Review the Expanse: Cascade

Biodiversidad es un término que puede que a muchos os suene a new age, pero que define uno de los pilares de la ecología. Un ecosistema no necesita únicamente estar formado por las especies mejor adaptadas, sino estar dotado de aquellas que sean capaces de sobrevivir mejor ante distintos cambios ambientales. Y esta capacidad se vuelve más vital cuando nos encontramos en un ecosistema aislado, en una cúpula, sobre un satélite galileano. Prax sabe bien que al igual que los extensos monocultivos terrestres sucumben fácilmente a sequias y plagas, en la estación de Ganimedes un desequilibrio puede desencadenar un efecto cascada que acabe con todo. ¿Podría la protomolécula desatar algo similar en el precario ecosistema de nuestro sistema solar? Teorizamos tras el salto… ¿evolutivo?

En este episodio se continúan directamente los sucesos acontecido en la Tierra y Ganimedes en el anterior (nos olvidamos de Venus, por el momento). Por un lado, tenemos a los de la Rocinante que siguen en su búsqueda por la estación en ruinas. Tras comprobar que ni el Dr. Strickland, ni Mei (la hija de Prax) están en el registro de fallecidos, persisten en su búsqueda en el antiguo lugar de trabajo del botánico. Ni los trabajadores ni los supervivientes parecen dar señales de los síntomas que observaron de primera mano en Eros. Sus peores sospechas pueden haber sido solo eso, sospechas; o puede que aún no haya empezado, como apunta Holden. Aunque Prax si detecta que las plantas están enfermas por un mal riego. De una forma u otra, la estación está condenada.

La devastación no solo se limita a las instalaciones o las enfermizas plantas que se salvaron de la catástrofe, sino a los propios supervivientes. Un compañero de Prax parece desestabilizado, y su primera reacción es culparle por desaparecer, por haber perdido también a su hija. Por suerte, el científico ha hecho buenas migas con Amos, y da la cara por él. Del pobre diablo sacan en claro que Roma, un oportunista, intercambia suministros (pollo enlatado concretamente) por información. Él mismo lo había intentado, pero no contaba con alguien que le montara el pollo (perdón) como Amos.

Chicas obligadas a prostituirse, hombres que se aprovechan de los débiles. Con lo poco que conocemos sobre el trasfondo del misterioso terrestre no es de extrañar que esa combinación fuera lo que desatara un ataque de rabia que casi acaba con Roma. Lo que si nos sorprende más es la actitud permisiva del cada vez más oscuro Holden, al que Naomi le va a tener que recordar cada vez más como fue antes de todo esto. Prax también esta horrorizado, aún duda si se ha juntado con la gente adecuada. Pero el lenguaje de los puños se hace de entender mejor que el Belter creole (el criollo cinturoniano), y Roma les acaba mostrando como el doctor y la pequeña Mei pasaron a la parte más antigua de la estación, sin monitorizar, antes del altercado. Aunque en su espera Alex escucha como la MCRN cierra el “espacio aéreo” del satélite complicando sus posibilidades de escapar, parece que de momento los de la Roci tienen un nuevo destino.

Y en la Tierra hay alguien que también tiene claro cuál será su próxima parada: el océano. No cabe duda que viajar es la mejor manera de abrir tu mente, de perder prejuicios. A pesar de la negativa de su superior, Draper está determinada a aprovechar la que quizás sea su última oportunidad de presenciar algo que no será capaz de ver en su tiempo de vida en Marte. Para una militar de su calibre esa habitación no es un impedimento y consigue escapar haciendo uso de su insignia como herramienta, de manera bastante simbólica. Tras la accidentada huida descubre como la vida en la Tierra es bastante miserable, y la mayoría de los ciudadanos son poco más que indigentes. Nos resulta terriblemente familiar como alguien con gran formación pueda ser incapaz de conseguir un trabajo. Finalmente alcanza la costa a través de un desagüe. Esa enorme masa de agua de la que ni su contaminación consigue arrebatarle su magnificencia. “Lo habéis dado por sentado”, le incrimina a Avasarala, con quien se encuentra al poco de llegar.

Una reunión de las dos mujeres que posiblemente cuenten con más poder del sistema solar. Porque el conocimiento es poder (y bueno, el poder es poder, como diría Cersei). La subsecretaria no ha perdido el tiempo desde su último encuentro, a diferencia de los marcianos ella si ha creído que lo que vio Draper en Ganimedes era real. Al igual que Errinwright. Ya os comentaba como me intrigaba el otro subsecretario, y al fin sabemos que pasaba por su cabeza. Con Eros pudo confirmar que Mao no era un aliado fiel, y que le había estado utilizando mientras era útil. Ahora conoce la verdadera escala del peligro que representa esa nueva arma, y sabe que es muy probable que haya continuado esos planes con un nuevo socio: el enemigo. ¿pero pueden permitirse tener enemigos cuando la humanidad se esta enfrentando a la extinción? Errinwright confiesa; a sabiendas de las repercusiones, a sabiendas de que Avasarala conocía esto pero le es más útil en su peusto que en la cárcel, a sabiendas de que el hombre que camina sin traje espacial por Ganimedes no está solo en la cabeza de Draper.

La información sobre el proyecto “Caliban” que le entrega Errinwright muestra algo muy similar a ese sexto hombre. Si los sacrificios de Eros fueron una fase de ese plan, Draper y sus compañeros fueron otra ofrenda planeada por el mismo hombre que ofreció a su propia hija a la deidad azulada. Y ahora ya no trabaja aprovechándose de las Naciones Unidas, sus nuevos cómplices serían la MCR… Algo nada fácil de aceptar por la militar, aunque sabemos que las palabras de Avasarala resonaran en su cabeza. Esperamos que esta no sea la última vez que tengan una conversación, rezamos para que su cooperación supere al odio entre adversarios. El final se acerca, al menos de la temporada, y grandes cosas están aún por pasar.

Si las primeras dos temporadas de The Expanse están basadas en la novela “El despertar del Leviatán”, el segundo libro recibe el nombre de “Las guerras Caliban”. Creo que tengo poco más que decir. “Cascade” funciona junto con “The Weeping Somnambulist“ como un todo, dos horas de una transición hacia algo que sabemos será muy grande. Puede que volvamos en el próximo capituloa esas tremendas dosis de acción a las que nos acostumbró el principio de esta temporada o el final de la anterior, puede que haga falta un poco más… pero al igual que Draper, estamos aprendiendo mucho en este viaje. Asistimos a un perfecto desarrollo de personajes y estos momentos son necesarios antes de desembocar en el turbulento mar de la finale, ya que a pesar de la ausencia de Josephus continuamos con una investigación por varios frentes. ¿Cuál será el próximo descubrimiento?, ¿qué habrá en la parte antigua de la estación de Ganimedes?, ¿Encontrarán los de la Roci lo que buscan, o puede que algo más?, ¿recibirán castigo Draper y Errinwright por sus actos?, y lo que más nos intriga ¿qué demonios pasa en Venus y dónde está Mao?

Nota del autor
4.3
Vuestra nota
Review the Expanse: Cascade
4.5 (90%) 4 votes

Categorías: Reviews The Expanse Etiquetas: , , ,

6 comentarios

  1. Carlos

    Desde niño me fascino la opera espacial, leí novelas del espacio como los mas leían de vaqueros y de guerra, con esto dejo claro que me encanta la serie y mas con los efectos que tiene. Pero por muy descansado que este y la vea en horario diurno me duermo, termino retornando y avanzando porque no quiero perderme nada.
    Me gustaría tener opiniones al respecto, algo le falta a esta interesante historia y no acabo de definirlo.

    • Pues es curioso lo que comentas. A mi es algo que me asa con otras series pero no con esta (igual porque tengo que estar más atento para su review…). Pero para comentarte algo al respecto, creo que un problema puede ser que al basarse en libros hay muchas partes que aunque explican, nos puede costar entender a la primera y acabamos desconectando. Por otro lado no deja de ser una serie de Syfy… con presupuesto de Syfy, y eso se nota.

    • Anónimo

      Pues a mí la verdad me tiene enganchado enganchado… me hoce la primera temporada y media segunda en dos semanas, y ahora odio las esperas. También es cierto que yo no me duermo ni viendo quantico con mi mujer XD

  2. Josephus

    Vaya terrícolas. Escribes un par de comentarios en cinturoniano y dejan de publicártelos. Os merecéis a los marcianos.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »