Review The Event: Casualties of War

Review The Event: Casualties of War

Toda guerra tiene sus víctimas. Son, en realidad, todos los que mueren con un fusil (soldados) o con una cesta de la compra (civiles) en la mano. O sea, todos los que no visten trajes caros ni beben whisky en vasos culones. Casualties of War refleja esa realidad con una tensa negociación entre el presidente Martínez y Thomas, el líder de los extracomunitarios, que juegan con la vida de centenares de personas mientras el protagonista de la historia, Sean, se juega la suya para rescatar a Leila. ¿Comentamos el 1×05?

Excusa: qué mejor que leer una review de The Event… ¡el mismo día que se publica el capítulo!

No sé si es deformación profesional… o miedo, la cuestión es que el hecho de que NBC haya confirmado la temporada completa para The Event no evita que sigamos mirando de reojo a las audiencias. Los daños colaterales de A Matter of Life and Death ascienden a 80 mil personas, que son las que dejaron la serie entre ese episodio y el de esta semana. 6,42 millones de seguidores son suficientes para afrontar la etapa de consolidación con cierto optimismo.

Y eso que Casualties of War, teniendo en cuenta el desenlace de algunas tramas, podría ser el último capítulo de la temporada. De hecho, hay series que en su último episodio han dejado más incógnitas abiertas que The Event en su quinta jornada. Si las series se organizan en ciclos de varios capítulos, no cabe duda de que el drama de NBC cierra uno tras su quinto episodio. Tanto la historia de Sean y Leila como la de los enfermos/resucitados/infectados llega a su fin en Casualties of War.

Empecemos por Sean. Me gusta de The Event, como me gustaba de Heroes (sí, ¡me gustaban cosas de Heroes!), que las motivaciones de los protagonistas sean humanas. Eso de conquistar el mundo o de poner en jaque a un país está muy bien, pero yo no me trago que un tío como tú o como yo, se vaya a jugar la vida por una extraña conspiración que no comprende. Sean ha estado batallando durante cinco episodios por algo bastante común: el amor. Su objetivo era recuperar a Leila, por la que sí estaba dispuesto a jugarse la vida. Vale, me lo creo, y más viendo a Leila, aunque Sean sea campeón de natación, maratoniano y hacker autodidacta.

La trampa trenzada por Vicky y Carter funciona como el Madrid de Mourinho hasta que entran en juego dos factores: un móvil y una foto. El móvil de Vicky sirve para localizarla, gracias al típico amigo que todo protagonista de serie tiene en el FBI, y la foto sirve para descolocarla y para sumarla a la causa. En uno de los flashbacks descubrimos el primer trabajillo de Vicky para esta compañía. Su misión: entrar en una casa y matar a todo el mundo, incluido un bebé. Ni el ser más sangriento de la tele, que podría ser Dexter, sería capaz de hacer daño a un bebé, así que Vicky decide llevárselo a casa. A espaldas de los jefes, claro. Bad move.

Ese bebé se ha convertido en el inocente hijo de Vicky y en la carta de Sean para recuperar a Leila. Como advertimos en la review de la semana pasada (pie de foto: Algo me dice que esta foto será muy útil), la foto ha sido decisiva para que la morena dispare a sus compañeros en lugar de a los amantes. Al final, los tortolitos sólo han estado cinco episodios separados. Me alegro por el corazón de Sean, que había sacado la banderita blanca de puro cansancio…

Por fin juntosPor fin juntos

Este reencuentro permitirá que Sean pueda centrarse, poque todos tenemos claro que lo hará, en los aspectos más profundos de la conspiración. ¿Por qué lo querían a él? ¿Por qué su vida era tan importante? ¿Cómo puede ayudar al gobierno en todo este asunto? No pinta tan bien el panorama para Vicky, que ha llamado a sus superiores asegurando que Sean había acabado con todos sus compañeros y se ha dado cuenta que su compañero Carter sigue vivo. En ese proceso de Gretchenización (Prison Break) que sufre Vicky, lo más posible es que acabe pasándose al lado bueno.

La otra trama gorda del capítulo es una partida de ajedrez entre Elías Martínez y Thomas. El jefe de los extraterrestres exige la liberación de los 96 de Innostranka a cambio del antídoto para salvar a los inocentes pasajeros del Avias 514, que han entrado en una fase de la infección (?) realmente angustiosa y asquerosa. Elías, por su parte, exige el antídoto si no quiere que Innostranka sufra un involuntario escape de gas que acabe con los 96 inocentes. Lo que os decía al principio, inocentes por un lado, inocentes por otro, y dos tíos trajeados hablando por teléfono y jugando con las vidas de todos.

Lo mejor de esta negociación es ver la cara de Blake Sterling ante la posibilidad de gasear a los retenidos en Alaska. Representa la línea más severa del consejo y apuesta por no negociar con terroristas, una frase que, de tener copyright, habrá hecho millonario a su dueño. A todo esto, Simon el infiltrado trata de negociar con Thomas una rebaja de sus pretensiones, guiado en todo momento por las órdenes de Sophia. Nos han vuelto a mostrar, una semana más, que existen importantes diferencias en la forma de gestionar las relaciones con los humanos (léase americanos) en el seno de los extraterrestres.

La partida acaba en tablas, aunque con ligera ventaja para Elías: Thomas entrega el antídoto a cambio de recuperar a la reina, Sophia. La señora se ha subido al metro 66 años después…

Sophia es libreSophia es libre

Sophia es libre, por lo que está un paso más cerca de tener una conversación importante con Thomas que desvele las intenciones de su gente. ¿Quién tomará el mando de las operaciones? Da la sensación de que Sophia es la líder natural del grupo, pero los 66 años al frente de Thomas y su fuerte carácter invitan a pensar que habrá una pequeña guerra civil. Por cierto, me ha encantado el detalle de que Thomas participara de forma decisiva en el Proyecto Manhattan en el que se desarrolló la bomba atómica. ¿Han participado en otros eventos importantes de la historia del hombre? ¿Hasta qué punto han influido en nuestros avances tecnológicos? Sin duda, un hilo del que hay que tirar…

Si la intención de Casualties of War era generar angustia por el destino de los pasajeros del Avias 514, no supera la prueba. The Event, eso sí, cumple a rajatabla con su promesa de abrir y cerrar misterios cada pocos episodios. La serie ha finiquitado dos tramas serias (Sean-Leila, Sophia-Elias) y necesita ponerse las pilas para que sigamos ahí cada semana. Y ese hilo que comentábamos en el párrafo anterior parece un excelente punto de partida. ¿Qué os ha parecido el 1×05?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »