Review TBBT: The Wildebeest Implementation

Review TBBT: The Wildebeest Implementation

Ya estábamos teniendo demasiados episodios buenos seguidos para la tónica general de esta cuarta temporada. The Wildebeest Implementation ha sido un episodio curioso: tenía todos los ingredientes necesarios para ser genial y, sin embargo, se ha quedado a medio camino, ofreciendo un capítulo entretenido, con un par de detalles muy buenos, pero que te deja un poco indiferente al acabar de verlo. Al menos esa ha sido mi impresión del episodio. En el hilo correspondiente del foro, sin embargo, parece que a la mayoría le ha gustado más que a mí. ¿Lo comentamos?

Como viene siendo habitual últimamente, la parte más fuerte del episodio se ha apoyado en el trío de chicas, que ahora mismo son el grupo en mejor forma de la serie. Tiene, sin embargo, un aspecto negativo: me da la impresión de que el personaje de Penny está cada vez más diluido, a medida que Amy y Bernadette se crecen. Últimamente la chica se encuentra un poco a la sombra de sus amigas, y espero que eso se solucione pronto. Aún así, ahora mismo las chicas son mi parte favorita de la serie, no hay duda.

Amy, por ejemplo, es una lección magistral por parte de los guionistas acerca de cómo enmendar los errores cometidos con un personaje. La primera versión que nos dieron de ella, ese Sheldon en femenino, era totalmente prescindible: ya teníamos un Sheldon que, entre otras cosas, se caracterizaba por ser único, y una doble impertinente y molesta sobraba. Sin embargo, esta nueva Amy que se desvive por pasar una noche de chicas, se esfuerza por integrarse y lleva tacones presumiendo de ir de compras con sus amigas (“Porque esa es mi vida ahora”) es adorable. Me da incluso lástima cuando cuenta con total naturalidad que nunca ha tenido amigos y que siempre ha estado apartada. Y me enternece ver cómo es capaz de hacer lo que sea por su bestie…

Muy prominente, síMuy prominente, sí

Esta semana Amy y Bernadette se han aliado para espiar y tomarle el pulso a la relación entre Priya y Leonard. Todo ha sido, claro está, por hacerle el favor a Penny, que está pasando una racha bastante mala. De modo que con Amy como cabeza pensante y Bernadette como… ¿ñu espía? hemos presenciado una situación de lo más entretenida. A través de mensajes de texto Amy ha ido mejorando el perfil de Penny para dejarla en buen lugar delante de Priya y, ya de paso, despertar la curiosidad de Leonard. La peor parte, sin embargo, le ha tocado a Bernadette, que ha tenido que defender delante de los demás el hecho de que Penny vaya a rodar una película en 3D en Praga con Angelina Jolie…y esté saliendo, nada más y nada menos, que con un astronauta. Me ha encantado el gag del corrector automático de los mensajes de texto, y es que es algo que a todos nos ha pasado (no sabéis la de veces que he quedado en la “cara” de algún amigo, y le he enviado “ceros” en lugar de “besos”).

Obviamente, la treta ha dado resultado, al menos al principio. Está claro que Leonard siente un interés más que evidente por su ex-novia, y a Priya la cosa no le ha pasado desapercibida. ¿Estamos ante un nuevo motivo de discusión entre Leonard y su nueva novia? Es posible. Aunque da igual que discutan; total, la semana pasada estuvieron a punto de romper y hoy no sólo volvían a estar como siempre, sino que además planean ir este verano a la India para que Leonard conozca a los señores Koothrappali. Que sí, que puede que esta decisión sea una manera de demostrar que Priya no se avergüenza de él. Pero aún así me parece un cambio muy grande de un episodio a otro. Vuelvo a repetir la queja de otras tantas veces: un poquito más de continuidad, por favor…

Acabando con esta trama, la pobre Bernadette no ha podido mantener el engaño por mucho tiempo, a pesar de sus constantes viajes al cuarto de baño para pedir consejos a sus amigas: los nervios han podido con ella. Digna de mención ha sido la forma en la que se enfada con Howard porque él, sin querer, empieza a poner en evidencia toda la historia del astronauta y la película en 3D.

Soy una buena chica. ¡Fui a un colegio católico!Soy una buena chica. ¡Fui a un colegio católico!

A Raj, sin embargo, no le han ido las cosas tan bien. El pobre sigue acomplejado por su problema con las chicas, y se siente más solo que nunca ahora que sus amigos tienen pareja. Me ha dado bastante pena de él, la verdad. Con la intención de encontrar una solución a sus dificultades para relacionarse, decide probar un nuevo medicamento en fase experimental con el que superar su incapacidad de hablar con las mujeres. De modo que con Sheldon como wingman, Raj ha ido dispuesto a sacar a relucir todas sus armas de seducción…literalmente.

Lo de las pastillas en un principio no me ha parecido mal: el problema de Raj con las mujeres limita mucho al personaje en algunos aspectos, y el hecho de tener que hacerle beber alcohol cada vez que tiene que interactuar con una chica empieza a cansar un poco. Por eso no está mal lo de buscar alguna otra alternativa. De hecho, el primer acercamiento hacia la chica de la cafetería no ha ido nada mal. Hasta que ha decidido desnudarse delante de ella, claro. Supongo que la fórmula del medicamento aún necesita perfeccionarse… Aún así, lo de desnudarle delante de todo el mundo me ha parecido un poco forzado. Me hubiera gustado que aprovecharan el tema de las pastillas de otra manera, la verdad.

Raj, totalmente desinhibidoRaj, totalmente desinhibido

Por último, Sheldon ha estado la mayor parte del episodio perfeccionando su juego de ajedrez para tres personas. Aunque ha sido algo que no ha tenido mayor relevancia, ha sido una de las cosas que más me ha gustado del episodio: cómo de incluir unos pequeños cambios en el sistema normal del ajedrez, ha terminado inventando un juego de rol en que poco tiene que ver con el original. Me ha recordado un poco a las primeras temporadas, en las que a menudo veíamos a los chicos jugando a juegos de lo más particulares (jamás olvidaré el Klingon Boggle…).

Vamos por último a comentar los que, para mí, han sido los tres mejores momentos del episodio. Como siempre, estoy deseando escuchar cuáles han sido los vuestros:

  • En tercer lugar, me ha hecho muchísima gracia la conversación entre Leonard y Sheldon acerca de Einstein y su vida sexual. “Si no hubiera tenido tanto sexo, ahora todos tendríamos máquinas del tiempo.
  • El segundo puesto es para Sheldon jugando al ajedrez en plan “Me, myself and I”. Un detalle que gire el tablero para no tener que moverse de su lado del sofá. Pero más increíble aún es que no sólo lo haga para jugar, sino también para mantener conversaciones con sus alter ego.
  • Y en primer lugar, el momento en el que la pobre Bernadette, nerviosa al ver que sus historias sobre Penny se venían abajo, ha estallado en el cuarto de baño: “¡Era un arquitecto!” He visto el episodio dos veces, y ninguna de las dos he podido evitar la carcajada con la forma en la que pronuncia esa frase.

En definitiva, un episodio que, aunque ha tenido momentos muy buenos, creo que podría haber dado mucho más de sí. O quizás es cosa mía, y en realidad ha sido una maravilla. No sé, no sé… ¿tú qué piensas?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »