Review TBBT: The Plimpton Stimulation

TBBT

No lo he comentado nunca, pero en general me encantan los títulos de los episodios de The Big Bang Theory. Con ese aire pseudocientífico, suelen dar en el clavo con la esencia de la trama. Y el de esta semana es un buen ejemplo de ello. Plimpton ha habido para rato, y en cuanto a lo de “Stimulation“… bueno, ella se ha hecho cargo de todo. ¿Pasas y lo comentamos?

Al saber que Sheldon tendría una invitada en casa, rápidamente me hice una idea de cómo sería la mujer en cuestión. Por el entusiasmo con el que la describía, imaginé a una especie de “madre de Leonard” más joven pero aproximadamente igual de repelente e insociable. Y al principio pensé que había acertado, al verla llegar con la dirección del piso en una mano y las coordenadas de una estrella de neutrones en la otra… pero nada más lejos de la realidad. Y eso que al ver que se interesaba por la situación sentimental de Leonard ya me llamó la atención. Pero no adelantemos acontecimientos, que hay otras cosas de las que hablar.

En primer lugar, centrémonos en Sheldon. El hecho de que, de entre todos, el que tenga un invitado del otro sexo sea precisamente él ya es realmente sorprendente. Es cierto que no es la primera vez que se escribe con alguien a través de e-mail sin contárselo a sus amigos (ya lo hizo con la madre de Leonard), pero el hecho de que ceda su (y repito, SU) habitación a una persona de fuera ya parece increíble.

Me ha encantado la forma en la que trata de hacer que su invitada se sienta a gusto en casa: comprando compresas y yogures para regular el tránsito intestinal (qué pedazo de eufemismo…). Vamos a ver ¿qué imagen tiene este hombre de las mujeres? ¡Ha sido genial!

¿Realmente funcionan las alas?¿Realmente funcionan las alas?

Vayamos, por otro lado, a esta especie de “triángulo” formado por Leonard, Penny y Elizabeth Plimpton. Una vez más, me he equivocado del todo en mis predicciones: si hubiera tenido que apostar dinero por cuál de los dos (Penny o Leonard, claro está) se acostaría antes con otra persona después de su ruptura, me lo habría jugado todo por la camarera. Y habría perdido miserablemente.

A mi favor tengo que decir que la actitud de Plimpton nos ha dejado a todos sorprendidísimos. Y es que la mujer no sólo es una científica brillante, sino que además tiene un insaciable apetito sexual, y la capacidad de ir directa al grano. Si es que todo es compatible…

Pero volvamos con Leonard. Recuperando su esencia de la primera temporada, ha hecho todo lo posible por impresionar a la física (teórica, un punto que ella deja bastante claro). Me encanta cuando Leonard se pone nervioso y no da pie con bola, regalándonos prendas tan memorables como su “Hi-lo” (algo así como “Bue-la“) o ese “Sleep night” (“Que duermas noches“). Pero el tartamudeo no ha supuesto ningún problema para la científica…

Yo creía que lo de la Yo creía que lo de la “física” era otra cosa…

Como ya dije la semana pasada, creo que la ruptura de Penny y Leonard ha sido muy positiva para la serie. Además, tengo que decir que me gusta mucho la forma en la que están tratando el tema: no han hecho ningún drama, pero está ahí latente. Y ha salido a relucir cuando Penny se ha dado cuenta de que su ex había echado una cana al aire la noche anterior, donde ella ha demostrado que, en el fondo, le importaba. Y ha sido aún mejor ver que el que más traicionado se ha sentido ha sido el propio Sheldon. ¡Tan egoísta como siempre!

Volviendo a nuestra invitada, la cosa no ha quedado ahí. Y es que, no contenta con Leonard, poco después ha fijado en Raj su próximo objetivo. Normalmente el indio no habría puesto mucho de su parte debido a su problemilla con las mujeres. Pero como su jarabe para el resfriado (el NyQuil) tiene un 10 por ciento de alcohol, hemos podido volver a disfrutar de su versión más atrevida. Está bien que intenten variar un poco con este tema, pero aún así me gustaría que Raj evolucionara un poco más en este sentido y encontrara algún otro tipo de solución que no sólo implique el alcohol, ¿no?

El caso es que el final del episodio ha sido prácticamente surrealista, con Leonard, Raj y Howard planteándose seriamente la posibilidad de hacer un cuarteto con Plimpton. Y, más increíble aún, con ella imaginando situaciones cada vez más enrevesadas conforme iban llegando más hombres a la habitación, al más puro estilo Barney. Aunque al final parece ser que Raj, más espabilado que los demás, ha salido ganando.

She wants New Delhi, not Kosher DelhiShe wants New Delhi, not Kosher Delhi

Pero no todo va a ser positivo. Y es que también ha habido un par de detalles con los que no estoy muy de acuerdo. En primer lugar, creo que han desaprovechado un poco la relación entre Sheldon y Elizabeth, que han interaccionado muy, muy poco. Aunque la parte positiva ha sido que hemos visto un episodio más equilibrado en lo que se refiere a la aparición de todos los personajes.

Y, por otra parte, no me ha gustado nada la forma en la que se han deshecho del personaje de Bernadette. Ya hacía mucho que no se hacía ninguna mención a ella, pero que Howard cuente así que han roto ha sido muy cutre. En mi opinión, Bernadette era un secundario consistente al que se le podía haber dado más juego. Y si querían dejar de contar con ella, podrían haberlo hecho con algo más de estilo. ¿Tanto les cuesta a los guionistas de esta serie crear un par de tramas con cierto peso y ser capaces de seguirla? Las mejores comedias no suelen ser simples sucesiones de gags divertidos…

Pero dejemos de criticar y vayamos al top tres de las mejores frases. Esta semana he de decir que me ha costado decidirme, porque ha habido algunas frases divertidísmas. Pero, al final, ahí va mi ranking:

  • El tercer puesto para Penny, mostrando su resentimiento hacia Leonard: “Voy a coger el autobús para ir a trabajar. Puede que te resbales con una piel de plátano y me dejes embarazada.
  • La medalla de plata para Leonard, precisamente tratando de explicarle a Penny por qué se acostó con Elizabeth. Y tras un largo silencio de reflexión… “She let me” (me dejó). Más claro agua.
  • Y el puesto de honor de esta semana va dedicado a Raj, tratando de seducir a la científica (aunque tampoco era muy necesario): “Así que dices que no puedes pagar tu alquiler.” ¡Enorme!

Y, como no podía ser de otro modo, mención especial a la friki-frase de la semana (al final voy a tener que hacer de esto una sección fija), dedicada especialmente a los seguidores de Battlestar Galactica: ¿quién no se ha emocionado con Howard y su repentino “What the frak!“? ¡Cuánto lo echo de menos!

En resumen, otro episodio muy divertido para esta temporada. Quizás no de los mejores, pero al menos muy entretenido. ¡Y sólo quedan dos! Por mi parte, tengo muchas esperanzas puestas en el de la semana que viene. Pero no nos precipitemos. ¿Qué pensáis vosotros de The Plimpton Stimulation?


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »