Review Terra Nova: Vs.

El juego de buenos y malos vuelve al ruedo. Las sospechas sobre Taylor, las dudas sobre la verdadera naturaleza de Terra Nova y de la misión de los sixers dan un nuevo giro. ¿Será el último? Más, tras un clic.

Esta semana nos hemos encontrado con el capítulo del trilero, habitual en este tipo de series. Es el capítulo en el que nos dicen que los buenos que antes eran los malos, o al menos sospechosos de serlo, ahora son los buenos otra vez, y nos dejan con la cara torcida por la sopresa. A ver… eso querrían, pero a nosotros ya no nos sorprende nadie, y menos los guionistas de Terra Nova. Jugaron a que Taylor tenía una historia oculta y apuntaron a él como un malo malvado maligno, por lo que los sixers podían ser los buenos marginados a los que se acusa falsamente. Ahora le dan la vuelta a la tortilla. ¿Le darán más vueltas? Puede, pero es posible que de ser así acaben quemándola. Pero vayamos paso a paso.

El espía Boylan no es el topo. Eso ya me lo veía venir yo y creo que por aquí lo he comentado alguna vez, y no es por echarme flores, que también. No podía ser tan sencillo dar con el espía. Hay alguien más, el que recibe y envía información a los sixers mediante la ProtoLibélula Tuneada. ¿Algún candidato a topo? ¿Será un desconocido? No creo, será alguien de los habituales, alguien cercano a Taylor que esté al tanto de las misiones que se organizan en la cúpula de Terra Nova.

Poco a poco se va aclarando la trama. Lo último ha sido la confesión de Taylor, tras el soplo de Boylan sobre el cadáver enterrado, el cuerpo de quien venía del futuro para relevar a Taylor de su puesto y apoyar el desarrollo del portal bidireccional de Lucas. Si lo que dice es cierto (sí, también puede ser un engaño del engaño y que luego nos salga con que Taylor es malo malísimo y que tiene otro plan secreto que desconocemos), los sixers, el cadáver manco y Lucas son lo peor que ha dado la humanidad: quieren que se pueda viajar al 2149 desde Terra Nova para así poder ir a comprar el pan a la tienda de siempre, y no el que hacen allí que está malísimo… no, no era esto… a ver, quieren explotar los recursos de esta Tierra virgen y exprimirla como ya se hizo conla Tierra del futuro (y supuestamente de otra línea temporal). Esa es la idea de Taylor. Claro que puede que exagere. Quizá los del futuro quieren aprovecharse de los recursos del pasado de manera sostenible (ya lo sé, seguro que son empresarios fanáticos de la polución, el cambio climático y los beneficios ilimitados, los tataranietos de los que manejan ahora los mercados, bancos y demás causantes de la crisis mundial actual).

Esto me lleva a pensar en la inminente peregrinación. En breve tendremos otra remesa de gentes del futuro. Entre ellos debe venir la novieta de Josh, que tendrá que tirarse de los pelos con Skye. Y Josh tan contento, seguro. Pero lo importante será que vendrán apoyos para los sixers, algún espía nuevo y, quién sabe, quizá un miniejército para poner firme a Taylor y activar el sistema bidireccional y ordeñar los recursos de Terra Nova.

Cambio de tercio. La ciudad de los Ewoks, ahora en manos de los sixers, parece ahora más grande. Nos han dejado verla de día: una plataforma en un árbol y cuatro cuerdas. A ver si un día de estos nos enseñan dónde viven, que digo yo que esta gente tendrá aunque sea un catre para dormir.

El que ha ganado tiempo de pantalla en Terra Nova ha sido Lucas. De salir unos segundos en un par de capítulos anteriores, ahora lo hemos podido ver en su laboratorio (vale, era un flash-back) en el momento en el que su padre se lo destroza, y cuando se enfrentan tras la muerte por balazo del militar manco disfrazado de dictador de república bananera. El hijo, rebotado contra su padre, lleva desterrado desde hace cinco años que y seguro que va cogiendo minutos conforme pasen los capítulos. Empezará siendo malvado, por ese resentimiento que tiene contra el padre, y acaba cambiándose de bando, arrepentido por plegarse a las órdenes de los interesados esquilmadores del futuro.

Como es normal en la sociedad norteamericana (que es quien corta el bacalao en Terra Nova) a la primera de cambio hay que hacer un teatrillo para conmemorar lo que sea. Es típico ver cómo los niños se disfrazan en sus coles para interpretar la llegada de los colonos a Norteamérica, o representar el acto fundacional de los USA. En Terra Nova vemos tres cuartos de lo mismo, solo que ahora la historia que hay que contar es la de la fundación de la colonia, con Taylor al frente. Como en todo en Terra Nova, los Shannon tienen enchufe. Ahora es Zoe la que recibe el honor de hacer de Taylor. Antes fue su madre la que se quedó con un laboratorio, Jim de jefe de la policía (de la que parece que es el único miembro), Maddy la que se queda con el soldado guapo del lugar y Josh, que sí, es tontito, pero tiene a dos chavalas a punto de matarse por sus huesos. Los Shannon son unos suertudos, está claro.

Terra Nova no olvida sus historias menores, pero se agradece enormemente que, por fin, hayan dedicado el capítulo a hablar de la trama principal. Es, sin duda, uno de los capítulos en los que nos han dado más información y nos han aclarado más cosas. La confesión de Taylor ha servido para que conozcamos las razones del enfrentamiento de Terra Nova con los sixers y con los enemigos del futuro, y sobre todo con su hijo Lucas. Salvo que jueguen al despiste, otra vez, parece que ya está claro quién es quién en esta historia, bueno, menos el espía, claro. Sobre esto se admiten apuestas.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »