Review Supernatural: I believe the children…

I believe the children are our future

Sin duda alguna, Supernatural ha sido una de esas series que han sabido tratar muy bien lo absurdo, el tono humorístico. Cuesta creer que en una serie con la clase de argumento que tiene pueda ser viable algo como esto. Pero sí, muchos de los mejores episodios están formados por varias escenas que irremediablemente nos llevan a preocuparnos por la salud mental de los guionistas. Esto no es nada malo (para nosotros, porque para ellos…), y aquí no solo volvemos a la trama principal, también volvemos a lo ridículo. Personalmente, en este episodio se encuentra uno de los momentos más delirantes de la serie. Será mejor que me deje de rollos y pase a tratar el asunto. ¡Vamos con el 5×06!

El episodio empieza en una casa. En ella se encuentra una chica. Se peina mientras mira la tele. Segundos más tarde descubrimos que la chica está cuidando de un chico al que por razones que desconocemos (y que por ello no dejan de ser preocupantes) se hace el muerto. Este chaval sí que sabe matar el tiempo… En cualquier caso, tras mandarlo a la cama, la niñera vuelve a lo suyo. Más tarde llegan los padres a la casa y se encuentran a la niñera muerta. ¡Ya hay caso para los Winchester!

No hay una descripción disponibleMiles de años de evolución humana… para esto

Los hermanos no tardan en aparecer, y, tras una charla con el niño que estaba siendo cuidado, descubren que éste le puso unos polvos pica-pica. El solo hecho de pensarlo parece ridículo, pero como en esta serie sabemos que puede ocurrir cualquier cosa, no lo descartamos. Y hacemos bien porque tras volver al hospital hallan a un hombre muerto, electrocutado. ¿La causa? Lo desconocen, pero un hombre mayor les cuenta que solo le gastó una broma, con uno de esos interruptores que saltan una pequeña descarga (no es este el caso, desde luego). Tras realizar una prueba con el interruptor, con la que Dean consigue una fantástica comilona, deciden visitar el único lugar que parece tener relación con todo. Una tienda de artículos de broma. Desgraciadamente, parece un callejón sin salida y lo único que consiguen es meterle un buen susto al dueño de la tienda.

Es de noche. En una habitación hay una niña acostada. Su padre le dice que deje el diente debajo de la almohada para que venga el hada de los dientes (el ratoncito Pérez de toda la vida). A la niña no le hace gracia el tema y decide ponerle el diente a su padre. Un poco más tarde vemos, como dije antes, lo que personalmente es uno de los momentos más delirantes de la serie (junto con el famoso oso depresivo, o cualquier episodio en el que intervenga Loki, entre otros). Un hombre barbudo, con cierto sobrepeso y vestido con un traje muy ajustado, se aparece como el hada de los dientes. Al menos se le ve buena gente, porque aunque le quita todos los dientes, le deja algo de dinero por cada uno… algo es algo, ¿no? No parece el único al que le he pasado algo raro. Un ejemplo es un hombre al que se le ha quedado la cara congelada. Alguien está transformando la realidad. Y como lo único que enlaza todos los sucesos es una casa que se encuentra en el radio de estos, ese alguien puede estar viviendo ahí. Así que los hermanos se ponen en marcha. Prefiero no hacer comentarios sobre el pelo que le sale a Dean en la mano. Creo que ha quedado muy claro.

No hay una descripción disponibleMe acabo de enamorar

En la casa hay un niño solo, los padres han salido. El niño es un poco seco, pero eso no tiene nada que ver con el asunto. El caso es que parece ser que lo que el niño cree que es realidad, se vuelve realidad. Todo esto es muy raro. Investigando descubren que el niño es adoptado y que la madre biológica vive en Elk Creek. Así que toca lanzarse a la carretera. Nada más llegar, y con un recibimiento un tanto extraño, tienen una conversación con la madre. Según cuenta, hace años fue poseída por un demonio. Pero no fue una posesión normal, se llegó a quedar embarazada. Nada más tener al niño consiguió librarse del demonio, y para asegurarse de que no obtenían lo que querían, lo entregó en adopción. Dada la trama actual de la serie es interesante ver cómo hacen su propia versión de La profecía. Pero bueno, sigamos.

De vuelta, aparece Castiel. Les informa que el niño es el Anticristo, que es el arma más poderosa de Lucifer, y que deben matarlo. Demasiada información para asimilar en un momento, sobre todo en la parte que concierne matar al crío. Los hermanos evidentemente no están por la labor. Mientras tanto, la madre biológica del niño es poseída. El poder del niño le oculta de todo el mundo, pero como ella ya sabe dónde está, toca buscarlo.

Castiel no parece contentarse con la reacción de los Winchester, quizá sepa que no van a ser capaces de matar al niño, por lo que decide actuar por su cuenta. El intento de asesinato es fallido, Castiel acaba convertido en un pequeño juguete de plástico. Los hermanos llegan y al ver la escena poco más que se quedan petrificados. Más les vale ir con cuidado a la hora de tratar al niño. Por muy Anticristo que sea, sigue siendo un niño, y por lo tanto deciden contarle que buscan a gente con habilidades especiales y que él tiene una, así que quieren hacerse cargo de él. Todo marcha bien hasta que aparece la madre poseída y los hermanos son lanzados hacia la pared (creo que tienen el record de las veces que una persona se haya podido apoyar en una pared en cinco años…)

No hay una descripción disponibleYa me extrañaba a mí que no comercializaran a los personajes de la serie

El demonio le cuenta su versión, omitiendo por supuesto que es mitad demonio. Le vende la moto diciéndole que si es poderoso, que si puede hacer lo que quiera, etc. Pero en el momento en el que se gana al niño es cuando le dice que puede conseguir que dejen de tratarle como a un niño chico. Eso molesta realmente al crío. Sam habla y consigue llamar la atención del niño hasta el punto que obliga al demonio a soltarle. Sammy se ve reflejado en el chico. Está en un punto muy delicado de su vida, y la decisión equivocada puede tener horribles consecuencias. No solo para él., sino para el resto del mundo. Así que le cuenta toda la verdad. Y el niño, donde Sam fracasó, vence. Despide al demonio con una simple orden y se quedan solos.

Dean intenta convencer al niño de que debe prepararse para la guerra. Quieren llevárselo para entrenarlo. Al crío no le hace mucha gracia el asunto. Primero quiere irse con los padres, pero al final comprende que es ponerles en peligro innecesariamente, así que desaparece dejando una nota y devolviendo a Castiel a su forma original. Al final el niño ha demostrado ser más maduro de lo que fue Sam en su momento. Eso dice nada bueno de él…

Y ya con el diálogo final entre los hermanos sobre lo mucho que les hubiera gustado no saber la verdad de chicos, acaba el episodio. Un episodio que comienza como un caso más, y acaba por ser una pieza imprescindible para la guerra entre ángeles y demonios. En definitiva, un buen episodio.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »