Review The Following: Pilot

following1

Hype. Creo que si hubiera que escoger una palabra que acompañara el recorrido que The Following ha tenido en nuestras memorias sería esa. Actores reconocidos, una premisa interesante, unos trailers más que prometedores… y unos estrenos de otoño que, reconozcámoslo, no pasarán a los anales de la historia de las series. Mucho jugaba a favor de esta serie, pero justo por eso creo que todos andábamos con la mosca detrás de la oreja, miedo a que todas esas expectativas quedaran en nada. De momento, creo que la acogida general del piloto ha sido bastante buena. ¿Te vienes a comentarlo?

2002. Joe Carroll, brillante profesor de literatura, casado, esperando un hijo. Encantador, atrayente, seguro que siempre saludaba a sus vecinos. Y que después del fracaso de su libro, decide matar a catorce chicas como forma de expresar su arte. Alegría. 10 años después, y con una facilidad insultante, el amigo Carroll se carga a cinco guardas de su prisión de Viriginia y se fuga casi sin ningún tipo de esfuerzo.

Y llegados a este punto, who’re you gonna call? Pues tenemos a alguien mejor que los Cazafantasmas: Ryan Hardy, aka Kevin Bacon, el hombre cuyo apellido incita al desayuno. ¿Y quién es este tal Hardy? Pues el típico poli bueno algo (bastante) machacado, que hizo sonar la campana cuando fue el único que pudo atrapar a Carroll hace diez años, y cuya vida no ha parecido remontar desde entonces.

Hay algo roto en él: lo dice ese liquido transparente que llena su botella de agua, ese marcapasos que se le nota en el pecho, y lo poco que tarda en decir “sí” cuando le piden que sea asesor en el caso Carroll. Que para algo escribió un libro sobre él.

following2

Así que aquí tenemos a nuestro héroe, un tipo con el que empatizamos casi desde el primer momento porque hemos visto variantes de él en un millón de películas antes. Quizás es uno de los puntos flojos que le he visto al Piloto: mientras que Carroll se gana nuestro interés casi sin necesidad de salir en pantalla, en el bando de los polis, de momento, no hay mucho que rascar.

Tenemos al poli buenísimo obligado a retirarse, a la chica dura, al musculitos, y al chico algo nerd y fan de Hardy. Francamente, ni me he quedado con sus nombres. Pero vamos, que solo llevamos un capítulo, ya habrá tiempo de desarrollar estos personajes, aunque es verdad que los secundarios han quedado algo desdibujados a cambio de que la trama no decaiga.

Porque la verdad es que el ritmo ha sido envidiable. Una vez que Carroll está fuera, el siguiente paso ha sido contactar con dos mujeres: su ex-esposa,  Claire; y la chica a la que no consiguió matar la última vez, Shannon Sarah.

La primera parece una mujer fuerte, que ha vivido con el hecho de que su marido es un asesino en serie mientras criaba al hijo de ambos. Y que, en cuanto cruza una miradita con Hardy, sabemos que aquí hubo rollo. Eso de liarse con la mujer del asesino al que estás persiguiendo tiene un aire retorcido que me encanta.  Ella es la que abre los ojos a Hardy cuando se encuentran sobre cuál va a ser el siguiente paso de Carroll.

following3

Porque nos han dicho desde el primer momento que Joe Carroll, por encima de todas las cosas, es un artista. Un romántico, un hombre cuya vida se ve guiada por el amor, la muerte, y la belleza. Y que no puede resistirse a superar a Edgar Allan Poe, su ídolo, y finiquitar su obra inacabada. Y se llama Sarah Fuller.

Esta chica ha vivido 10 años aterrorizada por el recuerdo de ese profesor suyo que mató a su amiga delante de sus narices y le clavó un cuchillo en el pecho, listo para arrancarle los ojos. Fue gracias a Hardy, que estaba allí antes de que empujara suficientemente aquel cuchillo hacia su arteria esplénica, que sigue viva y en relativa calma.

following5

Pero de poco han servido todos los polis que han colocado por su casa, porque no han contado con que Carroll no encandila solo cara a cara, si no que lleva años utilizando internet para crearse una legión de fans dispuestos a hacer cualquier cosa por él. Algo así como Charles Manson con cuenta de Twitter. Y creo que aquí puede estar uno de los puntos más interesantes en una trama algo manida: esta secta, esta admiración irrefutable por su líder, Joe Carroll, y que seguro que conseguirá sorprendernos por el nivel que alcanzan sus redes. Al menos en este episodio lo han conseguido.

El momento de la chica cuyo cuerpo estaba pintado con frases de Poe y que, sin dudar se ha clavado un cuchillo en el ojo, me ha impactado pero me ha gustado. Y la cosa no acaba ahí, porque además tenemos a un guardia influenciable que en su tiempo libre diseca perritos (esto es un golpe bajo y todos los sabemos…), una pareja gay que en realidad no lo son, y hasta la niñera del pequeño Joey Carroll. Groupies, los llaman. Peones, diría yo, peones que Carroll ha ido colocando inteligentemente durante años, preparados para atacar y sacrificarse cuando su rey se lo ordene.

following4

Gracias a estos groupies, se han llevado a la pobre Sarah al encuentro con su peor pesadilla. Y aunque Hardy, que es muy listo, descubra en seguida dónde están, ya es demasiado tarde. La chica está colgada del techo y con sus catorce músculos oculares disecados. La espinita que Carroll había tenido clavada durante diez años, que a la vez era lo único verdaderamente “bueno” que había conseguido Hardy. Y cuando parece que la cosa está a punto de acabar, va Carroll y grita que se entrega, que se rinde. Que vuelve a la cárcel. Y creo que ninguno tenemos ninguna duda en que esto es exclusivamente porque es donde él quiere estar.

Llegamos al final, en mi opinión a la mejor escena del episodio: el encuentro Hardy-Carroll en la cárcel a ritmo de Marilyn Manson, y en la que se intuye una química entre los personajes que puede dar mucho juego. Brutal el discurso final de Carroll, esa pantomima en la que él es el escritor y los demás son personajes a su total disposición.

following7

Y aquí tenemos todos los elementos para el que puede ser un muy buen libro: el héroe torturado, el malo malísimo carismático, la mujer que comparten ambos y a la que veremos más ahora que se han llevado a su hijo, las (aún no sabemos cuántas) personas dispuestas a hacer lo que sea por su líder, y un contexto en el que se mezclan sin titubear referencias a Poe y a Scream. Y lo mejor de todo: esto sólo ha sido el prólogo.

El primer mandamiento de la religión seriéfila (?) debería ser No juzgarás a una serie por su piloto. Por eso, aunque este episodio ha sido muy bueno, creo que aún no debemos ni tachar la serie ni considerarla la próxima maravilla. Dejemos que la historia nos seduzca y nos gane a su merecido tiempo, como hacen las buenas historias.

Ahora vosotros. ¿Vais a continuar con la serie? ¿O va a ser un Never MoreMe encantará saber vuestras opiniones…

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review The Following: Pilot
4.3 (86.12%) 121 votes

Categorías: Reviews The Following Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »