Review Supernatural: And Then There Were…

Review Supernatural 6x16

Por norma general, en todas las series, cuando los guionistas quieren centrarse más de lo normal en las relaciones de los protagonistas, deciden mantenerlos encerrados en un espacio a lo largo de un episodio. De esta forma, salen a relucir los conflictos de cada uno de ellos. Quizás seguir esta fórmula no produce un episodio magnífico, pero hay que reconocer que suelen funcionar bastante bien. Y en Supernatural, ya era hora de que tuviéramos un episodio así.

Que suba el telón del episodio la Madre de Todas las Cosas no significa que vayamos a conocer más de ella por ahora. Crear los seres que quiera, deseos de exterminar a la humanidad y la mala leche es lo único que se saca en claro de este personaje. Y sinceramente, ¿quién no había deducido estas cosas aún? A priori es un personaje que ofrece muy poco como villana, sobre todo cuando desprende un aire que recuerda a Lilith.

Usando a la villana como excusa argumental, los verdaderos protagonistas son Dean, Sam, Bobby, Rufus, Samuel y Gwen, y ya puestos una especie de babosa que recuerda un poco a Alien. Son los únicos personajes que tendremos a lo largo de estos 40 minutos. El episodio mantiene muy bien el aire de desconfianza y temor que viven los protagonistas, efecto conseguido gracias al hecho de que la mayor parte del tiempo los personajes se encuentren acompañados. Así no sabemos si tenían el bicho de antes o más tarde.

No hay una descripción disponibleLa cámara ésta, que siempre me saca mal

Desgraciadamente, la peor parte del episodio nos viene a través de Gwen, Samuel y Rufus. Para empezar, como ya mencioné en otra ocasión, el personaje de Gwen ha terminado por ser un relleno que no lleva a ninguna parte. Pequeña aparición y hasta nunca. Luego está Samuel, sigue chocando un poco la deshumanizada actitud del personaje comparándola con la de otras temporadas. Por eso, cuando el personaje tiene en su interior al bicho, nos cuesta saber si lo tiene o simplemente es él. Esto es lo que hace que no nos apene su muerte sabiendo que tiene el bicho, Samuel seguirá siendo igual de malo con o sin él.

Por otro lado tenemos a Rufus. Quizás el que menos se merecía el destino que le ha tocado. Para empezar utilizan un asunto pasado entre él y Bobby para reflejar la relación de los hermanos, que es: pase lo que pase, siempre se apoyarán. Lo más decepcionante del episodio es que se marche con una historia tan plana, de un modo tan inesperado e innecesario y de una manera tan fría. Resulta tan abrupta la escena que casi ni sentimos lástima por el personaje. Una pena su marcha, le echaremos de menos.

No hay una descripción disponiblePobre Rufus, que descanse en paz

Otra cosa que resulta extraña es la actitud de los Winchesters y Bobby. Cada uno de ellos mata a una persona y, aunque lo de Sammy podría ser lo más comprensible, todos parecen mostrar una indiferencia tan grande que da la impresión de que no son ni ellos mismos. Que los haya poseído un monstruo no es excusa suficiente para que no tengan ni el más mínimo remordimiento. Al igual que en la, excelente, escena de posesión de Bobby, probablemente la mejor escena del episodio.

En definitiva, episodio simplón pero que funciona. Un tanto irregular por la cantidad de momentos malos como por momentos buenos, gracias a los homenajes que hacen a Alien o a La cosa (ese momento de la electricidad). De todas formas, a pesar de lo negativo que pueda tener, es un episodio recomendable porque si algo tiene Supernatural, independientemente de la calidad de sus episodios, es que casi siempre consigue entretener. Y cuando un episodio consigue eso, poco importan los demás aspectos.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Supernatural: And Then There Were…
Valoración

Categorías: Reviews Series Supernatural Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »