Review Supernatural: Party on, Garth

Después del capítulo anterior, parecía que la trama de los demonios, Castiel y Lucifer estaba en alza y nos dejo con el ángel, tras su sacrificio, encerrado en un manicomio y bajo el cuidado de Ruby, la díscola demonio. Digo bien, parecía, porque en la ya habitual poca continuidad en las tramas de esta temporada, en el episodio de esta semana han vuelto sobre un tema que casi no había sido tocado pero que casi todos sospechábamos. ¿Vemos cual es?

En primer lugar, siento el retraso en la review, motivos personales me han mantenido alejado de mi PC tanto los días anteriores como la Semana Santa.

Creo que ya he comentado alguna vez que me gusta ver el mundo como algo más que el patio de recreo de los Winchester. Se supone que hay cientos de cazadores por ahí, haciendo más o menos lo mismo que Sam y Dean, no solemos saber mucho de ellos pero las veces que hacen su aparición llenan de coherencia el argumento de la serie. Cazadores como Rufus, Ellen o Jo, todos ellos ya pasaron a mejor vida, pero aun nos quedan otros por conocer, como es el caso de Garth Fitzgerald IV.

A Garth pudimos conocerlo hace unos capítulos, en el episodio titulado Time for a wedding, cuando le fue asignado a Dean por Bobby cuando Sam “decidió” casarse. Garth es un flacucho y un poco torpe cazador, pero lo compensa con su gran confianza en sí mismo y unas buenas dotes para la deducción. Garth se ha topado con un caso un tanto especial, que parece ser un espíritu cabreado pero es algo más. Como no sabe qué hacer, pues llama a Dean en busca de ayuda.

Los Winchester acaban de dejar a Castiel en el manicomio y como todo el rollo de los leviatanes y la aparente muerte de Frank no parece que corran mucha prisa (total, sus enemigos solo amenazan con comerse a medio mundo y dominar al otro medio) pues deciden acudir a la llamada de Garth para echarle un cable con su problema.

El problema resulta ser uno de los monstruos más originales que han pasado por la serie. Un espíritu asesino atado a un objeto que desatara su furia contra los enemigos del dueño del objeto. El Shojo, de origen japonés, habita las tabernas donde se sirven bebidas alcohólicas, y su principal peculiaridad es que solo aquellos afectados por el alcohol pueden verlo (o verla, ya que es un espíritu femenino).

Es algo sabido por todos que el alcohol en esta serie ha jugado un papel discreto pero casi omnipresente. Ambos hermanos (sobre todo Dean) ahogan sus penas en alcohol cada vez que las cosas se ponen feas, y son bebedores habituales de cerveza, es raro ver un capitulo en el que no veamos cómo se toman al menos una lata de cerveza.

Darle más importancia al estado de embriaguez me ha parecido un detalle digno de agradecer a los guionistas, y la escena en la que revientan el mueble bar del empresario cervecero ha estado genial. Incluso Garth, que no suele beber, realiza la tarea de beberse una cerveza de trago lo que “lógicamente” hace que se emborrache (sin embargo es digna de aplaudir su actitud de empinar el codo por exigencias del caso).

En fin, no voy a entrar mucho en el caso en sí, ya que una vez que entra en juego el alcohol y cierta katana bendecida por el rito sintoísta (muy bueno el detalle de hacer el rito con un pinche japonés de un restaurante), el shojo tiene poco que hacer. La escena en la que muere la mujer delante de su hija y su marido me ha parecido muy bien rodada, bastante truculenta y original.
El interrogatorio a la niña por parte de Garth y Mr. Fizzles también me ha gustado, la cara de Dean era como para enmarcar, muy divertida. La verdad es que esta serie es de las pocas que es capaz de mostrar escenas bastante gore y escenas cómicas en un mismo capítulo.

Sin embargo, el capitulo encierra un tema oculto que ha salido a colación gracias a la torpeza de Garth con los medidores de EMFs. Todos recordamos que Dean lleva consigo la petaca de Bobby como recuerdo de su mentor, amigo y prácticamente padre adoptivo. Como espectadores, hemos visto como de una forma bastante sospechosa, han ocurrido ciertos “movimientos de objetos” que de una forma o de otra han ayudado a los Winchester en sus casos.

Es algo que ninguno de los hermanos comentan entre sí, pero ambos sospechan que el fantasma o espíritu de Bobby está con ellos y desea ayudarles. Sin embargo, Garth, que carece tanto de tacto como de información sobre la estrecha relación entre Bobby, Sam y Dean, sugiere sin más lo que ambos sospechan (Garth observa radiación de EMF en la petaca de Bobby). Sam revela a Dean (y a nosotros) que uso una tabla ouija para comunicarse con el posible fantasma de Bobby, aunque sin éxito.

Dean no lo tiene tan claro. Sabemos de Dean que es bastante más creyente en los milagros que Sam, y se aferra a la posibilidad de que Bobby pueda estar con ellos. Como de momento no pueden probar nada, y ambos saben que bajo las reglas que rigen la muerte y los fantasmas, Bobby no debería estar aquí con ellos, de momento lo dejan pasar. Sin embargo, nosotros somos testigos de que en realidad Bobby sí que está ahí con ellos (en una emotiva escena) y que hace lo posible por ayudarles y sobre todo porque le puedan sentir.

El capitulo ha ido de menos a más, entre todo el rollo alcohólico, la presencia de Garth y su carismática personalidad y el tema del fantasma de Bobby, al final se me ha pasado el episodio volando. Para ser un autoconclusivo (sin contar el tema de Bobby, que parece que cobrara importancia en el futuro) ha estado muy bien. El enemigo ha sido bastante original y la forma de acabar con el también me ha gustado (aunque lo de Voy a ver si encuentro una katana de samurái en el anticuario local me parece bastante pretencioso, pero bueno).

Por lo demás, lo de siempre, ya solo quedan 5 capítulos para terminar la temporada y cada vez me da más la sensación que los leviatanes nos acompañaran en la próxima. La trama principal está ya muy diluida y para volver a llamar la atención de los seguidores de Supernatural van a tener que subir mucho el nivel de epicidad. Veremos que nos ofrecen para la recta final de la temporada, pero a estas alturas no sé si me da muy buena espina. ¿Vosotros que pensáis?

CURIOSIDADES, FRASES GRACIOSAS Y DEMAS MISCELANEA

– Como en muchas otras ocasiones, el titulo del capítulo es una referencia a una película. En este caso, a la película Wayne’s World, que a su vez se basaba en un programa llamado Saturday Night Live. En la película, uno de los protagonistas se llama Garth y la frase Party on, Garth se dice en un momento de la peli donde precisamente, Garth se emborracha. Party on! También es el eslogan de la compañía cervecera que visitan los Winchester en este capítulo.

– Cuando Garth se bebe su cerveza y muestra signos de estar ebrio, pide a Dean si puede tomarse otra birra, pero Dean le contesta “Coffe for you, Tara Reid” (“Café para ti, Tara Reid”). Tara Reid es una actriz famosa en EEUU por sus fiestas y por ser cazada en ellas en situaciones embarazosas producto del alcohol. Es amiga de Paris Hilton (a quien ya vimos en uno de los capítulos de Supernatural).

– Para terminar, otra perla de Dean con referencia cinematográfica incluida: “ I mean, who knows more about being a ghost than Bobby? Instant Swayze, right?” (“¿Quién sabe más sobre ser un fantasma que Bobby? Swayze, ¿no?”) Ese Swayze es por Patrick Swayze, quien protagonizo la película Ghost, en la que (como sabréis) hacía de fantasma reciente que tenía que aprender a manejar su condición espectral.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Supernatural: Party on, Garth
5 (100%) 1 vote

Categorías: Reviews Supernatural Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »