Review Supernatural: The Devil you know

Review 5x20

La calma antes de la tempestad. Eso es lo que me parece que es éste capítulo. Y si esto es la calma, tiemblo ante la tempestad. Un capítulo centrado en cerrar interrogantes pasados y en meternos más miedo por lo que pueda pasar en los dos capítulos restantes. Con lo complicado que está siendo todo, no nos podemos ni imaginar cómo se va a resolver esta historia.

La verdad sea dicha, este capítulo ha estado bien, pero no tanto como los anteriores. Realmente no ocurre gran cosa en el capítulo que haga avanzar la trama, y casi todo lo que ocurre en estos 41 minutos se podrían haber resumido bastante bien en 15. Éste, es un capítulo de explicaciones. Eric Kripke dijo que la quinta debía ser la última temporada, y lo que no podemos negar es que esa ha sido su intención en todo momento. La muerte de la mayoría de secundarios que quedaban (que tampoco eran muchos), el regreso de otros tantos en forma de despedida, explicaciones de misterios sin resolver o asuntos pendientes, como el de la venganza de Sam por la muerte de su amada. Intentaba no dejar cabos sueltos.

El inicio del capítulo nos señala una cosa, que se ha ido notando en esta última etapa, y es como el futuro mostrado en The End se está, poco a poco, haciendo realidad. El plan de la Peste es el siguiente: contagiar de gripe porcina a varias poblaciones para que una empresa, dirigida por su mano derecha, se encargue de suministrar una falsa vacuna que es, nada más y nada menos, el virus Croatoan. Todo esto parece un plan más usual de algún villano de 24 que de un jinete del Apocalipsis que aparece en Supernatural. Y si bien, no está Jack Bauer para impedirlo, lo están los Winchesters.

No hay una descripción disponible¡NO TE MUEVAS QUE VOY A QUITARTE EL MOSQUITO DE LA CABEZA!

Tras las investigaciones realizadas por Dean y Sam, entra en escena el demonio Crowley (¿soy el único que piensa que Supernatural tiene a unos actores de lujo haciendo de secundarios?). La situación de éste ha empeorado muchísimo, ahora todos van detrás de él. Sin muchos motivos para mentir, algo que aún está por ver, Dean se fía mientras Sam se niega. Crowley les ofrece conseguir a Peste gracias a un intermediario llamado Brady, demonio que dirige la empresa encargada de la falsa vacuna, y que realiza un trabajo que más bien se asemeja a ser el secretario de Peste.

En éste capítulo Dean parece estar ahí por estar. Es el que realiza todas las acciones, obedecer a Crowley, ir a por Brady, etc. Pero su función termina ahí, no aporta realmente gran cosa ni nos centramos en él. Por otra parte, Sammy es el verdadero protagonista que se enfrenta a dos conflictos: Los problemas de agresividad (y van ya…) y el descubrimiento del misterio que rodea a la muerte de su novia. En cuanto a la agresividad, problema que han reavivado para darle mayor vidilla al capítulo, se relaciona con la estúpida idea de dejar entrar a Lucifer para llevarlo a su celda. Tanto nosotros, como Bobby, nos llevamos las manos a la cabeza con tan sólo pensarlo. Lo de Brady es otro cantar, es lo mejor del capítulo. Descubrimos que gran parte de la vida de Sam ha sido una mentira, que todo estaba preparado para llevarlo a donde está ahora.

No hay una descripción disponible¿Has visto? Si es que me hago la manicura como nadie, hijo.

A mí lo de Brady, tal y como lo exponen, me resulta poco creíble y fuera de lugar. Creo que podrían haberse currado la explicación un poco más, poco a poco, y no soltarlo todo al mogollón en el antepenúltimo capítulo. La charla entre Sammy y el demonio se resuelve bastante bien, hasta el punto de creerte que lo va a matar. No lo hace, y menos mal, porque necesitan a Brady para encontrar a Peste. Así que Crowley idea un nuevo plan, dar falsa información diciendo que Brady se ha cambiado de bando. Todo parece ir bien hasta que llega un perro del infierno. Genial la pelea entre ambos perros, parecen que están en lugar de verdad.

Tras todo lo ocurrido, consiguen la información y Crowley se marcha. Brady no tendrá la misma suerte. Los hermanos lo acorralan, ya va siendo hora de que Sammy se vengue por lo ocurrido. El demonio intenta confundirlo, insinuarle que realmente es uno de ellos. Tampoco es que hable mucho porque Sam se lo carga en un momento. Realmente, toda la trama entre Sammy y Brady es una metáfora del plan de decir que si a Lucifer, controlarse y meterlo en la celda. En el capítulo nos dan las esperanzas suficientes para que creamos que Sam es capaz. Pero no lo es, Luficer es Lucifer y, por lo menos ahora, el pequeño Winchester no tiene la fuerza necesaria para hacerse con el control del Diablo.

Otra escena final inusual. Crowley quiere hacer un trato con Bobby para encontrar a La Muerte. Si le vende su alma, conseguirá la localización. Dice que se la devolverá pero yo no me fiaría ni un pelo. El fiel amigo de los Winchester termina aceptando y nosotros terminamos con las manos en las cabezas. No sé por qué, pero algo me dice que todo esto va a acabar muy mal para algunos…


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »