Review The Good Wife: The Penalty Box

Voy a ir con lo importante de la review por delante: NO me ha convencido este capítulo. De la sensación prácticamente orgásmica que nos proporcionó el capítulo anterior (recordemos: iniciando toda la trama política e introduciendo a un personaje que tiene toda la pinta de convertirse en uno de los mejores “villanos” de la serie, Kresteva –Matthew Perry-) hemos pasado a un capítulo, en mi opinión, sin alma, con un caso flojo y sin avances. Y sin Matthew Perry, lo cual es un agravante.

Situaremos la acción principal en tres escenarios, cada uno con tres personajes distintos sobre los que girará el capítulo: Cary, Kalinda y el caso de la semana que llevan Diane y Alicia. El primero, tras una serie de idas y venidas, vuelve a Lockhart and Gardner –dos apuntes respecto a esto: 1) Durante todo el capítulo he pensado que no se iba a atrever a dar el pasito final y desvincularse de la oficina del fiscal (un Peter Florrick que se ha tenido que enterar de esto gracias a una oportuna llamada) y 2) Sé que es más propio de una serie de conspiraciones que de The Good Wife, pero ¿soy el único que piensa que se ha pasado todo el capítulo pensando que este sigue trabajando “desde dentro” para el fiscal? Claro, que luego ha quedado claro que no- creando una situación un tanto incómoda, resuelta con la disculpa de Cary por haber ido a por Will cuando trabajaba en la fiscalía. “Me asignaron el caso. Yo nunca lo habría elegido”. Y problema resuelto.

Por su lado, a Kalinda la pueden matar a causa de Lemond Bishop. Sí, se que suena raro, pero es así. Esta situación tan surrealista (sigue sin cuadrarme mucho en el tono de la serie que, de repente, una protagonista se vea envuelta en un lío como este) será el origen de la escena más sexual y erótica de todo el capítulo: La agente del FBI que está llevando a cabo la investigación que está poniendo indirectamente  a Kalinda no es otra que la agente Delaney, la cual, pese a la breve sesión de besuqueos varios, se niega a suspender la investigación. Detalle: Habíamos visto a Kalinda sin saber qué hacer, pero no habíamos visto nunca a Kalinda aterrada como la vemos en este capítulo. Brillante Archie Panjabi.

El caso de la semana, como ya hemos comentado, no tiene, in my opinion, mucho cuento: defendemos a un juez sobre un caso que tuvo lugar tiempo atrás. El caso, como suele ser habitual en los procedimentales –especialmente en los de abogados; y más especialmente en esta serie- presenta un dilema moral: en este caso, el echar o no la culpa a un tercero cuando este no haya tenido nada que ver. Como es lógico, la necesidad se impone a la moral y acaba culpando a su pobre ayudante, que por aquel estaba calvo. No es que me haya gustado especialmente, pero no puedo quejarme, que los ha habido peores (¿alguien ha dicho el de Hugo Chávez?)

Más cosas: La trama familiar y de la búsqueda de hogar la dejamos en segundo plano, con una Jackie que  está desaparecida en combate, no sabemos de ella más allá de que la dejamos en el hospital y que ahí sigue, supongo que se lo están reservando para la finale. También están desaparecidos los hijos, pero estos nos dan igual, por nosotros como si los dan en adopción. El que no está para nada desaparecido es Eli Gold, que se lo juega todo a una carta –convencer a Howard- para conseguir deshacerse de una vez por todas de Will, pero no tiene pinta de que vaya a conseguirlo. Un Will que, por cierto, parece que va en serio con Callie, dando así por concluida su relación con Alicia.

Y, por último, el momentazo del capítulo: Alicia, en medio de la celebración de la recontratación de un Cary que se marcha en el momento oportuno, olvida todo lo pasado y ofrece asiento a una Kalinda que, como bien es sabido por Alicia, no está pasando por su mejor momento. Reconciliación a la vista, señores.

Flojo capítulo en mi opinión –al  contrario de lo que mucha gente piensa, que por internet ha gustado muchísimo, sobre todo lo que he leído en Twitter- que, al menos, sirve como preludio para la season finale que se antoja antológica.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »