Review The Event: Protect Them from the Truth

Después de tres episodios creo que podemos definir The Event como una serie de acción. Tiroteos, persecuciones y explosiones se mezclan con esa confusa conspiración cuyos tentáculos parecen no tener fronteras, ni físicas ni morales. Sigo cuestionándome si The Event me está vendiendo humo o me va a sorprender con una historia increíble. Y aunque cada vez estoy más seguro de la primera opción, no puedo negar que me lo estoy pasando bastante bien viendo la serie…

Protect Them from the Truth arranca con uno de esos inútiles saltos temporales a los que hacía referencia en el episodio anterior. Sean Walker, al que habíamos dejado esposado en un coche de policía, se ha hecho con el control del vehículo y tiene retenida a la Agente Collier en un motel. La narración rompe su linealidad para viajar al pasado la friolera de dos horas, justo al momento en que Sean se hace con el control de la situación. En este cambio de dirección interviene la suerte y un crossover: la furgoneta de Jesse Pinkman y Walter White se estrella contra el coche de policía, permitiendo la fuga del protagonista.

Yeah Mr. White! Yeah, Science!Yeah Mr. White! Yeah, Science!

Pido perdón por hablar de Breaking Bad porque cada vez que la menciono todos recordamos que la mejor serie de la tele (junto a Dexter) no vuelve hasta julio de 2011. ¿Por qué lo he vuelto a decir? Venga, ahora a ver quién escribe una review con estos ánimos…

Más caña a la catarata de tópicos mostrados por The Event en sus primeros minutos: explosión peliculera un segundo después de que huya Sean, policía atada a la cama que llama a sus compañeros cogiendo la maleta con los pies (importante poner cara de dolor) y protagonista que sabe de ordenadores y descifra passwords por las fotos. Celebro que no fueran imágenes de perros, había llegado a pensar que los americanos habían exterminado a todos los gatos domésticos del país. La señora Collier tiene un gatito, pero también acceso a la base de datos del FBI. Y esa es la llave para desenmascarar a Vicky Roberts, la chica que no sabía nadar en el primer episodio y que ahora reparte galletas y tiros como si fuera John McClane.

He llegado a la conclusión de que voy a mantener una relación de amor-odio con The Event. Veo sus topicazos e intuyo los movimientos de la mayoría de personajes (y eso que soy bastante torpe), pero me atrapa. Se me pasan volando los 42 minutos de cada episodio, en parte porque la serie tiene buen ritmo, eso ya lo hemos comentado, en parte porque es inteligente generando expectativas. Puede que no pase nada. De hecho, lo más probable es que no pase nada hasta el final. Pero ahí estoy yo con mi expresión de interés, que viene a ser, ya que hoy la cosa va de gatitos, algo así.

Protect Them from the Truth, y posiblemente toda la serie, se sostiene sobre dos columnas: Sean Walker, líder de los sublevados que lucha por destapar la conspiración bajo el noble propósito de rescatar a Leila; y Sophia, supuesta líder de la conspiración que lleva 66 años callando. A su alrededor, satélites más (Blake Sterling) o menos (Presidente Elias) atractivos que jugarán un papel determinado hacia un lado u otro. Por ahora da la sensación de que Sean está intentando tirar un edificio soplando con una pajita, pero su identidad ya ha llegado a manos de Sterling, así que es cuestión de tiempo que el gobierno colabore en el asunto.

Los alias de Vicky RobertsLos alias de Vicky Roberts

Por ahora, Sean sigue corriendo. Se ha colado en las oficinas del FBI para demostrarle a Collier que la chica que secuestró a su novia tiene múltiples identidades. Collier tenía sus sospechas de que el chico muy loco no estaba, por aquello de que le salvó la vida, y lo ha confirmado cuando varios señores con traje (sospecha siempre de alguien que usa traje) han llegado al FBI para trasladar a Sean y se han liado a tiros con el personal. Uno de ellos, por cierto, era el vecino pacífico de Dexter, Elliot, en el segundo crossover involuntario del episodio. Sean escapa con la agente, primer paso para que el chico que cuenta historias de marcianos gane algo de credibilidad. Si lo dice uno, puede que esté loco, si lo dicen dos, puede que estén compinchados; si lo dicen tres, escucha.

A todo esto, Vicky Roberts sigue trasladando a Leila hacia algún sitio oscuro. Si no me equivoco, en este 1×03 hemos podido disfrutar de las primeras imágenes en directo de Leila, que a punto han estado de ser también las últimas. Me intriga el papel que juega la bella novia de Sean en todo este asunto. Su secuestro sirvió para presionar al capitán para que pilotara el avión, vale, pero una vez concluyó esa operación, ¿por qué la mantienen con vida? Y una pregunta más gorda: ¿qué relación existe entre los que llevaron a cabo el atentado contra el Presidente Elias y los chicos de Sophia? Puede que sólo sea una excusa para meter a Sean en la historia. O puede que haya algo más que todavía no sabemos…

Blake Sterling imitando a Peter PetrelliBlake Sterling imitando a Peter Petrelli… para cambiar de tema

El gobierno sigue gestionando la crisis como puede: desinformando y ocultando la verdad mientras trata de encontrar respuestas. Esas respuestas están en Innostranka, la base militar que acoge a los 97 seres extraños. Sophia calla, pero si pones un caramelo en la puerta de un colegio, por mucho que tu maestra y tu madre te hayan dicho que nunca cojas nada del suelo, alguno acaba picando. El goloso se llama William y reparte información a cambio de una casa en la playa, dinero, inmunidad y su novia al lado. Llamadme superficial, pero yo habría pedido a Bar Refaeli.

El plan de William funciona a la perfección hasta que aparece su novia en escena. La chica resulta que prefiere ser fiel a su pueblo, o a su raza, o a su planeta, que a su novio. Y lo manda al otro mundo antes de que suelte información peligrosa. Eso es amor. El asesinato es una demostración de unidad y compromiso con un plan que pronto captará el gobierno de los Estados Unidos. Es un mensaje: “no nos vamos a vender ni por dinero, ni por amor, así que pensad en otra cosa”. ¿Tal vez por cerveza ilimitada y el Canal + Liga? A mí me tendrían atado de pies y manos…

La segunda demostración de poder del equipo de Sophia sucede al final del episodio, cuando el pobre militar ve que una de las fallecidas en el accidente de avión empieza a despertarse. Y luego otro. Y otro. Y al final resulta que están todos vivos. O sea que, no sólo somos capaces de hacer desaparecer aviones y de matar a nuestros semejantes por un bien común, sino que podemos jugar con la vida y la muerte. Qué queréis que os diga, a mí me ha encantado este final…

A la de tres, vas a despertar de un sueño profundoA la de tres, vas a despertar de un sueño profundo


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »