Review TBBT: The Apology Insufficiency

TBBT

A veces una disculpa no es suficiente, y así nos lo han demostrado esta semana los chicos de The Big Bang Theory. Eso sí, aunque el pobre Howard haya salido bastante perjudicado, yo me lo he pasado muy, muy bien. ¿Os habéis divertido tanto como yo? ¡Vamos a verlo!

Esta semana volvemos a tener una única trama: Howard tiene posibilidades de trabajar para el Departamento de Defensa. Pero, antes de ser aceptado, debe pasar por una evaluación. Y uno de los pasos consiste en una serie de entrevistas hechas a sus amigos por parte del FBI. Claro, teniendo en cuenta cómo son estos personajes, lo que para cualquier ser humano podría haber sido un mero trámite se convierte en un obstáculo insalvable.

Me ha hecho gracia algo que todos los entrevistados han tenido en común: en lugar de hablar de Howard, se han preocupado más por sus propios problemas. Y así les ha ido…

Bella, ¿no lo ves? ¡Lo hace porque te quiere!Bella, ¿no lo ves? ¡Lo hace porque te quiere!

Comencemos con Raj. Antes de nada, ¡qué divertido ha sido verle leer New Moon! Hablando con Bella como cualquier adolescente enamorada de las de hoy en día… Pero cuando ha llegado la agente del FBI (una Eliza Dushku, para mi gusto, muy poco expresiva) a Koothrappali se le han olvidado los problemas vampíricos, dando paso a sus propias preocupaciones. Todos sabemos que Raj no quiere tener que volver a la India de ninguna de las maneras. Y claro, la entrevista ha hecho que afloraran sus temores más profundos.

Cuando Raj habla de Ghandiville siempre nos deja enormes frases para el recuerdo. Esta semana me ha encantado la forma en la que ha descrito la superpoblación del país: “Es como si fuera una interminable Comic-Con, a excepción de que todo el mundo lleva el mismo disfraz: Tipo Indio.” Así que, una detrás de otra, Raj ha pasado olímpicamente de contestar a las preguntas sobre Howard y no ha dejado de hablar de sí mismo (por cierto, ¡no esperaba que la tarta de Ron surtiera efecto!)

La situación de Raj, por cómica que parezca, no deja de ser una dura crítica a la sociedad americana. Y es que la realidad supera a la ficción. En EEUU, cualquiera con la piel un poco más oscura de lo habitual es susceptible de ser tratado como un terrorista, por muy legalizado que esté. Es triste, pero es así. Así que el temor de Raj no es tan exagerado como podríamos suponer en un principio.

Leonard, el seductorLeonard, el seductor

La entrevista de Leonard es la que menos gracia me ha hecho. Reconozco que me he reído con lo de Mulder y Scully, pero poco más. Es curioso verle tratando de parecer seductor. No le pega nada… Eso sí, ¡el acento que utiliza para transmitir seguridad es buenísimo!

La entrevista de Sheldon, en cambio, sí que ha dejado grandes momentos desde el principio. Y es que sólo a él se le ocurriría interrogar a una agente del FBI para comprobar si conoce el lema del cuerpo. El caso es que, haciendo gala de su peculiar forma de pensar, Sheldon no tiene nada mejor que hacer que comenzar a hacer acusaciones tontas hacia Howard. En serio, ¿piensa alguna vez en las consecuencias de lo que hace? Me da a mí que no…

Al fin y al cabo, si se hubiera quedado en detalles como los del Blue Ray de El Señor de Los Anillos, pues no habría pasado nada. Pero lo del Mars Rover ya son palabras mayores… ¡Y eso que tampoco llegó a enterarse del incidente de The Robotic Manipulation!

La prueba del delitoLa prueba del delito

Así que, como era de esperar, con esas declaraciones a Howard le deniegan su permiso. Instantáneamente, tanto Raj como Leonard asumen su parte de culpa, sin saber que el verdadero responsable es Sheldon. Pero hasta el doctor Cooper tiene remordimientos, y decide tratar de arreglar lo que ha hecho.

Aunque lo que cuenta es la intención, Sheldon no sólo es incapaz de mejorar la situación, sino que encima está a punto de meter a Leonard en un gran lío. ¡Qué grande! Por cierto, no hemos dicho nada del pequeño cameo de Neil Degrasse Tyson. Ha aparecido poco tiempo, pero personalmente me ha parecido más gracioso que la propia Dushku.

Y hablando de intervenciones breves, Penny se lleva la palma. Sabíamos que aparecería poco debido a que, a esas alturas, aún tenía la pierna escayolada. Pero aún así siempre es agradable verla. Además, sus escenas con Sheldon son enormes. Y si encima ambos discuten de Star Trek, pues entonces ni hay quien les supere.

Por cierto… ¡qué asco!Por cierto… ¡qué asco!

Lo que sí que me ha sorprendido realmente ha sido la radical decisión que ha tomado Sheldon para conseguir el perdón de Howard. ¡Le ha cedido su sitio! ¡Y encima le ha llevado el cojín en una bolsa de la Comic-Con! De acuerdo, no ha aguantado nada. Pero el gesto ya lo dice todo… ¿o no?

Terminamos, claro está, con las tres mejores frases del episodio. ¡Reconozco que ha habido muchísimas! Pero me quedo con estas:

  • En tercer lugar, me ha encantado el ego de Sheldon hablando con Penny: “¡No puedes reprogramar a la gente!“No, TÚ no puedes reprogramar a la gente.
  • En segundo lugar, el recibimiento que, de nuevo Sheldon, le ha hecho a la agente del FBI: “Dices que eres la agente especial Page, del FBI.” “Aquí está mi placa.” “Y aquí está mi tarjeta de miembro de la Liga de la Justicia. Pero eso no significa que conozca a Batman.
  • Y, en el puesto de oro de esta semana, el magnífico Raj: “¡No lloraba tanto desde que ví Toy Story 3!” ¡Enorme!

Es vuestro turno ahora. ¿Qué os ha parecido el capítulo? ¡Nos leemos en los comentarios!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review TBBT: The Apology Insufficiency
Valoración

Categorías: Reviews Series The Big Bang Theory Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »