Review The Good Wife: Party

TheGoodWife7x20

Con mayo a la vuelta de la esquina, The Good Wife nos ofrece esta semana un capítulo que huele a despedida. La reunión de todos los secundarios más allegados a la familia Florrick, desde Zach hasta Marisa Gold, en una misma fiesta. Un simbólico adiós tanto para los espectadores como para los actores de la serie.

A pesar de que la fiesta se celebra en honor a Howard y Jackie, los verdaderos protagonistas de este maremagnum de flores, comida y caras conocidas serán Peter, Alicia y Zach. Suponiendo un antes y un después en la vida de cada uno de ellos. Para Peter, la fiesta no solo tendrá un efecto terapeútico en su divorcio, sino que supondrá la revelación de una hipotética conspiración en su contra. Por un lado, compartir de nuevo la paternidad de uno de sus hijos con Alicia, servirá de catalizador para afianzar ese cariño y respeto mutuo recientemente adquiridos, mientras que por otro, la investigación de Jason sobre el caso Garber revelerá como paradójicamente, la atención extraordinaria prestada al crimen no será la consecuencia de una vinculación con la familia sino el resultado de una vigilancia reponsable. Por tanto, ¿quién esta tratando de inculpar a Peter?

TheGoodWife7x20.2

La segunda de las protagonistas de la noche será Alicia, que se encontrará de nuevo sumergida en la agotadora dinámica adolescente de Jason. Cuando por fin parecía que las palabras habían sustituído al silencio y la sinceridad a las adivinanzas, el investigador nos sorprenderá de nuevo con otro quiebro de inmadurez. Really amigo? ¿No estamos mayorcitos ya para tanta tontería? Todo el mundo arrastra lastres del pasado en una nueva relación pero ¿dudar por no querer estar mucho tiempo en un mismo sitio? ¿No iría siendo hora ya de lidiar con la crisis de los 20?

TheGoodWife7x20.3

Para terminar de arreglar la situación, Zach regresará a casa con sorpresa bajo el brazo: novia, abandono de universidad, y boda a la vista, tres en uno. Una decisión que marcará el contrapunto entre una generación y otra. Pasado versus presente, Alicia versus Zach. La serie tratará de mostrar como los roles adscritos al sexo no han sido más que construcción social y cultural, sujeta por tanto a la posibilidad de cambio. Y es que a pesar de que en la actualidad continúa existiendo una manifiesta discriminación entre hombres y mujeres, con el paso de los años, los modelos tradicionales de género afortunadamente se han ido fragmentando. La mujer ha entrado masivamente en el mercado laboral, no siendo ya lo socialmente promovido que su día a día se restrinja al entorno privado de la casa. No así, el hombre habría entrado en la misma proporción y globalidad a fomar parte del cuidado doméstico, por lo que el caso de Zach no sería tanto un caso representativo como un ejemplo de nuevas masculinidades, cuya hombría no se sentiría amenazada por vincularse al hogar, los cuidados o no ser el cabeza de familia. Al margen de la reflexión sobre las diferencias de género entorno a la aceptación o cuestionamiento del sacrificio de una carrera profesional por amor, la decisión de Zach es un claro error, no por lo que respecta a mudarse o decidir quedarse en casa, sino por no terminar sus estudios. Tanto si el amor se acaba como si no, no sentirse realizado siempre es un conflicto tanto para uno mismo como para la pareja.

Dentro de esa mentalidad más abierta entorno a las relaciones, la novia de Zach, Hannah, pondrá sobre la mesa dos nuevas cuestiones para reflexionar. La primera, la consideración de la existencia de un postfeminismo que justifica la permanencia de una mujer junto a su marido tras un escándalo sexual. O lo que es lo mismo, el espejismo de la libre elección. Paradójicamente uno de los mayores peligros de avanzar en igualdad es creer que todos los objetivos están cumplidos y que la lucha no es necesaria ya. Creándose así resistenacias hacia cualquier medida que trate de favorecer la equidad, ¿porque que necesidad hay de implantarlas si somos todos iguales ya? Una falacia lógica de creer, si consideramos que las obligaciones y los mandatos de género y clase ya no son tan evidentes. Las acciones explícitamente discriminatorias son rechazadas por una sociedad, que quiere considerar a todos los sexos, clases y razas por igual, pero ¿que pasa cuando la desigualdad es invisible a los ojos? ¿Cuando es incorporada por las estructuras de percepción y valoración de los propios afectados, enraizándose en sus formas de respetar, amar y desear? ¿Dónde termina la socialización y comienza la individualidad? Por supuesto que Huma Abedin es soberana de permancer junto a su marido si quiere, pero ¿cual es el origen de esa decisión? ¿Hasta donde podríamos decir que su libertad no esta condicionada por su socialización de género? ¿No fue precisamente el considerarse una “buena esposa” lo que mantuvo a Alicia junto Peter? ¿Existe pues realmente diferencia entre ella y Huma?

La segunda de las opiniones que argumenta Hannah es la desmitifcación del matrimonio. Considerándolo un mero trámite en lugar de un vínculo eterno. Un planteamiento más interesante y novedoso que el anterior pero con la misma base de contradicción. Romper con el mito de la posesión y “la media naranja” en el amor, mientras se perpetua su vícnulo legal encarnado en el matrimonio. Aunque parece lógico pensar que existiendo el divorcio, nadie tendría por qué permancer junto a su pareja una vez acabado el amor ¿es suficiente la resignificación de la palabra matrimonio para desprenderla de toda connotación religiosa y de sacrificio? ¿Y suficientemente poderosa para acabar con mito del amor romantico? No lo sabemos, pero al menos vale la pena planteárselo.

Con todo ello, The Good Wife consigue transformar un capítulo, susceptible de caer en la sentimentalismo barato, en un collage de secundarios, jugosas tramas y un toque de pensamiento flosófico. Y con el final tan cerca solamente podemos esperar disfrutar.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Good Wife: Party
5 (100%) 2 votes

Categorías: Reviews The Good Wife Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. Anónimo

    Estupendo el penúltimo capítulo de esta serie, me dejó con ganas de ver el último.

  2. Anónimo

    Que aparezcan las flores de un cementerio y la tarta que pone “rest in peace” en este episodio no es casual.

    Es la forma de despedirse sutilmente de todos los secundarios.

    El cambio generacional, con la futura boda de su hijo, en el que la novia ve el matrimonio como un mero tramite en la boda de Jackie es sublime.

    Igual que en otros capitulos trataron el cambio generacional, en el que los nuevos abogados quieren disponer de mas tiempo libre para estar con su novio/a, familia, etc a costa de no ascender en oposición con lo que hizo Alicia.

    Me encantaria que estuviera en el catalogo de series de Netflix, para poderla disfrutar nuevamente desde el principio.

    Esta serie, es una de las mejores que he podido ver.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »