Review Supernatural: Hammer of the Gods

review 5x19

Estamos prácticamente en la recta final de la temporada y hay que reconocer que el equipo de Supernatural está dando lo mejor de sí ahora. Si bien el capítulo no iba a convertirse en algo muy destacable, el último cuarto de hora le da la vuelta a la tortilla subiendo el listón. Y eso que aquí los Winchesters no son los verdaderos protagonistas de la trama. Es, más bien, un conocido secundario, el que coge la batuta y nos da lo mejor de sí. ¿Opináis lo mismo?

Principio de toda la vida. Un inocente que vigila un motel de carretera abandonado, termina siendo brutalmente asesinado. La escena, simple y muy conseguida, sirve para presentarnos el motel y advertirnos de que no podemos fiarnos de nada, ni nadie, que se encuentre en el lugar. La iluminación y lo tétrico de los decorados ayudan a crear ese aire siniestro y peligroso. Tras el corte, los hermanos llegan a la edificación. De aquí en adelante, el capítulo realmente no avanza mucho. Se nos presentan una serie de eventos que añaden cierto misterio y desconcierto, como los cortes en los hermanos, el elefante en la habitación, la pareja que desaparece de repente, etc. A continuación, asistimos a la exposición del conflicto. Todo lo que ocurre es gracias a la reunión entre dioses de distintas religiones, quienes pretenden usar a los Winchester para detener el Apocalipsis. Un dato importante es, en la presentación de cada uno de los dioses, como usan imágenes de libros para mostrarnos quien es cada uno. Esto ocurre para ayudar al espectador a identificar a los personajes, por si hay alguien que esté un poco perdido o algo.

No hay ningún avance real hasta que entra en escena Gabriel, uno de los personajes más carismáticos de la serie (a mí aún me cuesta ver a Loki como el arcángel Gabriel, no sé, será cosa mía…). Es en éste momento cuando se nos presenta la verdadera trama del capítulo. La rendición de Gabriel. Siempre habíamos visto al personaje como un ser juguetón, un cachondo mental, sin ataduras ni nada. Ya es hora de que se nos muestre su otra cara. Para empezar, la relación sentimental que se trae con Kali, personaje con el que cuesta un poco empatizar dado su frío comportamiento. También presenciamos otro de los grandes conflictos del personaje, su negativa a alzarse contra sus hermanos, por pavor más que por otra cosa.

No hay una descripción disponible¡¡KA-ME-HA-ME-HA!!

Pero todo sufre un giro inesperado. Kali sabe quién es realmente Loki y lo mata con su propia espada. A esto se le ve el plumero desde lejos, Gabriel no ha muerto, y la prueba es que no hubiera ninguna marca de alas en el escenario. Aún así, con la creencia de que pueden matar a los ángeles, Kali cambia las reglas del juego. Ahora quiere matar a Lucifer. Cabe destacar la intención de Dean de unir sus fuerzas con los dioses para derrotar a la bestia. Los hermanos están tan desesperados que se apuntan hasta a un bombardeo. Mercurio, que no cree que todo esto vaya a salir bien, llama a Lucifer por su cuenta. Craso error. Lucifer (grande Mark Pellegrino, grande…) aparece en modo destroyer, con unas pintas de zombie que echan para atrás, y se va cargando a los dioses de uno en uno.

A estas alturas, la trama de Gabriel no es la única que resalta. El otro asunto importante abarca las diferentes religiones. ¿Por qué el mundo les pertenece a los ángeles?, ¿por qué todo gira alrededor de Dios cuando hay tantos dioses por el mundo?, ¿qué les da derecho? Son cuestiones la mar de interesantes, lo triste es que el tema está tratado muy por encima y prácticamente lo único que se hace es hacer las cuestiones dando alguna respuesta superficial. Una pena.

Tras la orgía de sangre divina causada por Lucifer, sólo quedan Kali, y los Winchesters. Y entonces Gabriel hace acto de aparición. Ellos se van, los ángeles se quedan. Gabriel le echa un enorme sermón a Lucy, como lo llama al principio, y nos enseña su lado más sensible, humano, y racional. Es algo que creo que nadie se esperaba ver de éste personaje dado su historial. Y por tal historial resulta, casi patético, el frustrado intento que realiza para matar a su hermano. Con la enorme imaginación que tiene, lo mejor que se le ocurre es atacar a Lucifer por la espalda. El personaje muere, de una forma muy simple, obteniendo, al menos, una rendición. No sé vosotros, pero a pesar del modo en el que ha fastidiado a los hermanos, me ha entristecido verlo morir. Era un personaje con el que nos han servido los mejores capítulos de la serie y que podrían haber explotado un poco más.

No hay una descripción disponibleMi dentista me agradece el ahorro de luz que le hago

Tras la muerte del arcángel, Sam y Dean se disponen a ver el DVD que les dejó antes de enfrentarse a su hermano. Lleno de absurdo y humor les revela que es prácticamente imposible que puedan matar a Lucifer a estas alturas. Pero encerrarlo de nuevo en su celda es otra historia. Sólo han de conseguir los cuatro anillos de los cuatro jinetes. La cosa está muy, pero que muy, complicada. Y llega la impactante escena final, que rompe la estructura de la serie para presentarnos a un nuevo personaje. Uno de los jinetes, dando a entender que se trata de Pestilencia. Muy buena caracterización, el rumbo que están tomando de mostrarnos personajes tan poderosos como seres débiles les está quedando de lujo.

Y no, no me he olvidado de ese delirante momento Ghostfacers. Es normal que a lo largo de la temporada no hayan hecho aparición alguna, la trama no da mucho lugar para estos personajes. Pero aún así, la CW sabe que disfrutamos con su presencia y por eso han decidido darles su propia webserie, que los americanos ya pueden ver desde la página de la CW. La verdad es que es buen modo de darles publicidad.


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »