Review TBBT: The Gorilla Experiment

The Gorilla Experiment

Verano de 1972. Francine 'Penny' Patterson (sí, “Penny”) y otros colegas de la Universidad de Stanford se proponen un reto que hasta entonces había sido considerado prácticamente imposible: enseñar a Koko, una gorila nacida el año anterior, a hablar mediante el lenguaje de signos. Diciembre de 2009. El doctor Sheldon Cooper intenta superar esa hazaña tratando de conseguir el más difícil todavía: enseñar a Penny (de apellido sin determinar) a desentrañar los misterios de la Física. ¿Queréis ver el resultado? Pasad, pasad…

Una vez más lo han vuelto a hacer. Cuando me siento delante del ordenador a ver The Big Bang Theory, el tiempo se pasa volando. He de reconocer que las expectativas eran altas, sabiendo que de nuevo nos tocaba ver la interacción Penny – Sheldon, pero esta pareja no defrauda nunca.

Tras leer mi review de la semana pasada los guionistas han decidido hacerme caso y seguir adelante con la historia de Bernadette (sí, todos tenemos aires de grandeza, ¿no?). Esta vez una cena improvisada y una conversación trivial sobre zapatos han tenido alguna que otra consecuencia: por un lado, ¡el regreso de Bazinga! ¡Cuánto echaba de menos oír esa palabra en boca de Sheldon!

¿Dónde te has comprado esos zapatos? ¡Bazinga! No me importa¿Dónde te has comprado esos zapatos? ¡Bazinga! No me importa

Por otra parte, descubrimos que aunque Bernadette es totalmente incapaz de entender algún chistes de los de Howard (a excepción del de las minas de sal…), es bastante buena en lo que a Física se refiere (a Física teórica, no me malinterpretéis, que os veo venir). Y eso hace que Leonard y ella congenien bastante bien, provocando dos daños colaterales: Penny y Howard. Vayamos de uno en uno:

Penny, una vez más, se siente inferior al resto del grupo. Entiendo que a veces piense eso, pero la verdad es que la chica supera los demás en muchos aspectos, sobre todo en lo que a socialización se refiere. Aunque ese es otro tema. El caso es que decide pedirle ayuda a Sheldon para que le enseñe física, y así poder comprender el trabajo de su novio. Si bien Cooper al principio se muestra algo reticente, al final accede a hacerlo, planteándose el reto como un experimento científico: el Proyecto Gorila.

Estaréis de acuerdo conmigo en que toda la lección ha sido hilarante. Sin embargo, me quedo con esto: ¿Qué es física? Empecemos por el principio: “Es una cálida noche de verano…”. Al final, y tras mucho esfuerzo, el experimento da resultado: Penny consigue soltar toda una parrafada delante de su novio y los demás. Sin embargo, al igual que ella, yo sólo me he quedado con la anécdota de que los “Fig Newton” se llaman así por una ciudad de Massachussets y no por el científico…

Compenetración alumna – profesorCompenetración alumna – profesor

Por otro lado, el segundo perjudicado ha sido Wolowitz. Él, que conoce bien el truco de “ven a ver mi equipo de laboratorio” (aunque nunca le haya dado resultado) teme que, para una vez que está saliendo de verdad con una chica, su amigo se la quite. Y, claro, advierte a Hofstadter para que evite a Bernadette de ahí en adelante. El problema es que, como es natural, ella lo que ve es que su novio está intentando controlar con quién sale y con quién no. Por suerte al final todo se arregla tras una divertida conversación en la que Leonard se venga sacando todos los trapos sucios de su amigo por decir que su experimento era estúpido.

Dos puntos a destacar de esta trama: el primero, el intento de intimidación a Leonard: “¡¡Estoy loco!!“. El segundo, la escena en casa de Wolowitz con su madre hablando a gritos. ¡Qué grande es esta mujer! Y eso que aún no ha salido siquiera en pantalla. Por cierto, muy divertido lo del sujetador.

I’m crazy!!I’m crazy!!

Pero no todo va a ser positivo. Tengo que reconocer que he echado de menos a Raj. Es cierto que la escena del videojuego de Mario Kart ha sido genial (por cierto, Sheldon es malo conduciendo hasta en la ficción), pero me ha sabido a poco. Aunque tampoco es cosa de ponernos puntillosos…

Y, por último, mi propia clasificación personal de los momentos más divertidos del episodio. Como siempre, tenéis el derecho (y la obligación) de opinar vosotros mismos:

  • En tercer lugar el “I’m crazy!!” de Howard y la posterior respuesta de Leonard.
  • En segundo lugar, Penny explicando los motivos por los que Sheldon de sienta en su sitio del sillón y la consecuente cara de Cooper: “Quizás haya una esperanza para ti después de todo“.
  • Y la medalla de oro para Sheldon y sus lecciones de física: “Es una cálida noche de verano…

P.D: No puedo concluir este post sin mencionar un bonus track muy especial: ¡El retorno de Bazinga! ¿Qué os ha parecido a vosotros el episodio?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »