ¿y qué, dónde estará peor que en la calle?); y luego, cuando ha ido a buscar droga que le partieran la cara al skate park, donde le han dado exactamente lo que pedía. Empatizo muy poco con Twitch, quizás porque Max Fowler me parece un actor muy limitado, pero me gusta cómo se lanza a los brazos de Lyric cuando le han destrozado el rostro y los sueños. Para él, como para Kallie o Bullet, las únicas personas que no los utilizan son los que están tan jodidos como ellos. Otro tema distinto es si el tiempo que pasamos con ellos tendrá algún valor para la investigación. Y una duda: ¿es Seattle la ciudad más miserable de Estados Unidos? Prostitutas, matones, pedófilos, violadores… ¡vaya fauna! Lo pregunto en serio, es muy exagerado.

the-killing-1

Añadan otro profesional indeseable a la lista de los horrores de Seattle: el oficial frustrado. Becker es el prototipo de guardia de prisiones que no pudo ser policía porque había visto demasiadas veces La Jungla de Cristal y que paga esa frustración personal con todos lo que le rodean. Ya sea su familia o los no-tan-pobres condenados a muerte como Ray Seward, al que tiene entre ceja y ceja. La escena en su casa no sé si nos quería contar que el tipo es un maltratador que tiene olvidada a su familia (¿se estaba insinuando su mujer a Gabe?) o si eso de que llega muy tarde a casa es porque la serie quiere que lo coloquemos en nuestro menú de sospechosos. De ese menú se ha caído, evideeeeeentemente, el don nadie de Goldie, que será juzgado por tener vídeos de las menores, pero no por haberlas matado.

A la historia de Seward le pedimos un poco más. Sí, vale, siguen tratándolo mal y se niega a colaborar con los guardias mientras crece su relación con su compañero, y puedo concluir que es un tipo maltratado por el sistema hasta el punto de que acabará con él de forma ¿injusta?, pero eso lo sé desde el primer día. Implicarlo en la investigación le haría un favor a la serie, ya que Peter Sarsgaard hace un trabajo fantástico.

the-killing-2

Respecto a la investigación principal, nuestra mente está ahora mismo como la de Linden: tratando de unir un montón de piezas de un rompecabezas que están tan separadas como las bolas de dragón después de invocar a Sheron. Tenemos una ciénaga llena de cadáveres, un asesino que ha matado a una joven prostituta siguiendo un modus operandi que recuerda al que mandó a la cárcel a un condenado a muerte, tenemos a Ray Seward (el condenado a muerte) mostrando una actitud opuesta a lo que sería la colaboracionista y tenemos a una joven desaparecida que rodó un vídeo en un motel. Ah, también tenemos a la fascinante dueña de ese motel, que asegura que fuma tanto que se le ha puesto voz de hombre y que ella es culpable de todos los cargos. Y no tenemos ninguna conexión entre ello, más allá del empeño de Linden y su sentido arácnido, que también ha alertado a Holder.

Está bien que la serie cocine a fuego lento este asunto, es la esencia de los whodunnit, pero personalmente agradecería que las pistas llevaran a algún sitio, porque ya me veo que el sospechoso al que apuntamos con el dedo al final del episodio, novio de la madre de Kallie (totally unexpected!), no será más que el autor de los vídeos, pero no el asesino en serie al que buscamos. Creo que eso es lo que más me molesta de The Killing, que nos quiera hace creer algo que es evidente que será mentira. Mención final a otra pareja con mucha química en pantalla: Holder y Bullet. Qué bueno es Joel Kinnaman…

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review The Killing: Head Shots
4 (80%) 23 votes

Categorías: Reviews The Killing Etiquetas: , , ,

12 comentarios

  1. Nacho

    The Killing cometió el error (estamos casi todos de acuerdo en ello) de dar demasiadas vueltas en torno a una misma historia, dejando la sensación de querer jugar con los espectadores (y con su paciencia). Pero creo que hay que pasar página. Y el autor de la review, a mí parecer, no lo ha hecho ni de lejos. Ni pretende hacerlo, quizás, lo cual perjudica bastante sus escritos, en mi opinión.
    The Killing ha vuelto con Linden y Holder en plena forma. Casi cualquier escena con ellos, solos o en tandem, es una gozada. Sus gestos, su forma de hablar y la manera en que se relacionan entre ellos y con los demás son para disfrutar. Esta tercera temporada ha introducido además a unos cuantos personajes bastante buenos: Bullet, Seward, el guarda de la prisión, el nuevo compañero jocoso e irritante de Holder,… Todos ellos enriquecen la serie, que por otra parte tiene en su haber una ambientación y una fotografía bastante cuidadas.
    En definitiva, es una buena serie. ¿Cuál es el gran problema? Que van apareciendo sospechosos que finalmente no son el asesino. ¿Y qué quieres? Una investigación de 10-12 horas (lo que dure la temporada) no puede ir en línea recta.
    Creo que deberías de disfrutar más la serie, David, y olvidarte de Rosie Larsen.
    Y enhorabuena por la página! Todoseries es la leche.

  2. Raúl Rodríguez

    Buenas,

    Hablando de esta serie, y sin haber visto el final de la segunda temporada porque me cansé, literalmente, de tantas vueltas y tantos sospechosos y tanta burla al televidente; aún así, creo que esta tercera temporada tiene un muy buen nivel, sin exagerar tanto las potencialidades de los presuntos asesinos como ocurría en temporadas previas con todos los personajes secundarios – todos parecían culpables, casi lo eran, esos eran, pero…no lo eran -.
    Simplemente creo que esta serie ha vuelto a sus orígenes, con especial énfasis en esos grandes personajes principales que tiene, y con una protagonista menos esquizofrénica, más centrada, pero sin ser del todo plenamente cuerda.
    Hay que darle oportunidades a esta serie, es una apuesta segura de AMC, y confío en que aprendieron de sus errores, de darle tantas vueltas a un asunto, y ahora primará más la intriga y menos las emociones baratas.

  3. “el doble de eminem con bigote de pedrasta”

    David Martinez, se nota que te gusta muchisimo la serie…

  4. Raven

    No sé porque acusan a The Killing, que para mí es una muy buena series, si la gran mayoría de los policiales hace lo mismo con respecto al tema de dar pistas falsas. Por otra parte si te preguntas si Seattle es la ciudad mas miserable de USA es porque no has visto The Wire, no? Conoce Baltimore y después compara amigo.

  5. sofi

    Me gustò mucho que finalmente Holder y Linden esten juntos. Ambos hacen una gran pareja y se les ve muy bien.
    Tambièn Bullet y Seeward me parecen grandes personajes y espero que puedan desarrollar mejor sus tramas.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »