Reviews

Review Supernatural: Doble season finale

Review 6x21 y 6x22

Y se acabó. La sexta temporada de Supernatural finiquitó su historia el pasado viernes. Pero no es su final. Es el principio de una nueva etapa que seguirá ubicada en las noches de los viernes, detrás de Nikita. Pero hasta que llegue la séptima temporada, presumiblemente, en septiembre, sólo podemos alimentar nuestras ansias de Supernatural reviviendo la temporada de nuevo (¡o la serie entera para los más atrevidos!) y así tener la oportunidad de verlo todo bajo un nuevo prisma. ¿Cambiará así la imagen que tenéis de estos últimos episodios? ¿Os ha gustado?, ¿os han parecido horribles? ¡Llega la hora de intercambiar impresiones!

Con la emisión de Let it bleed y de The man who knew too much, la CW pone punto final a la sexta temporada de Supernatural. Una temporada cuya trama empezó siendo muy minimalista hasta el punto de volver a sus inicios. Pero, poco a poco, ese desarrollo de personajes fue perdiendo centralidad para dar paso a una trama apocalíptica. Los hermanos se las volvían a ver para salvar al mundo. Ángeles, demonios, El Purgatorio, viajes en el tiempo, dragones, un fénix, etc. En ningún momentos se han quedado atrás a la hora de mostrarnos nuevos seres, algunos más conseguidos que otros, y a continuación podemos comprobar si el desenlace ha demostrado que la serie aún tiene mucho que dar o si están estirando el chicle hasta el infinito y más allá.

Let it bleed: El primero de los dos episodios comienza con una trama simple pero potente. Unos demonios, bajo las órdenes de Crowley, han secuestrado a Lisa y Ben para alejar a los Winchesters de sus planes. Aunque el episodio no ofrece nada nuevo y se reduce a resolver algunos conflictos a través de varios deus ex machina (eso sí, la mayoría están muy bien disimulados), consigue funcionar a todos los niveles y trasladarnos a una atmósfera de tensión y acción. Pero hay que tener que claro que el episodio es un preámbulo de Castiel. Sus conflictos por salvar a los suyos de Raphael, obtener las almas del purgatorio y ayudar a los Winchesters lo están llevando al límite. Castiel pide que confíen en él pero, por muy buenas que sean sus intenciones, ni los Winchesters ni nosotros, como espectadores, confiamos en él. Aún así, el hecho de salvar a Lisa demuestra que el personaje aún no se ha pasado al lado oscuro, ciego ante la justificación de a tiempos desesperados, medidas desesperadas.

No hay una descripción disponible¿Seguirán esta línea argumental para el biopic de Lovecraft?

Por otra parte, Dean vuelve a dar la cara. No caben dudas de que el mayor de los Winchesters ha sido el protagonista absoluto de esta temporada, llevándose la mayor parte de los palos por su hermano, Bobby o la familia que pudo formar. Admirable hasta el final, no duda en borrar su existencia de la memoria de Lisa y Ben. Un duro golpe para el personaje y para nosotros ya que tras esto es casi seguro que nunca más volvamos a ver a ninguno de los dos. A este paso, Dean se va a convertir en un desdichado en el amor como Bobby, que descubre que una de las mujeres que amó es un ser salido del purgatorio. Sorprendente giro argumental, dándole profundidad y mayor relevancia a un personaje que parecía sacado de la manga para justificar la espada que necesitó Dean para matar a los dragones.

El trabajo técnico y creativo es excelente. Sera Gamble demuestra mantener el nivel como guionista (no tanto como showrunner) y elabora un episodio plagado de referencias a H.P. Lovecraft y a su literatura, girando en el mito de Cthulhu. Además, por el apartado técnico, podemos disfrutar de unos veinte últimos minutos que elevan la calidad del episodio al aportarnos altas dosis de tensión y miedo por el futuro de joven Ben y de la bella Lisa. Con un tic en la pierna, por culpa del nerviosismo, acabamos este episodio para adentrarnos en el último de la temporada. Sólo una pregunta nos ronda la cabeza cuando empezamos a escuchar la melodía de Carry on my wayward son, ¿mantendrá el nivel de Let it bleed?

No hay una descripción disponibleUn final feliz. Pero, ¿lo es para todos?

The man who knew too much: El que debería ser el episodio con más tensión y que nos dejara petrificados termina por quedarse en un simple intento ofreciéndonos la peor season finale de Supernatural . Aún no sé muy bien si es debido a las expectativas generales o quizás a que Let it bleed nos de todo lo que debería habernos ofrecido este episodio. No por esto se puede decir que sea un episodio malo. Todo lo contrario. El episodio como tal consigue mantenerse dándonos su dosis de acción, drama y, cómo no, su toquecito cómico.

Para el final de la temporada consiguieron que Eric Kripke regresara como guionista y lo peor es que parece que se le note que haya perdido la costumbre de escribir sobre los hermanos. Aquí el protagonismo vuelve a estar centrado en Castiel y en Sammy. Si el episodio empieza muy bien, con un gran suspense, la historia de Sam termina por convertirse en un impedimento para éste desenlace. ¿De verdad era este el gran peligro al que se enfrentaba si recordaba? Un paseo por su mente, cuyo único peligro es él mismo (y al que no le cuesta nada derrotar). Por su lamentable estado al final, esperemos que haya consecuencias, por derribar el muro, a lo largo de la próxima temporada.

No hay una descripción disponibleCon tantos humos de colores, esto parece la secuela de Lost

Sobre Castiel, todo ha cambiado. Para los creadores, en sus primeras apariciones, era tan sólo un personaje más. Un personaje que, episodio tras episodio, fue seduciendo a la audiencia y a los propios guionistas por partes iguales. Un ángel muy humano, lleno de dudas, de amor y de cierta falta de sensibilidad. Todo lo que una vez fue, y por lo que luchó, acaba convertido en una contradicción. Castiel no perdona, se siente seguro de sí mismo, orgulloso. Este coctel de sentimientos lo aleja de los Winchesters y de la sendera del bien. Mata a su hermano, consigue todas las almas y se convierte en el nuevo Dios. Un Dios que con toda probabilidad será el villano de la próxima temporada.

El resto de personajes tienen una intervención sin relevancia. Bobby y Dean, cuyas tramas se cierra antes de tiempo para centrarnos en el ángel y Sam, se pasean de un lado a otro sin saber qué hacer. Crowley apenas hace algo, en cuanto ve que la cosa pinta mal se larga. Seguramente lo veremos regresar más adelante. Balthazar se despide, asesinado por Castiel, demostrando que, a la hora de verdad, poseía la suficiente humanidad y decencia. Una pena, creo que era un personaje con muchísimo potencial, pero muy poco explotado.

No hay una descripción disponibleCastiel, el Dios de los que nunca se cambian de ropa

Con esto damos por finalizada la que era la nueva etapa de Supernatural. Ni rastro de Adam ni de Dios. Una temporada llena de baches y de rellenos argumentales que demuestran que la serie debería haber acabado en su momento, al finalizar la quinta temporada. Tampoco le hace ningún beneficio la ausencia de personajes lo suficientemente carismáticos, y los pocos que les quedaban son desechados sin contemplaciones. Con un par de incógnitas en el final (lamentables los zooms finales hacia los protagonistas) nos dejan esperando hasta septiembre para poder ver si recuperan la calidad de antaño y, ya puestos, parte de la audiencia perdida , que a lo tonto han perdido en torno a unos 4 puntos de share. En cualquier caso, siempre nos quedarán las primeras cinco temporadas.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Supernatural: Doble season finale
Valoración
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »