Review Supernatural: Exile on Main Street

review 6x01

Todas las season premiere de Supernatural han comenzado con momentos de gran tensión, con situaciones al límite y con grandes peligros que acechan. Éste no es el caso. En esta ocasión nos encontramos ante un episodio tranquilo, que no mete prisas por mostrarnos sus bazas llenas de misterios y dudas. Quizás Eric Kripke haya dejado de llevar los guiones del show, pero la calidad aún se mantiene. ¿Vosotros que pensáis?

Ha pasado un año desde que Sam se lanzara a la jaula con Lucifer y ya nada es lo que era. Una excelente selección musical, Beautiful Losers de Bob Seger, acompañada de momentos de la nueva vida cotidiana de Dean, comparada con su antigua vida de cazador, es lo único que se necesita para contarnos en tan sólo dos minutos lo mucho que cambiado la vida de Dean en un año. Mismos actos, diferentes situaciones. Lo poco y lo mucho que se parecen sus dos vidas. No hay más palabras, enorme comienzo de temporada.

Y ésta es la intención principal del episodio, los cambios, presentarnos personajes nuevos, y otros viejos que parecen nuevos para nosotros. Los Winchester nunca habían sido tan desconocidos para nosotros.

No hay una descripción disponibleAzazel

Por un lado tenemos a Dean. Su instinto de cazador sigue en él, llevándole a sospechar que una extraña criatura ronda por su agradable vecindario. Pero un año de relax pasa factura y sus habilidades se han mermado un poco. En el edificio en construcción sus movimientos son lentos y se le ve un tanto confundido, y más tarde peca de descuidado cuando el vecino lo descubre con el arma. Pero el momento que más lo define es cuando se encuentra por primera vez con Sam. Se bloquea, sus emociones le embargan y no hace nada. Aún así, hay otras cosas que no cambian y es su preocupación por la gente que le rodea, la familia nueva que ha formado y la amistad con sus vecinos, arriesgando su vida al intentar salvarlos, lo cual explica su sorprendente decisión de negarse a irse con Sammy (que levante la mano el que pensara que si se iría).

Por otro lado tenemos a Sam. Más serio, más misterioso que nunca. No sabemos ni cómo ha llegado a salir de la jaula, no sabemos lo que le ha pasado en ella, como va a reaccionar, como se siente, simplemente no le conocemos. Se niega a hablar de su estancia en el infierno (como Dean cuando salió de él) y está tremendamente centrado en volver a la caza. Lo que más sorprende es su indiferencia por las personas, no se arriesga como en los viejos tiempos. Si parece que no se puede hacer nada no piensa intentarlo, y menos si eso sirve para exponerse.

No hay una descripción disponibleLa familia reunida

Como vemos los personajes han evolucionado, posiblemente haciendo un cambio de rol de ambos personajes. Ahora Sam actúa como Dean actuaba hace poco, y Dean como Sam. Hay que reconocer que esto da mucho juego para la temporada y puede producir algunas situaciones sorprendentes muy pronto.

Hablando del episodio en sí, estamos ante uno un tanto simple en su estructura. No quiero decir que sea algo malo, básicamente porque funciona. Se nos dan unos misterios, o como J.J. Abrams diría, cajas misteriosas, cómo: ¿Qué hacen Samuel y Sam de vuelta? ¿Quién, o qué, los ha traído? ¿Qué intenciones tienen los Campbell? ¿Porqué hay criaturas nuevas? ¿Porqué están rompiendo sus costumbres?, etc. Misterios que nos produce el suficiente interés como para seguir interesados en la serie. Además, la trama de los Djinn carece de profundidad porque no es necesaria, es una excusa, un objeto del guión para traer de vuelta a Sam y a los Campbells y que posiblemente tenga mayor relevancia en el futuro, ya que el hecho de que Samuel mantenga a líder viva para sospechoso.

De los Campbells no hay mucho de qué hablar. Los primos apenas aparecen en plano y sus personalidades no quedan nada definidas. De todas maneras aún nos queda temporada para conocerlos mejor. Samuel, es otro cantar. No sé vosotros pero a mí me dio una alegría enorme volver a verlo, es un personaje carismático y que, con el misterio que le rodea en esta temporada, tiene muchas posibilidades. Pero el episodio no se queda ahí sino que nos trae de vuelta a otros dos personajes. Uno es el demonio de los ojos amarillos, Azazel, que aparece muy poco, como una alucinación, pero personalmente mataría porque se convirtiera en un regular de la temporada, hay pocos villanos tan buenos como él. El otro es Bobby, cuya presencia es casi inapreciable pero suficiente para ver que sigue al pie del cañón. Uno que se echa en falta es Castiel, a ver si muestra las alas dentro de poco.

No hay una descripción disponibleToca despedirse

En definitiva, estamos ante un buen episodio, bien realizado (quizás el único momento que técnicamente me ha parecido pobre es cuando Sammy le clavaba el antídoto a Dean) y que nos aparta un poco a los jugosos secundarios para centrarse en los hermanos. Quizás no sintamos la misma tensión de otras temporadas, ni los misterios ofrecidos puedan parecer tan jugosos como los anteriores, pero creo que se merece el beneficio de la duda ¿No creéis?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »