Review The Good Wife: Two Girls, One Code + Don’t haze me, bro.

No tengo vergüenza. Lo sé. Prometí que la próxima review no tardaría tanto y se ha juntado con la del siguiente capítulo. Os pido disculpas, a quienes estuvierais esperando, mas una serie de imprevistos han tomado el control de mi vida durante algo más que una semana. No es justificación, lo sé. “Me he equivocado, no volverá a ocurrir”, que dirían en Moncloa. Pero vamos ya con lo que es la review en sí. Dentro review.

A The Good Wife es una serie a la que no le gusta nada perder las viejas costumbres. Y, se pregunta uno, qué costumbre más antigua puede tener esta serie que la de dejarnos, de vez en cuando, auténticos capitulazos. Es por esto que los geniales episodio que se han marcado estas dos semanas, perfectos en muchos aspectos (especialmente en dos: las relaciones entre personajes y los casos procedimentales), no sorprenden a nadie. Genial TGW. Vamos con la review (la cual voy a intentar que no sea muy larga centrándome sólo en lo importante realmente).

Esta primera semana nos vamos a enfrentar (sí, lo digo como si  yo también fuera parte del bufete de Lockhart and Gardner) al buscador Chumhum, una suerte de Google en menor escala, que va a ser acusado de haber, tras la negativa de estas, perjudicado a dos diseñadoras de programas informáticos al mandar su software a la página 38 de los resultados. Los típicos altibajos del caso (genial llevado, por otra parte, sobre todo en lo que a involucración de los personajes con la propia serie se refiere) tienen su momento culmen en esa especie de amenaza/sugerencia que hace Will al dueño de Chumhum. Sin embargo, y como en todos sitios, hay gente que no se lo toma todo del todo bien; y, en este caso, lo único que va Will a conseguir es el inesperado final: el acusado, a fin de evitar tener que pagar tras su derrota en los juzgados, decide contratar a las dos mujeres, dejando así, en mi opinión, a Will en evidencia; al bufete, sin un centavo que mal no le habría venido; y al dueño, con una demostración de poder (también de prepotencia y egocentrismo, todo sea dicho) muy, muy currada.

Por otro lado, en esa trama que algunos aman, otros odian y que a muchos, por lo lejana de la que es considerada la historia principal, les (nos) es indiferente, parece que nos aproximamos a algo parecido a un punto y final. Tras una serie de idas y venidas, Kalinda parece que consigue deshacerse de su marido. Apunto aquí que me ha gustado mucho tanto la intentona de Nick haciéndose “amigo” de la más que compañera de Kalinda y la respuesta de esta cuando se entera. “Lana es agente del FBI”. Brutal Kalinda.

Más cosas: Alicia y su relación con Will pueden causar problemas cuando una periodista parece que va a indagar más de la cuenta. Afortunadamente para la señora Florrick, esto no es más que una invención del periodismo rosa de la ciudad (bueno, ya sabéis que para los americanos esa es la prensa amarilla) al igual que lo es la invención de que Alicia y Peter tenían un matrimonio abierto. La cara de Alicia cuando se entera de lo que está siendo acusada es, cuanto menos, interesante. Por suerte, Kalinda está por ahí para solucionarlo todo demostrando la falsedad de las acusaciones una charla con la supuesta benefactora de Peter mediante. Problema solucionado.

Un apunte menor sobre este ‘Two Girls, One Code’: No creo ser el único al que le haya venido a la mente cierto vídeo viral en internet al leer el título del episodio.

Pasemos ahora a Don’t haze me, bro. “No me hagas novatadas, hermano”, que sería la traducción al idioma de Cervantes.

Me gusta el comienzo del capítulo. Jackie is back, bitches (todo suena mejor si acaba en bitch, ¿verdad, Jesse Pinkman?). Nosotros, como espectadores, nos alegramos; pero al pobre Eli Gold esto no le va a hacer ni gracia. Jackie, en lo que creemos que es un intento por ayudar a su hijo en su campaña, no hace más que liarla. El asistente de campaña de Peter no tiene más opción que otorgar a la madre de este un papel secundario (terciario, más bien) en lo que respecta a la campaña, lo cual no va a sentar nada bien a la vieja canosa. Pero Peter, en acto de buena fe, solicita a Eli que Jackie vuelva a papel estelar (la escena del discurso y los bichos, rara rara). Peter le profesa mucho amor a su madre, eso está claro.

Caso de la semana: intrascendente (aunque muy notable) salvo por dos aspectos. El primero, Cary ha hablado. En cuanto le dan a nuestro querido Agos unas líneas resuelve el caso. Qué mono que es él. El segundo, más importante, es que Kalinda ha hecho de investigadora. Como lo leéis,  sin pensar en su marido por un momento. Así sí.

El pleito semanal: ¿tiene la universidad la culpa de la muerte de un estudiante en las tradicionales fiestas universitarias de iniciación a novatos en las fraternidades? No quiero detenerme mucho en esto más allá de lo interesante de un par de giros en la trama (“es un crimen de odio” y todas las variantes a lo largo del capítulo), mas los casos procedimentales, por poca importancia que tengan, siguen a un altísimo nivel.

La Good Wife que da el nombre a la serie tiene un par de problemas. Uno, que ya no tiene su oficina para sí sola, sino que, gracia del fideicomisario mediante, desde ahora, habrá de compartirlo con el infrautilizado Cary Agos. Dos, que su nueva amiga puede haberse enfadado cuando Alicia no ha sido excesivamente sutil a la hora de sacar el tema de Peter (Alicia, intuyo, se acuerda de toda la familia de Eli en ese momento, pues ha conseguido perder dos amigas en menos de dos años) en una conversación cuyo punto álgido es el momento de intentar pronunciar con algo de alcohol influyendo en su dicción de “Pedro Almodóvar”.


Un detalle, sin duda, la ambición de Diane. Suena difícil que puedan ir a por Louis Canning tal y como están las cosas (acaban de perder la planta 27) pero solo el tono con el que lo ha dicho acojona. Interesante, pero utópico.

Acabo ya, creo que no me dejo nada importante (para eso, si notáis algo, están los comentarios) aunque quiero señalar una cosita que me contasteis en los propios comentarios del capítulo anterior: el título de los dos capítulos anteriores episodios atendía a la canción “I Fought the Law” de los Bobby Fuller Four, cuyo segundo verso era “and the law won”.

PD: Si aún os acordáis, podéis usar los comentarios para comentar lo que os parecieron estos capítulos o esta review (he intentado acortarla todo lo que he podido), o, si así lo preferís, para meteros conmigo por no haberla tenido a tiempo. Un saludo.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Good Wife: Two Girls, One Code + Don’t haze me, bro.
4.5 (90%) 2 votes

Categorías: Reviews The Good Wife Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »