Review Supernatural: Appointment in Samarra

Review del 6x11

Los guionistas de Supernatural nos odian. Pero a muerte. Es la única explicación que encuentro para entender el por qué nos dejan sin más episodios, hasta el 28 de enero, con ese pedazo final. Menudo cliffhanger, sí señor. Por episodios como este queremos no solo a los guionistas, sino al equipo entero. Por episodios como este seguimos viendo Supernatural año tras año. Y por episodios como este… ¡odiamos tanto los malditos parones! ¿Pero qué le vamos hacer? Hasta nuestros queridos Winchesters necesitan un descanso de cuando en cuando. Mientras tanto, siempre nos quedará comentar el último episodio.

Increíble episodio. Con este comentario podría dejar por terminada la crítica y estaría todo dicho…, no cuela, ¿verdad? Pues venga, entonces adentrémonos todos en analizar profundamente este episodio en el que no hay monstruos que cazar. No, en este caso, los Winchesters ejercen de monstruos. Tampoco hay inocentes a los que salvar. No, en este caso, los Winchesters ejercen de inocentes. Y por si fuera poco, ¡tampoco hay rastro alguno de los héroes de turno! No, en este caso, los Winchesters ejercen de héroes. Sí, has leído bien. No se me ha ido la cabeza ni nada por el estilo. Porque en este episodio, los pilares centrales son los Winchesters, más que nunca. No estamos ante el típico capitulillo que trata un aspecto de uno de los hermanos. Aquí los vemos más reales que nunca. Aquí, ellos ejercen todos los papeles que se pueden otorgar. Bueno, ellos solos no. También está Bobby, cuya presencia es siempre una alegría para nosotros.

Empezamos el episodio con Dean buscando la ayuda de un médico (o mejor dicho, que lo fue) que resulta ser Robert Englund, conocido mundialmente como el actor que encarnó a Freddy Krueger. Hay que reconocer que el papel le viene al dedillo, se le ve muy suelto y divertido. Lo triste es que su presencia sea tan corta, aunque no sería de extrañar que apareciera de nuevo en algún otro episodio. La visita al médico tiene un objetivo, enviar a Dean al más allá para tener una pequeña charla con Muerte. Y no solo lo consigue, sino que además tiene un “bonito” reencuentro con Tessa. En la reunión, Muerte reta a Dean a sustituirle en su rol durante 24 horas. Si gana, rescatará el alma de Sam.

No hay una descripción disponibleMi Tesssssoooooroooo…

A partir de este momento la trama se divide en dos. Por un lado tenemos a Dean cumpliendo su papel como la Muerte, acompañado de Tessa en todo momento. Los primeros trabajos, por llamarlos de alguna manera, concentran en tan pocos minutos mucha dosis de tensión, el caso del atraco, y de humor, las respuestas a los recién fallecidos. Entonces, llega el caso de la niña enferma del corazón. Dean muestra su lado más humano negándose a tomar a la niña. Desgraciadamente, comprenderá muy pronto que para cada acción, hay una reacción. Y para su acción, no hay reacción positiva.

Al no morir la niña, la enfermera resulta víctima de un accidente de tráfico. Ni siquiera Dean, con sus buenas intenciones, tiene palabras para decir lo mucho que lamenta haber sido el responsable de su muerte. Momentos después, vemos al marido de la fallecida coger el coche un tanto ebrio. No va a permitir que nadie más muera innecesariamente, aunque sea a costa de sacrificar el alma de su hermano. Bonito gesto de Dean, que siempre lucha por salvar a los inocentes sea cual sea el precio a pagar. Así, la apuesta termina.

No hay una descripción disponibleEspera que me cargo al mosquito

Por otro lado, Sam se niega a arriesgarse a traer su alma de vuelta. Ha visto las miserias que sufriría si la tuviera y los riesgos a los que se afrontaría en caso de recuperarla. Así que la rechaza totalmente, hasta el punto de invocar a Balthazar para que le ayude a realizar un conjuro protector. El ángel se haya muy dispuesto a ayudarle, claro está sus intenciones no son otras que dañar a los hermanos, cosa que hasta llega a dejar muy claro. Sólo hay un problema, para realizar el conjuro necesita la sangre de su padre. Y como su padre está muerto, Sam decide que la mejor opción que le queda es ir tras Bobby.

Esta trama resulta muy conveniente para sacar a relucir la importancia que tiene el viejo cazador en las vidas de los Winchesters. Él ha sido como un padre para ellos. Lo sabe él, lo sabe Dean y hasta ese Sam cascarón de huevo. Y a pesar del peligro que corre, se arriesga a bajar al sótano con tal de saber que le pasa al joven. Produce lástima ver a Bobby tan preocupado y tan aterrorizado. Pero ya sabe, en el mundo de los Winchesters las cosas no salen bien, al menos a la primera. Así, Bobby es atrapado y rescatado por Dean en el último momento. Y tan último, que yo ya creía que nos íbamos a despedir del simpático cazador…

No hay una descripción disponible¡Tengo la Bola de Dragón!

Así, con una última aparición de Muerte, que cede a traer el alma de Sam, se cierra un arco argumental y se abre otro nuevo. Ahora nos toca ver cómo será el Sammy de siempre y hacia donde se centrará la nueva trama. Relacionado con las almas, ¿tendrá algo que ver con el Purgatorio? La verdad es que se podría aprovechar muy bien este tema. A ver que nos depara Supernatural en su vuelta.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Supernatural: Appointment in Samarra
Valoración

Categorías: Reviews Series Supernatural Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »