Review The Expanse: The Weeping Somnambulist

Pocos son capaces de entender la inmensidad del espacio. La mente humana no está preparada para concebir la inabarcable dimensión espacial o temporal del universo, que por otro lado está formado por prácticamente nada, vacío. ¿Cómo podemos entonces esperar entender la existencia de vida más allá de sus confines, sino es a través de una simple aproximación como la ecuación de Drake? Ah, pero que no entendamos algo no lo hace menos cierto. El espacio está ahí, como también esas extrañas lecturas que vienen de Venus… Y algo tan insondable para unos, como la política, es para Avasarala tan fácil, como para el misterioso sexto hombre andar sin traje por la superficie de Ganimedes. Volvemos a The Expanse, ¡y de qué manera! Tras un minuto de silencio, vamos a repasar este nuevo capítulo.

Que Eros lo cambió todo es muy cierto, y en esta entrega vemos como los protagonistas de la historia siguen su estela de una u otra forma. Un camino azulado que lleva directo a Venus y a Ganimedes. Por un lado, tenemos a los tripulantes de la Rocinante que han decidido que llevar su propia nave a la estación del satélite iba a ser demasiado sospechoso. Por eso abordan la Sonámbulo llorón, una nave nombrada por algún hecho histórico que desconocemos de momento, es tripulada por el matrimonio formado por Santichai y Melissa. Aunque aprovechan los uniformes de militar Marcianos de la Roci, acaban reconociendo la cara de Holden (¡recordad a la Cant!), y tienen que desvelar su plan.

Ninguno de los tripulantes de la Sonámbulo parece convencidos, tampoco Prax. El guía Ganimedano descubre tras grabar un emotivo mensaje para dar el pésame a la familia de su amiga, que no tiene permisos para enviarlo. Sintiéndose como un prisionero, utilizado como la pareja de la Sonámbulo, demanda respuestas lo que acaba con una revelación por su parte. Parece que su hija tenía una enfermedad genética que el Dr. Strickland estaba tratando, pero ahora que sabemos que el doctor estaba inmerso en otros asuntos… ¿qué relación tendrá esta enfermedad con la protomolécula?

Con ganas de saber más, deciden que mientras que Alex esconde a la Roci al amparo de una de las lunas de Júpiter, los demás van hacia la estación. Pero al desembarcar, se cruzan con unos piratas que van en dirección a la nave. La pareja no está de suerte, y esta vez unos indeseables también quieren hacerse con la Sonámbulo, aunque nuestros protagonistas interfieren. No diré afortunadamente ya que el marido muere en el fuego cruzado. Otra víctima inocente que Hoden suma en su conciencia, y la gota que colma la paciencia de la dueña de la nave que les echa a patadas. Parece que al final tendrán que optar por el plan B, ¿Alex?

Y pasamos de la acción a la conspiración. Draper llega a la Tierra, desafiante, pero decidida a cumplir su deber. Sin gafas, y soportando todo el peso de la situación. Allí se celebra una íntima cumbre para intentar poner hechos en común y mejorar así las relaciones entre las dos potencias sistemasolares. La tensión es palpable, sin embargo, y como muestra de buena voluntad los marcianos han llevado a la única superviviente del ataque a Ganímedes para que sea interrogada por sus análogos. Con lo que no cuentan en Marte es con que Avasarala es una especialista en interrogatorios, y que ya tiene la mosca azul detrás de la oreja. Draper cuenta esa nueva versión oficial dónde se pusieron nerviosos y atacaron sin previa orden, lo que desencadenó la batalla orbital que eventualmente destruiría la estación al caer los espejos. Ahí sale a escena el terrestre convertido, Tavis, el soldado que aguantaba las mofas del resto del pelotón por su origen; pero que consiguió ganarse el favor de todos. El pobre diablo es el cabeza de turco oficial.

Es una explicación demasiado conveniente, eso es algo claro, que Christjen no va a dejar pasar. A pesar de las recomendaciones de Errinwright. El trato que mantiene una reparación conjunta para devolver ese recurso indispensable para ambas potencias se interrumpe cuando la mujer solicita volver a interrogar a la soldado. Con sus artes consigue que por un momento se desvíe, y nombre al sexto hombre, ese que iba sin traje y al que disparaban los azu… los marines de la Naciones Unidas. Pero cuando creemos que lo va a confesar todo, la orden de su superior de contestar “como le han instruido” la devuelve a la versión original. Pero las palabras dichas no pueden desdecirse. Y si Avasarala ha conseguido sonsacar la verdad a pesar de Errinwright y los de la MCR, también lo hará de Venus… con su hombre infiltrado en la Arbogast.

La nave de reconocimiento científica está acercándose al lugar de impacto de Eros, aunque su densa atmósfera dificulta su localización. Durante el viaje, queda patente la diferente forma de ver el mundo del coronel Janus y el Dr. Iturbi. Mientras que el segundo se liga a una tripulante y mantiene su teoría de que en Eros había algo extrasolar, Janus envía un mensaje en que asegura que cualquier interferencia con su misión será entendida como un acto de guerra, y que Eros no era sino un arma militar proveniente de Marte. Pero las lecturas solo tienen una interpretación. Hay materia orgánica en el cráter. En unas condiciones que derretirían el plomo parece que algo sobrevivió al impacto. Algo… o alguien.

Soberbio de nuevo este capítulo que pivota perfectamente entre estos tres ejes tan marcados, pero a la vez tan complementarios y bien planteados. Draper se ha lucido de nuevo, pudiendo apreciar durante todo el capítulo su molestia ante las condiciones ambientales de la Tierra que continuamente desafía, como si la luz y la gravedad no fueran más que otro ataque del planeta al que debe plantar cara. También ante las condiciones que le exigen sus superiores, llevando esa medalla que cree no merecer y manchando el nombre de sus compañeros caídos (siendo el honor tan importante para ellos). Amos y Alex también han brillado, con ese guiño en que vemos esa lasaña de la amistad, y ofreciendo un poco de desahogo amigable entre toda la tensión. Como el emotivo momento protagonizado por Prax y su adiós a Doris. Y la mas brillante del capítulo, Avasarala, nos regala no solo ese puñetazo en la mesa que contrasta con su perfecta diplomacia en otras ocasiones, sino con un contexto sobre la situación actual de la Tierra y su renta básica muy bien incluido.

La verosimilitud de The Expanse no se limita a los hechos científicos, sino que se plasma a la perfección temas como la tensión internacional, los sentimientos humanos, y conflictos internos en cada uno de sus personajes. Incluso en los más secundarios. A mí me tiene muy intrigado Errinwright, ya que no debe tramar nada bueno y dudamos que haya perdido contacto con Mao aunque sus últimas reuniones conocidas no fueran en los mejores términos. No puedo esperar a saber que hay en ese inmenso cráter que le da aspecto a Venus de Estrella de la Muerte. Esperemos que esto no sea un augurio, y si lo es, que sea uno bueno. Dentro de no mucho tiempo, en una galaxia muy muy cercana…

Nota del autor
4.6
Vuestra nota
Review The Expanse: The Weeping Somnambulist
4.7 (93.33%) 3 votes

Categorías: Reviews The Expanse Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. Josephus

    Pasarme lo mismamente cuando me voyme al Alcampo. No abarcarse las dimensiones gigantinas de esta grande superfícide y no soy capaz de encontrarme las maquinillas de rasurarme los parietales. No me extrañarme las lecturas acaloradas venusenses porque lo de Julie y yo es un no pararse ¡Y el niñiato me llamarme “bwelo”! Tendría que vérseme. Jum, me he percatádome de que en Expanse no hay intiligencia artificiosa pero no por ello déjanse de habersen roboces: Amos Burton (Bruton) es un poco roboz con eso de no tenerse sentimentalidad. Un roboz castrense y sin las leyes de Asimov aunque un roboz.

    Janus: Dios de las puertas invocado al iniciarse una guerra.

    (El hecho es que hay un ‘hecha’ que habría que darle con un hacha).

    • Interesante lo de Janus! De hecho hay también una luna de Saturno nombrada sobre esa deidad. Ahora me pregunto el significado de que el otro científico tenga apellido vasco (o valenciano, no sé) XD

      Amos es Bruton de verdad, pero no nos engañemos. No es solo músculo, ni un robot, ni un gólem. Es un personaje muy complejo, y alguna vez sabremos su verdadero pasado y que pasa por esa cabezota que tiene.

      (Gracias por el apunte con el “hecha”, pero mira cuando sale la review… la hice un poco con prisas. Corregido 😉 ). Hoy habemus nueva review. Nos vemos pronto Josephus!

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »