Review TBBT: The Spaghetti Catalyst

The Spaghetti Catalyst

No os dejéis engañar por la foto: The Big Bang Theory no se ha subido al carro de la promoción de Glee (en parte, quizás, porque pertenece a la competencia…); la “L” de “Loser” ya existía mucho antes del fenómeno “gleek“. Pero no nos desviemos del tema: sólo quedan cuatro episodios para la finale (tres si no contamos éste), y la verdad es que a mí me ha dejado muy buen sabor de boca. ¿Qué os ha parecido a vosotros?

Aunque pueda parecer un poco exagerado, a The Spaghetti Catalyst le tocaba iniciar una nueva era dentro de la serie: ha sido el primer episodio “post Penny-Leonard”. Y es que, aunque The Big Bang no se caracteriza por tener unas tramas muy fuertes, es cierto que esta pareja ha marcado la serie desde el episodio piloto. Por tanto, era importante ver cómo iba a quedar la situación después de la ruptura que presenciamos la semana pasada.

Personalmente, agradezco mucho que hayan evitado darle más dramatismo del necesario. Al fin y al cabo, esto es una comedia, y eso es lo que esperamos ver cada semana. La trama, una vez más, ha estado dirigida por Sheldon. Sin embargo, he de decir que la perspectiva que hemos recibido del personaje esta semana me ha sorprendido gratamente. Y es que ha dejado de lado el egoísmo que le caracteriza (vale no del todo, pero no es cosa de que el personaje pierda su esencia), y se ha preocupado de verdad por el modo en el que tenía que comportarse.

El El “team Leonard” al completo

En cierto modo, creo que la situación que se ha planteado hoy nos ha ocurrido a todos: ¿cómo te comportas cuando dos de tus amigos rompen? A ver, sé que en teoría, si eres amigo de los dos, la ruptura no debería afectar vuestra amistad. Pero es cierto que la situación, tarde o temprano, termina volviéndose un tanto incómoda. Sheldon, eminentemente práctico, lo ve en términos cuantitativos: ha invertido demasiado en dejar a Penny entrar en su vida como para que ahora no merezca la pena.

Howrd y Raj, fieles al señor Hofstadter, le han explicado a Sheldon que ahora debía elegir a qué grupo quería pertenecer. Seguramente esta ha sido la primera vez en la que el científico se ha visto en una tesitura así; hasta ahora sólo se ha preocupado por beneficiar a una única persona: él mismo. Y quizás por ese motivo resulte aún más interesante la elección de Cooper, que decide optar por una postura más neutral.

En su afán por agradar a los dos bandos Sheldon ha hecho algo que nunca pensé que haría: se ha sacrificado cenando dos veces sin rechistar. La primera, para no molestar a Leonard, que había encargado su plato favorito. Y la segunda para comer los spaghetti al estilo de su madre en el piso de Penny.

La única supervivienteLa única superviviente

No sé si estaréis de acuerdo conmigo, pero me ha encantado la parte en la que Sheldon trata de evitar a toda costa que Howard le acompañe en su “paseo” de después de cenar. Aunque me avergüence admitirlo, yo también he usado la excusa de: “Uy, ¿tú vas para allá? Lástima, voy justo en dirección contraria…” Además, ver a Howard fardando de moto no tiene precio. Hablando de Howard, ¡menudo olfato tiene! Casi tanto como el hellhound (“perro del infierno”) que persigue a Sheldon. (Nota mental: no esconder jamás comida dentro de los pantalones para salir a la calle, especialmente si se trata de carne cruda.)

La segunda parte del episodio ha sido un poco diferente. Ha vuelto a utilizar un recurso que ya hemos visto más de una vez en la serie: el de Sheldon como el hijo afectado por los problemas de sus padres. Aunque es cierto que la idea funciona muy bien, espero que no abusen de ella en un futuro. Sin embargo, esa especie de “reparto de la custodia” en la lavandería me ha encantado. Y, para ser sinceros, al final del episodio incluso he echado de menos un poco a la pareja Penny-Leonard. Supongo que, después de tanto tiempo, se me hace raro.

Por ahora, la verdad, prefiero que ambos sigan separados. Quizás en un futuro terminen volviendo (lo que estaría genial), pero creo que aún falta mucha química entre ambos. A pesar de ser “la pareja” de la serie, no me llenan del todo. Buscando analogía con otras comedias, no consiguen el feeling que Ted y Robin tuvieron en su momento y, por supuesto, les falta mucho para convertirse en Ross y Rachel. Creo que la frase de Sheldon resume a la perfección lo que pienso: “La única variable que ha cambiado entre los dos es el coito“. Hace falta una evolución en los personajes para que se forme una pareja de verdad.

Vistos así, parecen felices y todoVistos así, parecen felices y todo

Por último, toca hacer mención a los dos personajes que han estado más apartados en The Spaghetti Catalyst: Howard y Raj. El primero ha tenido un momento de oro describiendo las clases de aquaerobic de su madre. Y Aquaman, por su parte, ha dicho exactamente lo que todos pensábamos: está cansado de que sus amigos sólo se acuerden de él como segunda opción. Por cierto, se ha mencionado varias veces el tema de Raj y las mujeres en el episodio (y no me estoy refiriendo a los videos de las actrices que ha encontrado en Internet). ¿Habrá novedades para el indio con respecto a esto en el futuro?

En resumen, me ha parecido un episodio bastante bueno, muy regular y por encima del nivel de algunos de los anteriores. Creo que la reciente ruptura es algo positivo, sobre todo para el personaje de Leonard, que ahora tiene la oportunidad de volver a cobrar protagonismo por sí mismo dentro de la serie. Ya veremos cómo se desarrolla todo. ¿Qué nos tendrán preparado los guionistas de aquí a final de temporada? Por desgracia, muy poco. Y es que ya sólo quedan tres episodios…

Para despedirnos, cumpliendo con la tradición, aquí va mi top three de mejores frases del episodio. ¿Cuáles son las vuestras?

  • En tercer lugar, Sheldon rememorando otro más (y ya van…) de sus traumas infantiles: “Normalmente pertenezco al equipo que elige el último. A menos que haya un niño en una silla de ruedas.
  • En segundo lugar, también protagonizado por Sheldon, el momento en el que, tras cenar por segunda vez, Penny va a sacar el postre: “Oh, estoy en el infierno judío.
  • Y, como ya dije antes, el momento de oro se lo concedo a Howard y su genial descripción de las clases de aquaerobic de su madre: “Dieciocho mujeres con sobrepeso aleteando con sus brazos en una piscina. Me recuerda al tanque de los manatíes del Sea World.

Por último, no puedo evitar proponer un friki-bonus-track que sé que ha hecho las delicias de muchos:

– Leonard: “Lo he superado“.
– Raj: “Claro que lo ha superado. Por eso ha estado lloriqueando todo el día acerca de tratar de inventar ese trasto borrador de memoria de los Men in Black.
– Sheldon: “¿Ha hecho algún progreso? Porque me gustaría borrar a Ben Affleck como Daredevil.

Hasta aquí mi opinión del episodio. Ahora estoy deseando ver las vuestras. Contad, contad, ¿qué os ha parecido?


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »