Review TBBT: The Staircase Implementation

TBBT

Una de las técnicas más efectivas para saber si te ha gustado un episodio es ver si se te ha hecho largo o si, por el contrario, se te ha pasado volando. Prometo que al ver este The Staircase Implementation he tenido que comprobar el reproductor para asegurarme de que habían pasado los veinte minutos de rigor. Con eso ya lo digo todo, ¿no? ¡Vamos a comentar el penúltimo episodio de la temporada!

Ya en el episodio piloto de la serie cualquier espectador se hace, inevitablemente dos preguntas. La primera es: ¿cómo demonios aguanta Leonard a Sheldon como compañero de piso? La segunda, algo menos trascendente, no es menos intrigante: ¿qué le pasó al ascensor? Las respuestas, que estaban mucho más relacionadas entre sí de lo que jamás llegué a imaginar, se han hecho esperar tres temporadas.

Una discusión entre Leonard y Sheldon ha dado pie a la atípica estructura del episodio, que en su mayor parte ha estado formado por flashbacks. El narrador ha sido el propio Leonard, que ha contado su historia a Penny. Por cierto, un poco rara la actitud entre estos dos, ¿no? A ver, me alegro mucho de que se lleven bien y demás, pero… ¿terminar haciéndole la pedicura a tu ex no es un poco extraño? En fin, ellos sabrán.

Allá ellos…Allá ellos…

The Staircase Implementation ha sido un verdadero regalo para todos los seguidores que hemos visto la serie desde el primer día. Hacen referencia a algunos de los gags más importantes de la serie, así como a otros detalles menos relevantes pero igualmente curiosos.

Pero vayamos al flashback. Leonard nos cuenta cómo decidió irse a vivir con Sheldon. En todo momento trata de alegar que no era consciente de lo que le esperaba. Sin embargo, desde el principio reconoce que todas las señales le indicaban que lo más sensato era huir despavorido de allí. La primera es el chico asiático que le aconseja que salga corriendo. La segunda es el mítico vecino travestí que ya nombraron en el primer episodio de la serie. Si un tío de dos metros con pinta de portero de discoteca que lleva un vestido rosa de mujer te dice que el vecino de enfrente está loco… bueno, sólo te aconsejaría que te lo pensaras otra vez.

Y después del intento fallido, por fin tenemos a Sheldon. La versión pasada de Cooper realmente es digna de una tesis doctoral en psicología. Si el personaje que ya conocemos es raro de por sí, el que vemos en los flashbacks no tiene ni punto de comparación. Nada más abrir la puerta hace gala de su ineptitud social (y de su memoria eidética, guiño a The Creepy Candy Coating Corollary). Por cierto, qué gran actor es Jim Parsons. Dignas de mención han sido las caras que ha puesto cada vez que algo no le hacía gracia, o su genial tic cuando no dice la verdad.

Para poder mudarse al piso Leonard tiene que pasar tres pruebas. Las dos primeras consisten en un cuestionario de lo más surrealista (y por qué no decirlo, friki). La tercera tiene que ver con su “regularidad intestinal”. Aquí nos han regalado un par de frases míticas, pero me quedo con esto:

Sheldon: ¿Cada cuánto evacuas tu intestino?
Leonard: Cuando tengo que hacerlo.
Sheldon: ¿Cuando tienes que hacerlo? Lo siento, no admito a hippies.

¿La recompensa? Poder entrar a su nuevo dormitorio:

Y ahí tienes la tercera pistaY ahí tienes la tercera pista

Otra de las curiosidades del episodio ha sido poder presenciar la redacción del acuerdo de compañeros de piso, que tantas veces se ha nombrado a lo largo de la serie. Supongo que nunca llegaremos a conocer en su totalidad las cláusulas del curioso acuerdo, aunque las que ya hemos visto son de lo más variopintas. Por cierto, genial la referencia a Firefly, esa serie que, según las previsiones de Sheldon “estaría años en antena”. Si realmente hubiesen inventado la máquina del tiempo, estoy segura de que Sheldon habría regresado a ese mismo instante sólo para soltar uno de sus míticos “Bazinga”.

En nuestro flashback no podían faltar, por supuesto, los otros pilares del grupo: Raj y Howard. Vestidos de una manera un poco particular y haciendo homenaje a sus raíces, estos dos personajes revolucionan la forma de vivir de Sheldon. Aquella primera reunión se convertiría en una de tantas noches de videojuegos (y comida oriental) que luego pasarían a formar parte de la rutina del grupo.

Todos sabemos que Sheldon no es precisamente un amante de los cambios (de hecho, ha sido genial ver cómo es el único personaje cuyo look se ha mantenido intacto con el paso del tiempo). Pero algunas innovaciones son inevitables, y una de ellas es el mobiliario. Si durante la firma del acuerdo entre compañeros de piso asistimos a la primera explicación de “Sheldon’s spot” (el sitio de Sheldon), unos minutos después hemos tenido el privilegio de verle elegir su lado del sofá, que al fin y al cabo viene a coincidir con el sitio en el que su silla había estado colocada anteriormente.

El nacimiento de “Sheldon’r spot”El nacimiento de “Sheldon’s spot”

No deja de ser curioso el pensar que, en realidad, la relación entre Leonard y Sheldon es una simbiosis muy particular. A primera vista podemos pensar que en el piso sólo se hace la santa voluntad de Cooper. Sin embargo, mirando al pasado podemos comprobar que la influencia de Leonard ha sido mayor de lo que parece, no sólo en la decoración del piso, sino en la personalidad de su compañero.

Otra de las figuras que no podían faltar en este viaje al pasado ha sido la madre de Howard. Es genial la manera en la que un personaje al que no hemos visto jamás en pantalla ha llegado a convertirse en alguien familiar para nosotros. Y la verdad es que la señora Wolowitz tampoco parece haber cambiado mucho en estos años. Vale, en lo que respecta al aspecto físico no puedo hablar. Pero en cuanto al carácter la verdad es que no he notado la evolución. Por cierto, ¡”hilarante” Raj con las galletas Oreo!

Cambiando de tema, por fin nos vamos acercando a la historia del ascensor. Siendo objetivos, la verdad es que el vivir con Sheldon no sólo ha sido negativo para Leonard. Y es que, por lo que hemos podido ver, su compañero de piso le ha salvado el pellejo, al menos, dos veces. La primera (un poco involuntaria) fue cuando Sheldon destrozó su relación con Joyce Kim, la espía de Corea del Norte. Para los más detallistas, no es la primera vez que oímos hablar de Kim. De hecho, ya la nombraron en la segunda temporada, concretamente en The White Asparagus Triangulation.

Pero, sin duda alguna, el favor más grande que Sheldon ha hecho a Leonard ha sido el de salvarle la vida… aunque ello supusiera la muerte del ascensor. Tengo que reconocer que la reacción de Sheldon me ha dejado boquiabierta. La verdad es que me ha sorprendido muchísimo saber que Leonard le debe la vida a su compañero, lo cual explica muchas cosas… Aunque, a favor de Sheldon he de decir que no es la primera vez en la que le vemos realizar actos completamente desinteresados, como el prestar dinero sin preocuparse de si va a recibirlo de vuelta. ¡Si es que en el fondo es un pedazo de pan!

D.E.P, querido ascensorD.E.P, querido ascensor

Resumiendo: tal y como prometía, The Staircase Implementation ha sido un gran episodio, muy, muy divertido. Que las tramas tengan cierta continuación siempre aporta mucho a la serie, y en este caso el flashback ha dado en el clavo. No sé a vosotros, pero a mí este episodio me ha dado un cierto aire a season finale. ¡Por suerte aún tenemos la oportunidad de disfrutar uno más la próxima semana!

Para terminar, ahí va mi top tres de los mejores momentos del episodio. ¿Cuáles han sido los vuestros?

En tercer lugar, el instante en el que Leonard entra por primera vez al que luego sería su cuarto y nos encontramos el interesante graffiti en la pared: “Die, Sheldon, die.” ¿A alguien le recordó a “Die, Will Weaton, die”?

En segundo lugar, me quedo con la primera explicación que recibe Leonard acerca de por qué Sheldon se sienta exactamente en ese sitio del salón. ¡Cómo me ha recordado al episodio piloto!

Y el momento de oro, en mi opinión, para la máquina del tiempo del acuerdo entre compañeros:Si alguno de los dos inventa los viajes en el tiempo, acordamos que nuestra primera parada será en esta reunión dentro de cinco segundos.” Todo esto seguido, por supuesto, por la cara de decepción de ambos. ¡Qué monos son!

¡Casi lo olvidaba! Antes de despedirme hay que mencionar que Penny también ha tenido su momento de gloria en el pasado, haciendo “trabajos voluntarios para la comunidad”…

Trabajando por la comunidadTrabajando por la comunidad

Ahora sí; hemos llegado al final de esta penúltima review de la temporada. ¿Qué os ha parecido The Staircase Implementation?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review TBBT: The Staircase Implementation
4 (80%) 1 vote

Categorías: Reviews Series The Big Bang Theory Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »