Review Supernatural: Changing Channels

Sam y Dean

Sinceramente, ¿a cuántos de vosotros os habría gustado estar, en algún momento de vuestra vida, en una de aquellas series que seguís? Ser ese protagonista tan famoso y sexy, vivir en un mundo de riesgo y aventura, estar con la chica guapa de turno, etc. Me jugaría lo que sea a que todos habéis pensado eso alguna vez. Yo mismo lo he pensado. Y sí, ya me gustaría vivir alguna de esas aventuras con los Winchester, sentir la emoción en la que se encuentran sumergidos los dos hermanos. Pero una cosa es ver esa ficción desde fuera de la pantalla, y otra muy distinta es estar dentro de ella. Y si no os lo creéis, vamos a preguntarle a Sam y Dean, a ver qué opinan ellos del tema…

Por lo general, odio las sitcom. Me gustan muy pocas. Una de las pocas que se salvan de la quema es Cómo conocí a vuestra madre. Esos chistes fáciles, aquellos actores que tanto sobreactúan o las risas enlatadas que aparecen incluso cuando no hay ni un chiste. Pues así empieza el nuevo episodio de Supernatural. En una bonita casa con unos sobreactuados Dean y Sam. Y con ellos, las risas enlatadas. No sabemos qué es lo que pasa (aunque ya nos podemos hacer una idea de quién es el responsable, y sino el recordatorio semanal ayuda), ni por qué los hermanos no muestran signo alguno de preocupación. Y por eso nos trasladamos dos días antes a Wellington, Ohio. Un comienzo genial, con unos créditos maravillosos, gracias en parte a la canción que suena de fondo. Un prometedor episodio nos queda por delante.

Volviendo dos días atrás descubrimos a Dean viendo una serie, un drama de médicos. No parece muy importante comparado con el asunto que les ha traído hasta esa ciudad. Alguien tuvo una violenta muerte. Para todo el mundo el responsable fue un oso para los hermanos fue algo más. Un ser monstruo, violento, sediento de sangre, es lo que ellos y nosotros podemos esperarnos. Y en la interrogación que tienen con la mujer de la víctima descubrimos que hemos acertado en lo de violento, pero ni por asomo no podríamos imaginar que ella culparía a El increíble Hulk…y menos aún, a El increíble Hulk siendo interpretado por Lou Ferrigno. Tranquilos, aún nos quedan escenas más delirantes que estas.

Tras un poco de investigación, comprueban que las evidencias apuntan al sospechoso descrito por la testigo. No solo eso, parece que la víctima y Hulk compartían cierto carácter irascible (aunque con cierta diferencia, imagino). Además, todo apunta a nuestro viejo amigo el Trickster. Para Dean esta es una oportunidad de oro, vengarse por todas las veces que le matón en esa versión alternativa del día de la marmota. Por otro lado, Sam opina que podrían intentar hablar con él, que se hiciera aliado suyo. Un tipo que disfruta tanto de la vida, de la diversión, no tiene que estar muy contento con la próxima llegada del fin del mundo y, con él, de la juerga.

No tardan mucho en encontrar una pista. Un posible homicidio en unos almacenes. Nada más llegar entra al edificio. Y entonces … ¡sorpresa!

No hay una descripción disponible¿Anatomía de Grey?

Así es. Sam y Dean están en la versión televisiva del drama hospitalario, del cual, Dean, demuestra ser un gran fan a pesar de negarlo continuamente. Allí en el Seattle Mercy Hospital (buena parodia de Anatomía de Grey) hay de todo. Una médico que no para de alabar y pegar al bueno de Sam cada vez que lo ve, parejas enrollándose en pequeños cuartos, y el protagonista, el Doctor Sexy. Pero que resulta no ser el Doctor Sexy, sino el Trickster. Dado lo que han pasado en el pasado, no ha podido resistirse a jugar con lo Winchester. Sam habla con él y le cuenta su idea, unirse. El Trickster les propone algo más interesante. Jugar a su juego durante 24 horas. Si ganan, hablará con ellos. ¿Qué hay que hacer para ganar? Nah, una simple tontería sin importancia. Sobrevivir.

No les convence del todo la propuesta y parecen pasar del tema. Y entonces un tío le pega un tiro a Dean. ¿Y quién mejor para operarle que ese gran médico llamado Sam? Al final, pasando de los métodos ordinarios, decide hacerlo a su manera (dónde haya una navaja, que se quite lo demás…) Sobre el resultado, parece que bien. Quizás por eso pasen a un escenario nuevo, a un juego japonés. Todo es muy simple: Deben responder a sus preguntas en el tiempo establecido o el rompe nueces hará su trabajo. Creo que no hace falta comentar cual es la función de un rompe nueces. Preguntas relacionadas con su pasado en un idioma que desconocen totalmente. ¿Cómo contestar? Pues, tras poder probar Sam el rompe nueces, Dean descubre que es más sencillo de lo que parece. Dejarse llevar e interpretar sus roles. Castiel intenta intervenir en el juego pero rápidamente desaparece de escena. El juego me recordó bastante a Humor amarillo, aunque aquí las víctimas fueran los hermanos americanos.

Durante todo programa televisivo, el mundo entero se enfrenta a un brutal enemigo. Es aquel que interrumpe la emisión de tu programa favorito, es aquel que intenta venderte cosas, por el que te planteas si merece la pena seguir viendo ese canal o cambiar a otro. Sí, hablo de los anuncios. Y en este episodio también los hay. Con Sam hablando de la Herpexia, para la herpes genital. Difícilmente no se puede echar una carcajada viendo la escena. Y tras los anuncios volvemos a la sitcom. Castiel vuelve a hacer acto de presencia, con bastante mal aspecto, y avisa a los hermanos de que esto puede estar provocado por un ser muy distinto. No tiene tiempo para más. El Trickster hace también su aparición, con los aplausos del público, y echa a Castiel, no sin antes saludarlo. ¿De qué pueden conocerse estos dos? Los hermanos están hartos de seguirle el juego al Trickster, han cumplido su parte y quieren salir de su juego. Evidentemente, y como buen Trickster que es, les obliga a interpretar sus roles como les dijo, pero no en el mundo de la televisión. Quieren que interpreten sus roles en el mundo exterior. Sam como Lucifer, Dean como Miguel. Parece que a los hermanos les queda un buen rato en el mundo de la ficción.

No hay una descripción disponibleCSI: Supernatural

Cambio de programa. De una sitcom a una policiaca. Hay un asesinato, policías, forenses, los Winchester bien vestidos, con gafas de sol, Sam actuando como si fuera Horatio, y la música parece una versión alternativa de los CSI. Los guionistas se están luciendo más que nunca con este episodio, y no les importa mucho parodiarlo y dejarlo en mal lugar. Tras una jugada bien elaborada, consiguen engañar al Trickster y dejarlo fuera de juego, por lo que vuelven al mundo real. Día siguiente, Dean se levanta, no hay rastro de Sam. Tras meterse en el coche escucha su voz. Es lo que estáis pensando. Estamos viendo una nueva versión de El coche fantástico (y seguro que este tendría más éxito que el remake que hicieron hace poco).

Es hora de moverse rápido o van a terminar muy mal. El Trickster, evidentemente, no está muerto, y encima todo apunta a que al final no sea un Trickster propiamente dicho, sino otra cosa. Y a Dean se le ocurre que puede ser. Tras una jugarreta por parte de los hermanos, encierran al enigmático personaje en un círculo de fuego. ¡Se trata de un ángel! Y no de un ángel cualquiera, sino del arcángel Gabriel. Personalmente no me ha gustado esa revelación, creo que le ha quitado gran parte de esa esencia que hacía a este personaje tan grande para nosotros. Espero que al menos de esta manera lo podamos ver un poco más por la serie. El caso es que Gabriel está harto de esta guerra, piensa que todo tiene que terminar con los hermanos, representaciones de Miguel y Lucifer siendo este el motivo por el que son sus recipientes. Pero los Winchester, como siempre, no son partidarios de que les digan lo que les va a pasar. Así que obligan al arcángel a que traiga de vuelta a Castiel y luego se marchan, liberando a Gabriel de su celda de fuego para demostrarle que no son como él piensa.

No hay una descripción disponibleArcángel Gabriel y hermanos

Y así acaba este gran episodio, sobre todo en el apartado del guión. Me ha parecido magnífica las parodias de todas esas series, en las que no se han cortado ni un pelo. El punto débil para mí, como ya he dicho antes, ha sido esa revelación de que el Trickster es el arcángel Gabriel realmente.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »