Review The Good Wife: Here Comes the Judge

Capítulo extraño el de esta semana (ya pasada) de The Good Wife. Lo que parecía en el planteamiento  que iba a desembocar en otro de esos capítulos redondos, como el de la semana pasada, ha acabado convirtiéndose, sin embargo, en un conjunto de tramas inverosímiles, situaciones irreales y escenas de dudosa funcionalidad. Y, para más inri, sale Grace. Vamos con la review

Porque Grace es un personaje, adolescente, que nos hace, tal y como leí en Twitter (reclame autoría su autor, valga la redundancia), valorar a Dana (la hija de Brody y Jessica en Homeland) y su complejidad psicológica, coherencia en sus decisiones así como la actuación de Morgan Saylor. Digo todo esto, aparte de por alabar una Homeland que se encuentra en estado de gracia, porque la trama de Grace ha sido absurda durante los cuarenta minutos largos de metraje. La supuesta crítica a la fiabilidad y verosimilitud de internet como medio de comunicación inmediato en la primerísima escena del capítulo nos planta la trama de la pequeña de los Florrick: Resulta que una chica de nombre idéntico al suyo se ha suicidado, presuntamente por el dolor afligido por su novio al haber este acabado con la relación que ambos compartían.  Tramas amorosas de por medio, Grace consigue ligarse al chico yendo de chica buena (¿alguien ha dudado de que lo conseguiría?) perjudicando la campaña electoral de su padre. Pero antes de ir con eso, yo pregunto: Siendo una persona tan aburrida como es la hija de Alicia, y viendo que no es un portento físico, ¿cómo es posible que se haya ligado a un maromo como él?

Por su lado, Peter se ve perjudicado por el hecho de que su hija se salte clases y se vaya a fumar con el novio. La gente de Kresteva (Matthew Perry, te echamos de menos), oportunamente, lo ha grabado todo (recordemos la negativa de Kresteva a eliminar a sendas familias del marco político). Además, el hijo del personaje encarnado por el exfriend sufre de una enfermedad, la leucemia, que a ojos del electorado causa más empatía que el hecho de que alguien se salte clases por sistema. Grace, como siempre, tocando las narices.

El premio a la trama inverosímil de la semana se la lleva un Zach al que le ha dado por trabajar en la campaña de su padre. Qué responsable, madre de mi vida. Además, resulta que es bueno en lo que hace, con lo que un Eli que se quedará sorprendido al conocer quién está tras las subidas de ingresos en las recaudaciones para la campaña intentará convencer a Alicia de que le permita unirse a la campaña. Entre ello y la intervención de un Zach que a punto está de poner unos ojitos tan irrechazables como los del gato con botas en Shrek, parece que la buena esposa cede.

El caso del capítulo, para variar, lo mejor del episodio. Desde la hilarante primera escena en la que se nos muestra qué tal le va al personaje de Amanda Peet (seamos honestos, no muy bien), cuya adaptación al sistema judicial se produce a trompicones pero acaba completándose con éxito al obligar a Will a pactar, entre objections de uno y otro bando acabamos aireando toda la vida de un juez que había reconocido tener prejuicios en uno de los casos al llevar alguna que otra copa de más. Inútil final (consiguen desacreditarlo) pues el caso ha de resolverse en un pacto entre defensa y acusación que no alivia en exceso las urgencias económicas de la firma de Diane y Will.

Pero el colmo del absurdo llega con el ataque de celos de Nick (pues cree que su a-veces-esposa-a-veces-archienemiga Kalinda se lo está beneficiando) que sirve como cliffhanger, dejándonos al pobre Cary (¿qué culpa tiene? No está siendo esta su temporada, la verdad) siendo apaleado en un aparcamiento. Señores de The Good Wife, ustedes pueden hacerlo mejor. No me creo que una serie de tanta elegancia como esta haya de usar la violencia así como así, cuando se había, hasta ahora, caracterizado por su ambiente palaciego. Ustedes sabrán.

PD: Me excuso tanto por el casi injustificable retraso de esta review como por el de la próxima, que habrá de ser aún mayor. En cualquier caso, los exámenes acaban dentro de poco y volveremos a un ritmo más normal.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »