Review TBBT: The date night variable

Bazinga

Debo decir que esperé con bastantes ganas esta vuelta de la serie de Chuck Lorre y Bill Prady.  No fue un chasco, pero no terminó de llenar por completo las expectativas generadas. Es una de las series que me generaba carcajadas a montones, pero en esta oportunidad sólo me sacó unas cuantas  risas en tres o cuatro momentos.  No sé si fue decepcionante o previsible. Y eso que no soy de aquellas personas que le pegan palos a la quinta temporada, pero hay algo que no termina de encajar en este comienzo de la sexta. En en esta primera review, y después del salto, voy a intentar develar qué es lo que le faltó a la primera emisión de The Big Bang Theory.

  • Episodio 6×01: The Date Night Variable
  • Fecha de emisión: 27 de septiembre

 

Si bien el funcionamiento de The Big Bang Theory es el de una sitcom hecha y derecha, es como que todas las “situaciones” de rigor se notaron, o al menos yo las noté, como muy fragmentadas. La gracias de las comedias de situaciones es la interrelación entre los personajes principales, y creo que eso faltó un poco en este capítulo.

Empecemos con Howard en el espacio, que obviamente no puede interactuar con demasiada gente porque está en el transbordador (duh!).  Aún así, las conversaciones con Bernadette y con su madre fueron bastante sosas. El dilema de si va a vivir con su esposa a lo de su madre no debería ser tal, porque bien dice el refrán que “el casado casa quiere”. Pero como buen niño consentido que es, le cuesta tirarle con la cruda realidad a su progenitora. La flamante señora Wolowitz también tiene un carácter complicado, y le dice que o arregla los tantos con su mamá o nada de “eso que te dije que te iba a hacer cuando volvieras a casa”. Bernie sabe qué cuerdas tocar para obtener beneficios de su maridito, así que ni lerdo ni perezoso, el astronauta también conocido como Fruit Loops le pone los puntos a su vieja… O eso intenta. Cuando le informa que vivirá con la pequeña niña polaca, la madre le hace una escena y le dice que se va a ir a vivir a un pozo porque así directamente ya vivirá en uno para cuando muera sola. Así que Howie les miente a las dos, porque no tiene intenciones de volver y enfrentar la realidad que lo espera en la Tierra. Lo que sí me hizo mucha gracia fueron los comentarios al vuelo del ruso, mientras escuchaba las charlas de Howard con sus mujeres: “no puedo creer que esta gente haya ganado la Guerra Fría”.

howie

 Howard intenta distraer a Bernadette de la verdadera conversación

Por otro lado, la pareja que más me aburre, Penny y Leonard, sigue dando vueltas en redondo sobre la propuesta de matrimonio en el momento menos oportuno de la historia. La inversión de roles de estos dos ya resulta exasperante. Leonard no sabe de deportes y prepara la comida, haciendo las veces el rol de la mujer. Leonard insiste en DLR (“determinar la relación”, un término que aprendí gracias a Awkward y es MUY útil), Penny le dice que la deje ser la chica por un rato, ¡que es lo que pedimos todos! Es un recurso que han explotado tantas veces que al menos a mí ya no me divierte. En temporadas pasadas, cuando todo el juego era en pos de obtener el afecto de la rubia, causaba gracia ver a Leonard jugando a explorar su costado femenino. Ya no.

leonard-panza

Sí, Leonard, ya sabemos que no entendés nada de deportes.

Para rescatar a la pobre Penny, que ni ganas tenía de embarcarse en semejante charla, llega Raj, después de haber sido pateado de la cita aniversario de Sheldon y Amy (eso viene más abajo). Leonard, al contrario, desea que al pobre hindú se lo trague la tierra. Raj es un joven sabio que, cuando tiene unas copas encima, sabe expresarse con honestidad y sin tapujos. Es entonces cuando les canta unas cuantas verdades, que ni Leonard ni Penny soportan del todo, y lo echan a patadas del departamento.

Por último, llegamos a la cita de Amy y Sheldon. La cita había comenzado con un subterfugio por parte de Sheldon, que encontró un “vacío legal” en el Acuerdo de Relación que existe entre ellos y se las arregló para sumar Raj al encuentro, lo cual cabreó bastante a Amy (yo también me habría molestado, hermana, te entiendo perfectamente. Lo que no entiendo es que encuentres “sexy como una mantis religiosa” a ese tipo, pero sobre gustos…). Pero al final Raj se fue, recayó en lo de Leonard, y Amy tuvo su oportunidad con su amorcito, para darnos lo mejor del capítulo.

amy-mantis

Amy muerta de amor (y de baba) por Sheldon.

Amy Farrah Fowler se transformó en este  tiempo en un gran personaje, más que nada porque, como yo lo veo, nos muestra cómo sería Sheldon si tuviera manifestaciones emocionales. La reacción que tiene al levantarse e irse de la mesa durante la cita me lo terminó de comprobar. Ella sabe qué quiere, qué necesita y hace lo necesario para obtenerlo. Está enamorada de Sheldon, lo desea, pero sabe también que él puede darle hasta ahí y no más que eso. A veces le alcanza y otras no. Lo que importa es que Amy es una mujer con necesidades de las que se hace cargo.

Retomo la cita. Amy a punto de irse, se levantó, se está yendo  y Sheldon le dice…

sheldon-tenecesito

 Te necesito.

No me digan que no se quedaron petrificados. Si, la necesitaba porque ella tenía auto. Y Amy se vuelve a mosquear, con toda la razón del mundo. Pero después sucede EL DISCURSITO, que copio y pego completo, porque no tiene desperdicio:

Amy…cuando te miro a los ojos y me estas mirando, no se siente del todo normal,porque me siento más fuerte y más débil al mismo tiempo. Me siento emocionado y, al mismo tiempo, aterrado. La verdad es, no sé qué siento, excepto que… Sé qué tipo de hombre quiero ser.

¿A quién no se le cayeron las medias al escuchar esto? Honestidad, ¡por favor! No importa que sea de la primer película de Spiderman, lo que importa es la intención. Yo lo acepto, igual que Amy.

 

Y como para ir cerrando, lo que todos nos veníamos temiendo. Stuart en el local de cómics, tomando un tristini (qué buen nombre para un trago), llega Raj, ponen un poco de música, bossa nova para ser más exactos, contoneo de caderas… Pensar en Río. Cuerpos sudados. Los dos se dan cuenta de lo bizarro de la situación. Se miran extrañados. Aún así, arreglan para salir al día siguiente a comer algo y ver una peli. La frase final de Stuart, “podría hacerlo peor”, lo resume todo.

bossa

Nos vemos en la review del 6×02, The Decoupling Fluctuation. ¡Hasta luego!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review TBBT: The date night variable
4.3 (86.67%) 3 votes

Categorías: Reviews The Big Bang Theory Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »