Review The Event: 1×11 y 1×12

Sólo hay una cosa más complicada que sentarse a escribir sobre una serie que no te gusta: sentarse a ver esa serie. Señores, no me gusta The Event. Me encantaría entretenerme con sus aventuras y sus conspiraciones, pero sucede que he establecido la más preocupante de las relaciones entre espectador y serie: me importa un pimiento lo que le sucedan a sus personajes. Esperaba que tres meses de parón sirvieran para que los guionistas se dieran un golpe en la cabeza, sin dolor ni secuelas, y que de repente contaran historias interesantes, y creo que hay un intento por reconducir la situación, pero cada vez soy más de la teoría de que es imposible volver al camino adecuado cuando has arrancado con diez capítulos más bien flojos. Porque más vale tarde que nunca, llega el análisis del doble episodio emitido hace diez días: And Then There Were More e Innostranka. ¿Vamos?

¿Qué es The Event? Estoy convencido que me hice esa pregunta cuando la serie se estaba gestando. Y cuando acabé de ver el piloto. Y tras el capítulo cinco. Y al final del diez, cuando prometían que todo iba a cambiar. Y me lo sigo preguntando hoy, tres meses después del 1×10 y después de haber visto dos nuevos capítulos que tampoco han respondido a esa cuestión. Ese es uno de los motivos, junto a las dudosas actuaciones de algunos actores, el flojo guión y la debilidad de las tramas, que fomentó la decepción del público en los primeros compases de la temporada. Luego llegó el parón, que algunos habrán tomado como una oportunidad magnífica para decir adiós, pero que otros, como un servidor, utilizaron para coger fuerzas y algo de esperanza. Qué tonto soy.

En su particular vuelta al cole, The Event tenía la responsabilidad de volver a conectar con los que creíamos en la resurrección. Porque si yo puedo entrar en wikipedia a mirar las audiencias y recorro foros para ver la recepción que ha tenido la serie, los guionistas no viven de culo al mundo. O sea, sabían de ese aroma general a desencanto post piloto. Y seguramente también conocían la importancia de ese doble episodio del pasado lunes en el que, insisto, se nota su voluntad por hacer evolucionar la historia y por intentar que los personajes dejen de ser tan importantes para nosotros como una vela encendida que se consume en silencio. Otra cosa es que lo hayan conseguido. Para mí, no lo han hecho. Y empiezo a ver la serie como un Walking Dead.

A ver si sacamos algo bueno de aquí...A ver si sacamos algo bueno de aquí…

Explicadme en qué ha cambiado The Event desde la última vez que nos vimos. Aparte de la introducción del personaje de Virginia Madsen como senadora de Alaska y tocanarices oficial del presidente Elias, la serie sigue ofreciendo tramas insípidas. En serio, ¿qué ha pasado interesante en los primeros doce episodios en la Casa Blanca? Intento hacer memoria y lo único que veo es a un Obama de cartón que se hace llamar Elías.

En And Then There Were More e Innostranka hemos presenciado básicamente el golpe de estado de Thomas, que no han podido detener un grupo cualificado y entrenado de militares, pero sí un cabo y el director de la CIA herido de bala en un riñón. Thomas hizo jaque a Sophia en el episodio antes el parón y ha demostrado tener un plan para liberar a su gente de Innostranka y para traer a más extraterrestres. Sí, resulta que el satélite desplegado en el 1×10 era un teléfono que daba luz verde al desembarco de nuevos individuos. Ese insulso Preparations are being made for your arrival destroza una de mis últimas esperanzas: que Thomas y compañía fueran seres humanos del futuro, que la serie estuviera jugando con dimensiones o que, puestos a especular con temas molones, en realidad fuera una legión de criaturas mitológicas con forma humana. Pues no, son extraterrestres.

Por lo que respecta a Sophia, ha tirado de Simon una vez más para recuperar a Michael Buchanan, cuya misión se nos presenta como de vital importancia para el futuro de los extraterrestres, pero que al final su única función se limita a incendiar la relación entre Sean y Leila. ¿Por qué? No importa, lo esencial es que ha separado a la pareja, tan insípida que incluso había ayudado a que muchos matrimonios americanos creyeran que estaban enamorados. Sí me ha gustado del episodio, aunque la vía ET me parezca la salida sencilla, que Michael se haya sentado a explicarle a Leila qué es y de dónde viene. No es humana, o al menos no del todo porque su padre ha nacido en NGC 253, una galaxia muy, muy lejana. Y eso que durante un momento del episodio, cuando más cerca he estado de hacerme el hara kiri, Sophia le pregunta a Sean si tiene preguntas por hacer y éste responde con un desesperante “You could say that“. Por favor, que alguien le inyecte sangre a ese hombre. Muy frustrante.

Pobre Sean, tanto correr detrás de Leila...Pobre Sean, tanto correr detrás de Leila…

Por cierto, he visto Carnivale durante el parón de The Event y me he dado cuenta que Maya, la chica capaz de matar a su pareja por lealtad a Sophia, es la genial Sofie del circo, que sin duda perdió su clarividencia y sus poderes proféticos después de la serie porque si no dudo que hubiera escogido formar parte de The Event. Y más teniendo en cuenta su inexplicable heroicidad del final del capítulo. ¿A qué viene eso? ¿No habíamos quedado que era esencial para observar y controlar a Thomas desde el interior? Una cosa es que la serie tenga muchos cabos sueltos, como Lost, que no empezó a cerrar tramas hasta la cuarta temporada pero que a nadie importaba porque se sustentaba en personajes fascinantes, guiones inteligentes y un estilo de narración muy particular. Y otra cosa muy distinta es que, sin tener todo eso bueno que hacía grande a Lost, The Event no se haya sentado ni siquiera a tratar qué es ese gran acontecimiento que da nombre a la serie.

Como decía al principio, se nota una voluntad por parte de los guionistas de reconducir la situación. Han separado a Sean y Leila, nos han contado que son extraterrestres, que Thomas es tan malo malísimo que dispara incluso a su gente y que están esperado una remesa de nuevos villanos que llegará pronto a la Tierra. Pero es que la serie sigue siendo, perdón para sus fieles, absurda y aburrida. Y si alguien va a decir aquello de “si tanto la odias, ¿por qué no dejas de verla?”, que sepáis que estoy esperando a una sustituta para bajarme del carro lo más pronto posible.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Event: 1×11 y 1×12
Valoración

Categorías: Reviews Series The Event Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »