Review Supernatural: Mommy Dearest

Review 6x19

Contábamos con ello, pero no ha sido hasta esta semana cuando se ha anunciado oficialmente la renovación de Supernatural para una séptima temporada. A pesar de algunas bajadas de audiencia y de las dudas de algunos, la serie parece estar cumpliendo muy bien para la CW. Sin embargo, tras haber visto el episodio de esta semana, es hora de preguntarse si la serie merece seguir siendo estirada hacia el infinito. Seguro que todos tenemos una opinión al respecto, ¿cuál es la vuestra?

Como episodio, hay que reconocer que mantiene la calidad. Se nos presenta con una bienvenida emocionante y tensa, sacando el lado más malvado de Eve en el bar. No importa mucho saber si estamos ante zombis o vampiros. Poco importa, antes de que nos demos cuentas están todos muertos. El episodio está más centrado hacia el arco argumental de la serie, el poco desarrollo de personajes da la cara a través de Eve, que por fin explica por qué hace lo que hace. Refugiarse en el físico de la madre de los Winchesters ayuda a que nos creamos las buenas intenciones del personaje (buenas intenciones dentro de lo que cabe). Acusa a Crowley de empezar todo esto, y ahora quiere su cabeza. Un momento, ¿Crowley? ¿No estaba muerto?… ¡Sorpresa!

Durante los cuarenta minutos que abarcan el episodio la trama avanza con tranquilidad, exponiendo sus cartas poco a poco para crear una mayor confusión en el espectador y reforzar el misterio. Así vamos descubriendo unos seres nuevos, cada uno de lo más peculiar. Tampoco falta la vena cómica de la mano de Dean, como el momento Jefferson Starship. Lo malo es que hay ciertas cosas carentes de naturalidad, véanse la aparición de la vampira o la obsesión de los hermanos por sacar a los chicos de la ciudad. Una cosa es ponerlos a salvo y otra muy diferente marcharse a otra ciudad con Eve campando a sus anchas.

No hay una descripción disponibleEsta fiesta no mola

Tampoco faltan los giros argumentales. Al fin descubrimos parte del secreto de Castiel, que se ha unido a Crowley. Lo de Castiel era imposible ver venir, probablemente su unión se deba a esa necesidad por conseguir un mayor número de almas para usar en la guerra que tiene lugar en el cielo. Desde hace tiempo vemos que la línea del bien y el mal está desapareciendo para Castiel, por muy buenas que sean sus intenciones. Lo de Crowley ya es otro tema. Ya ni sorprende que sigua vivo, en esta serie raro es el personaje que muere solo una vez. Esperemos que de más juego y que su vuelta no haya sido para rellenar los últimos episodios.

Pero si observamos a Mommy dearest desde un punto de vista argumental, en cómo encaja su existencia para la temporada, la cosa cambia por completo. A través de éste episodio por fin hemos podido relacionar el arco argumental que abarcaba la primera temporada, acerca de Crowley y sus intentos por llegar al purgatorio. Desgraciadamente, la prematura muerte de Eve sólo sirve para demostrar que la mitad de la temporada no ha sido más que puro relleno para llegar a donde estamos. Es decepcionante pensar que, a no ser que Eve no esté realmente muerta o desconozcamos alguna posible trastada (cosas que no nos sorprendería a estas alturas), todos estos últimos episodios podrían haber sido desechados y ni lo hubiéramos notado. Ni desarrollo argumental, ni evolución de los personajes. Nada.

No hay una descripción disponible¡Qué no me cuentes milongas! Éste plato tenía un pelo

Aún así, no podemos negar que la cosa se está poniendo muy tensa. Quedan tres episodios para dar por finalizada esta temporada y nos queda mucho por ver en muy poco. Parece que la guerra que tiene lugar en el cielo, una pena como se han olvidado de esa trama en toda la temporada, está a punto de alcanzar a los hermanos. Y si a esto le sumamos la actitud de Castiel, Crowley y la pared que tiene Sam en su mente, podemos predecir que el final de este cuento no va a ser nada bonito. Aunque también, tratándose de los Winchesters, ¿cuándo lo es?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »