Review The Good Wife: Glove Comes Off

Cuando comenzó The Good Wife, Alicia Florrick, por aquel entonces el personaje más interesante de la serie, no era más que una mujer que buscaba por segunda vez su lugar en la vida tras haberse resquebrajado todos los pilares que la sostenían. Sin embargo, creo que su transformación –cuya base se halla en el último capítulo de la T2– está a punto de llegar a su fin. Lo hemos visto hoy en una de las tramas más, en principio, intrascendentes y lo volveremos a ver. ¿Me ha quedado profunda y sentimentalista la entradilla, verdad? El resto de la review no se queda atrás

Para disfrutar en plenitud del episodio hemos de echar la vista atrás diez meses y situarnos en la season finale de la Temporada 2, aquel episodio cuyos últimos 5 minutos están entre los mejores momentos televisivos del año pasado casi seguro de título Closing Arguments, y cuyo caso la prueba principal no era sino un guante (el título de este episodio, “Glove Comes Off”, hace referencia, sin embargo, a una expresión que tienen los angloparlantes en las que “quitarse los guantes” de boxeo -para pelear con las manos- equivale a que la lucha se pone dura). Volverá a aparecer aquella mujer que rivalizó con Alicia por el “corazón” de Will –en serio, es que cuando me acuerdo de la escena del ascensor muero de emoción- y no habrá olvidado lo que comento. Pero eso va más adelante.

Aparecerá en el caso de la semana David Costabile (“¿¿quién??” “Gale, el de Breaking Bad” “Aahh”) al igual que Michael J. Fox –que cada vez se prodiga más por esta serie, cosa que me encanta-. Esta vez Louis Canning tendrá un protagonismo más alejado del caso de la semana –brillante- y su aportación principal al episodio será realizar una oferta a Alicia que se adapte a sus expectativas económicas. Por cierto, la cara de decepción de Louis cuando Alicia lo ha rechazado ha sido todo un poema.

Por otro lado, en este capítulo difrutamos de la Diane –la única rubia que ha quedado en la serie con la partida de Caitlin- más personal y suelta de la temporada. Alejada –aunque tampoco mucho- del bufete, acabará en casa de Kurt McVeigh tras ser plantada por su primera opción (y mi favorita), aquel citador para el juzgado que conocimos en Alienaton of Affection (pequeño apunte:me gusta que el caso por el que Diane está citada no se lo hayan sacado de la manga así, de repente, sino que ya los guionistas lo habían preparado en el capítulo recientemente nombrado). Sin embargo, en lo que más quiero fijarme es en la actitud de esta frente a Alicia. La segunda da un ultimátum a la firma –representada por la primera- a la hora de exigir su aumento  y esta, recordando a la ahora no tan buena esposa que cuando ella se replanteó volver a ejercer la abogacía quien confió en ella fue precisamente la firma que dirige Lockhart. Y, para acabar con Diane, un pequeño apunte: Un placer volver a oír su risa, bastante ausente en este tramo de la temporada.

Más cosas: el caso de la semana en sí. Muy notable por sí solo (especialmente la estrategia usada por la acusación: acusemos a otros más poderosos para que nos ayuden a nosotros a vencer a un tercero) pero lo que me ha gustado más es esa sensación que han tenido todos de haber salido triunfantes, tanto defensa como acusación, tras haber desarrollado entre sí un juego de traiciones y alianzas bastante entretenido. Y, honestamente, creo que los únicos vencedores han sido los representados por Florrick y Canning.

En esto que Alicia, viendo que ya ha sido una buena esposa mucho tiempo, decide pedir, no de muy buenas maneras, un aumento a Diane. Tras no ponerse de acuerdo nadie en la reunión de socios minoritarios –normal, eso parecía Sálvame más que una reunión de emprese- Diane decide, haciendo pleno uso de sus poderes como socia mayoritaria y decide, en una decisión a caballo entre lo personal y lo profesional –no olvidemos que Alicia es la mujer del fiscal del distrito, que no es moco de pavo- acaba por complacer las exigencias económicas de Alicia, pese a que no es más que una asociada de tercer año

Dos apuntes para concluir: el primero, que seguimos aligerando las tramas mediante el uso de un alivio cómico que esta semana ha recaído, con acierto, en el personaje de la jueza y sus problemas de visión. Lo segundo, más importante, ver cómo Alicia le dice a Kalinda que le gustaría intentar que su amistad fuese como la de antes, olvidando así que la segunda se acostó con el marido de la primera, aunque le vaya a ser difícil. Veremos como sigue.

Así que así sigue The Good Wife, sin buscar la continuidad en los episodios pues ya está asentada en el esquema que tan bien funciona de limitar la trama central para centrarnos en el caso del capítulo y, sobre todo, en la forma en la que este afecta a los personajes. Veremos si sigue funcionando como hasta ahora.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review The Good Wife: Glove Comes Off
4 (80%) 2 votes

Categorías: Reviews The Good Wife Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »