Review The Event: I Know Who You Are

11,19: genial. 9,06: lógico. 7,56: controlado. 6,50: peligroso. 6,42: ¿estable? 5,97: preocupante. 5,54: ¿alarma? ¿Sabéis a qué hacen referencia estos números? A las audiencias que acumula The Event, en millones de espectadores, desde I Haven't Told You Everything. Los adjetivos que los acompañan son míos, e intentan trasladar las sensaciones que hemos vivido cada semana. El público americano le está dando la espalda a The Event. Y no creo que sea justo ya que, sin demasiados alardes, cumple con su función de entretener y llamar a la puerta de nuestra curiosidad. ¿Comentamos I Know Who You Are?

Capítulo sencillo y algo (o muy) tópico el que nos ha ofrecido esta semana The Event. En especial, con uno de los pasados que más ganas teníamos de conocer, el de Blake Sterling. El Director de National Intelligence no le confesó al presidente Elias la existencia de un topo en su equipo y en I Know Who You Are todo eso le ha salpicado. A medida que avanzaban las investigaciones, primero hacia el lado de Simon, luego hacia el de Murphy, hemos visitado el pasado de Sterling, marcado por una mujer llamada Laura, tan bella como espía. Pero vayamos por partes.

Habíamos dejado a Simon debajo de un edificio en ruinas y la emoción por saber si seguía vivo o no era mínima. La serie no anda sobrada precisamente de buenos personajes. Simon está vivo. Muy vivo. Y es sospechoso. Muy sospechoso. Murphy, el compañero que le pidió un poquito de sangre para comprobar su condición de terrestre, ha cantado: “Agent Lee is the mole“. Murphy, dejémoslo claro, aparece con una herida en la cabeza y encerrado en un maletero. Con esta información, Blake se sienta a esperar el despertar de Simon mientras encarga una nueva investigación para determinar quién miente y quién dice la verdad en todo este juego. Pero el juego, como le cuentan a Sean en un momento del capítulo, está totalmente manipulado. Por eso, en el minuto 10 de partido Simon no sólo es el topo, sino que es uno de ellos (Blake deduce que no envejece y que no lo ha oído hablar de su pasado), que acabará cantando todo lo que sabe de su gente; y en el minuto 40, el tonto de Murphy se marcha detenido como topo oficial de la investigación. Entre medio, un par de arreglillos de los chicos de Sophia en el hospital y una jugosa conversación en el ascensor entre Thomas y Blake.

Pues parece que se ha arreglado el día...Pues parece que se ha arreglado el día…

I Know Who You Are es un juego de confianzas que sienta en la silla del concursante a Blake Sterling. El director de National Intelligence revive su pasado más cruel mientras busca al traidor. Hace 14 años, Blake tuvo que tomar una decisión comprometida cuando se enteró que su novia Laura era una espía de la inteligencia rusa. Sus superiores lo pusieron a prueba: “mátala y tendrás una laaaarga carrera“. Pero el amor puede más que la razón y que el dinero. Y Blake optó por comprar dos billetes a Buenos Aires, perdonar a su chica por ese pequeño secreto y empezar de cero. Al fin y al cabo, quién no ha salido alguna vez con una espía rusa. A Laura no le convence Buenos Aires (tenía que haber dicho Barcelona) y sale corriendo para encontrar la muerte unos segundos después. Blake asume el asesinato y empieza su meteórica carrera hasta hombre fuerte del presidente. Todos felices y cervecita para celebrarlo. Lástima que, aunque no lo sepan, sea una victoria amarga, ya que el topo sigue entre ellos. Traducción: seguirán dando palos de ciego.

Sean y Leila. Poco avance físico en su historia, aunque parezca extraño para esta serie, pero importantes descubrimientos sobre la investigación. Hemos conocido al jefe de los villanos, el señor Dempsey (Hal Holbrook), un hombre tan, tan, tan viejo que ha sido capaz de generar las primeras teorías (no sólo hablamos de Lost) en la redacción: “yo creo que tiene 300 años, trabaja para los extraterrestres y ha comprado la vida eterna”, Dani dixit. Me voy a quedar con la parte de que “trabaja para los extraterrestres”. Diría más: creo que intentan encubrir a los chicos de Sophia, de ahí que escogieran a Michael para atentar contra el presidente, porque eso suponía matar dos pájaros de un avión. Buchanan y Martinez saben demasiado. Y aún diré más. Cuando conocemos el chalé de Thomas, éste confiesa que ha ganado mucho dinero en bolsa (las matemáticas marcianas son más avanzadas) y que tiene un inversor que le gestiona todos los movimientos económicos. Da la sensación de que ese gestor podría ser Dempsey, ¿no?

Los chicos de Dempsey tienen como nuevo objetivo detener a Sean y Leila, que aparte de buenas piernas y determinación para salvar la vida de Samantha, tienen los archivos de Michael. A la parejita de enamorados no les queda más remedio que creer en Madeline, la periodista conspiranoica. Su búsqueda de respuestas los conducirá a casa del clásico amigo friki que todo americano tiene, el típico tío con tres ordenadores y doce pantallas y una cámara para controlar la entrada de casa. La única pista que obtenemos es que los nombres apuntados en la lista de Michael corresponden a niñas pequeñas y los códigos son números de la seguridad social de empresas tapadera. Y aquí entra en juego mi teoría, que queda un poco desvirtuada con el final del episodio: los villanos están intentando construir familias normales para mezclar a los extraterrestres entre la población. ¿Demasiado sencillo? Por cierto, tengo una copia de la libreta de Michael, a ver si adivinamos algo…

Nombres y códigosNombres y códigos

I Know Who You Are sirve también para que el equipo extraterrestre recupere su jerarquía. Thomas se ha pasado de listo y se ha llevado un buen tortazo de Sophia. Respuesta: “lo siento, madre”. ¿Es literal? ¿Son madre e hijo? ¿O es que todos llaman “madre” a Sophia? En cualquier caso, nos hemos enterado de la motivación real del grupo: quieren abrir un portal para regresar a casa. Por ahora han conseguido mover un avión varios miles de kilómetros, pero no dominan la técnica como para intentar el traslado a su ¿planeta? Y Sophia lanza un mensaje que nos recuerda a Diana y sus Visitantes: “necesitamos materias primas”. Mal lugar para chocar, la Tierra, porque aquí somos profesional en agotar y malgastar recursos. A ver qué les queda…

Por otro lado, hemos descubierto que Samantha sigue viva y recibe de forma periódica unas inyecciones. En principio me parecía un detalle menor, una técnica para dormirla o algo por el estilo, pero al ver el final del capítulo he cerrado la boca, todo hay que decirlo, un poco acojonado:

What the hell?!What the hell?!

Espera, espera… ¿son niñas con cara de vieja? ¿Viejas con cuerpo de niña? ¿Es una escuela para mutantes? ¿Son los hijos ocultos de la Duquesa de Alba? Samantha ha entrado en la escuela de los horrores, un lugar infernal que abre la veda para todo tipo de teorías. ¿Qué te ha parecido I Know Who You Are?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »