Review The Good Wife: Driven

TheGoodWife7x07_4

Después de descubrir la semana pasada que Peter amañó las elecciones, esperábamos una hecatombe electoral de proporciones desorbitadas. Sin embargo, Driven ha sido un capítulo inusualmente tranquilo. Sin escándalo electoral, ni escarnio público, nada. No sabemos si se debe a que Eli ha conseguido contener la noticia o a que sencillamente The Good Wife se ha vuelto más teatral, y estamos ante la calma que precede a la tempestad. Lo que está claro es que para conocer el futuro de los Florrick, tendremos que esperar un capítulo más.

Desde que fuera despedida de Florrick & Agos & Lockhard, Alicia ha experimentado una serie de cambios que la han convertido en una “nueva Alicia”. No es la primera vez que sucede, pero sí parece la definitiva, o al menos la más consciente.

En nuestra sociedad es muy común escuchar la muletilla “es que yo soy así” para justificar cualquier acción sujeta a crítica o reproche. Una forma fácil de eludir la responsabilidad, y achacar a un supuesto determinismo biólogico la culpabilidad de todos nuestros errores. Cada ser humano nace con unas caracterísiticas propias, que podrá potenciar o rechazar en función de sus experiencias vitales y la educación recibida. El ser humano nace, pero sobre todo se hace. Por eso, en lugar de autoengañarnos o ponernos a la defensiva, deberíamos hacer autocrítica. No sólo para identificar los rasgos que no nos gustan de nuestra personalidad y poder cambiarlos, sino para despojarnos de todas aquellas reliquias que hemos ido incoporando inconscientemente durante los años, y que de haber tenido la oportunidad, no habríamos elegido.

Desde que comenzó la temporada Alicia está más tranquila, despreocupada del qué dirán. Ser jefa de un pequeño bufete la ha liberado de la contínua desconfianza y la despiadada ambición de las grandes firmas, y le ha dado independencia y serenidad. La felicidad versus el dinero. Cada vez pisa más fuerte y está más segura de sí misma, como le demuestra a Louis Canning, devolviéndole con un Watch it! su metáfora de Kundera. Y nos encanta. Sin embargo nuestro temor es que el cambio de Alicia en el fondo no se deba a una autocrítica de su propia personalidad, sino a un efecto rebote de la imagen que la sociedad tiene de ella.

TheGoodWife7x07_3

Pasarse de un extremo a otro no es la mejor forma de evolucionar. Ni tener sexo casual con Peter la mejor forma de protestar contra la falsa estampa de la familia feliz. Criticar la institución del matrimonio no consiste en defender el sexo sin amor, sino en demostrar a la opinión pública que el amor no es sumisión ni penitencia, y que el divorcio es la libertad de por fin poder decir no cuando la otra parte no cumple los compromisos adquiridos.

La sociedad en que vivimos es una jungla donde por desgracia quien es bueno es considerado presa fácil para el depredador. Sin embargo, la solución no es convertirse también en depredador, sino ganar en asertividad y defender los derechos con firmeza, sin perder la propia esencia. En definitiva, y como se dice popularmente: ser bueno, pero no ser tonto. Esperemos que Alicia no caiga en la trampa, y conserve los valores éticos que la han caracterizado hasta el momento.

Aunque todo parecía indicar que la venganza de Alicia se consumaría gracias a Eli, su incoporación a la Junta Electoral de Chicago, que Frank Landau le prometió y de la que ya ni nos acordábamos, abre un nuevo abanico de posibilidades. Si extrapolamos la función de este organismo a nuestro país estaríamos hablando de la Junta Electoral Central, encargada de “velar por la transparencia y objetividad del proceso electoral”. Clavadito. Seis señores corruptos, y con claros intereses partidistas, debatiendo el futuro contrato de las máquinas que amañaron las últimas elecciones. Democracia en estado puro.

TheGoodWife7x07_2

En este escenario la venganza contra Frank Landau está prácticamente servida. Pero cómo la ejecute Alicia marcará la diferencia. En un escenario en que los bandos no se definen por buenos y malos, sino por el menor de los males, la decisión es simple: mantener el orden establecido o acabar con él de una vez por todas. Alicia tendrá que elegir entre aprovecharse de la corrupción de la Junta en su propio benificio o iniciar una revolución que destape el soborno y el cohecho en el sistema electoral. De nuevo, una declaración de principios para Alicia.

Como tema de actualidad esta semana, The Good Wife nos presenta “el coche eléctrico que se conduce solo”, en relación, suponemos, a las pruebas realizadas por Google y su coche sin conductor. Una noticia poco conocida, al menos en nuestro país, pero que plantea cuestiones interesantes sobre el ser humano.

Siguiendo los resultados del Google Car, la serie reflexiona sobre cómo los accidentes de un coche autónomo se producen paradójicamente por ser demasiado seguro. La excesiva rigidez de estos sistemas para seguir la norma choca con la libre interpretación de los conductores, generando problemas en la carretera. Con el fin de evitar posibles accidentes, el coche ha de aprender a conducir peor y con más agresividad para adaptarse a los hábitos de los conductores, y así ser más seguro. Igualar a la baja en lugar de mejorar la conducción. Curioso.

Sin embargo todo depende de lo que consideremos cómo error. ¿El hecho o el motivo? ¿Violar una norma por egoísmo o para evitar un peligro? En este contexto, el factor humano, causante de muchos accidentes por su irresponsabilidad e individualismo, también podría ser la solución a problemas que requieran del ingenio y la empatía.

TheGoodWife7x07

Cualquier tema que introduzca la sustitución del ser humano por tecnología lleva siempre aciado el planteamiento de los límites de la inteligencia artificial. Ceder el control a la tecnología es un miedo arcaico del ser humano, que se ha ido materializando en la ciencia ficción como la rebelión de la máquina contra el hombre. Un temor bajo el cual subyace el debate moral sobre qué nos hace humanos.

Actualmente podríamos contestar a esa pregunta apelando a la “consciencia de ser”, tanto física como trascendente en el tiempo. El ser humano como conocedor de su propia existencia, un contínuo en el tiempo, ligado a un pasado y unos recuerdos, y a la aceptación de la transitoriedad y fugacidad de la vida. Una definición que no respondería a un hipotético futuro, como por ejemplo el de Blade Runner, Inteligencia artifical, o más recientemente Ex Machina, donde las diferencias entre un androide consciente de sí mismo y capaz de generar emociones, y un ser humano, prácticamente desaparecerían.

Sin embargo, considerar al otro como igual, significa renunciar a los beneficios de una sociedad jerarquizada, y eso no es tan fáci. A lo largo de la historia, la dominación no sólo ha servido para cubrir las necesidades más narcisistas de los hombres, sino para obtener privilegios a costa de los derechos de los demás: ya sea de la naturaleza, las mujeres u otros hombres de diferente color o religión. ¿Cómo iba a ser distinto para un robot cuya única razón de existencia es el propio ser humano?

Disertaciones futuristas aparte, el capítulo termina con la incertidumbre de saber no sólo que ocurrirá con Peter, sino qué camino tomará Alicia. Y con el inminente estreno de la nueva película de Stars Wars la pregunta nos viene al pelo: ¿se pasará Alicia al lado oscuro?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Good Wife: Driven
4.5 (90%) 2 votes

Categorías: Reviews The Good Wife Etiquetas: , , ,

3 comentarios

  1. Anónimo

    Arriesgas en la reseña una serie opiniones muy personales. El problema de esta serie es que se repite siempre por el mismo lado: Hace capítulos que Alicia tenía que haberse cepillado a su investigador. Follar es muy sano, con o sin amor (mejor sin amor). Ya tuvimos que aguantar la temporada pasada el tonteo infantil con el caraculo de Polmar, Pomar o como diantres se llamara. Y ahora va por el mismo camino con el investigador: miraditas, invitaciones a tomar una copa de vino, etc. Y la verdad: yo ya no estoy pa’ hostias. Con perdón.
    Y mejor me callo porque empiezo a hablar también de la hija y de para cuándo lo deja. ¿Para el día de su boda?
    La serie está cayendo en la falsedad, la ridiculez y la repetición.

  2. Completamente de acuerdo. Esta serie que nos encantó cuando trataba de abogados, leyes y casos, está cayendo en el absurdo más absoluto. Los casos son ridículos y poco trabajados, no se sabe muy bien a qué se dedican, están estirando el chicle de la política, el gobernador, los comicios, eli gold…sin ningún sentido, solo para prepararnos que Alicia se presentará a presidenta o senadora. Y los miembros que quedan del despacho original, deambulan sin sentido ni lógica por escenas insustanciales ¿que fue del estupendo Cary Agos que era ayudante del fiscal??¿¿o de la magnifica Diana??¿¿del espíritu de Will?? La serie se ha vuelto una mofa de sí misma

¡Únete a nuestra comunidad!

Responder a Anónimo Cancelar respuesta