Review Sons of Anarchy: To Thine Own Self

Dejémosles que se diviertan antes del final

Miradles, son como niños recién subidos en una de las atracciones de la Feria de Sevilla. Están felices porque acaban de probar su mejor droga: la adrenalina. Éste es un fotograma de la, sin duda, mejor escena del episodio. Es también la que mejor resume lo que es ésta serie, la vida de unos tipos que disfrutan estando juntos de una manera muy particular. Dejando a un lado la ironía, es realmente sobrecogedor ver cómo aman arriesgar el pellejo entre disparos, revolcones con el coche y polvo desértico. Está claro que llevan la vida que quieren, y puede que también la que merecen. Porque para eso han nacido y para eso están y seguirán muriendo. Eso sí, unos lo sobrellevan con más inteligencia que otros. Jax, por ejemplo, se ha convertido en un auténtico funambulista a la hora de sacarse a sí mismo y al Club de problemas. Si quieres, comentamos este 5×11 antes de que se nos venga encima el 12.

    Título: To Thine Own Self
    Fecha de emisión: 20 de noviembre

Lo que ni la CIA ni matones de todas las razas ni padres postizos han conseguido, puede que lo logre Tara. Sabíamos que llegaría el momento en que le pidiera a su esposo que abandonaran SAMCRO y Charming. La oferta de trabajo ha sido el detonante y ya veremos qué ocurre. Lo que sí sabemos es que algo (no demasiado bueno) pasará porque Tara la ha aceptado sin el permiso de Jax. Lo estaba deseando. Era ver un bisturí en un corazón abierto y humedecérsele la ropa interior.

Debe ser duro que te digan que, “a partir de ahora no habrá secretos entre nosotros” y que tú sepas que tiene tantos guardados en el bolsillo que el pantalón se le debería caer por el peso de la vergüenza. Eso si lo vemos desde la perspectiva de Gemma. Pero claro, si nos vamos al otro lado del ring, tampoco tiene que sentar demasiado bien que se acuesten contigo, te hagan creer que hay esperanza y en el fondo sólo te estén espiando mientras la señora suspira por un machote latino.

Gemma, cagándola de nuevo

Por otra parte, hacía ya un par de episodios que Sutter no ponía en ridículo a Gemma. Esta vez tocaba hacerle una bocazas de primera. Lo cierto es que el recurso utilizado para que Clay se entere de la que está tramando Tara con Otto ha sido como un remiendo hecho con tela de un color parecido al original: sirve para tapar el agujero pero se nota si lo miras de cerca. Por si no nos quedaba claro que, con la rajada de Gemma ya Clay había unido todas las piezas, el antiguo dueño del martillo nos regala un leve asentimiento de cabeza para terminar la escena. Era tan innecesario…

Tenemos un nuevo invitado en SOA. Se trata de un caballero que parece tener ciertas influencias en la cárcel aún siendo civil. Poco sabemos de él por ahora. En todo caso, que no le guarda demasiado aprecio a Otto. Ya hacía tiempo que no recibía alguna buena tunda de esas que terminan formando parte de su cuerpo en forma de cicatrices. Eso sí, le pedimos a sus presentes y futuros maltratadores que no le aticen en el ojo relativamente sano que aún conserva. Sería ya abusar. Si especulamos sobre el nuevo atizador, podríamos pensar que es familiar de la enfermera que Otto asesinó a base de catolicismo mal entendido. Toca esperar para averiguarlo.

Nuestro nuevo amigo

Como buen motivador, Jax anima a Gemma y Juice a conseguir con rapidez las pruebas necesarias para hacer jaque mate a Clay. Son necesarios los documentos que robó de casa de Gemma. Con ellos en la mano, podrá demostrar ante el Club quién está detrás de toda la mierda que llueve del cielo. Pero el maestro de las artimañas siempre tiene un truco. O eso o toda la suerte que le quiera conceder Sutter para que el auténtico malo de la serie no caiga. En este caso, la suerte viene a través del patetismo de Juicy que, una vez encontrado los documentos, los pierde de vista de una manera escandalosamente lamentable, ganándose aún más el desprecio del Presidente y los demás. Esto nos está llevando a una calle con una sola salida sobre la continuidad o no de este personaje. Parece ser que sólo queda saber cómo pasará lo que tiene que pasar, aunque me inclino a pensar que el estado de depresión en que se encuentra le puede llevar a terminar lo que intentó empezar arrimado a un árbol la temporada pasada. Pero la fortuna (por no llamarlo inusitados giros de guión hechos para que el espectador se quede con las miel en los labios) de Clay no termina ahí, ya que el secuestro de Jax le da la excusa perfecta para quedarse sólo en casa y percatarse de que algo falla en el escondite de los documentos, con lo que procede a cambiarlos para desesperación de Juice.

Unas cervezas entre ex amigos

Una de las mejores escenas ha sido precisamente de Clay. Es ésa en la que tienta a Tig con las memorias del buen pasado. Ese pasado en que eran Zipi y Zape, en que nadie podía separarles. Pero, por ahora, no hay nada que hacer. Tig no puede olvidar su traición y, desde luego, tampoco puede olvidar que prometió a Jax fidelidad eterna por salvarle la vida y cubrirle ante Pope. Demasiado como para plantearse fichar por el otro equipo de la ciudad. Es maravilloso ver a estos dos actores enfrentarse a ellos mismos y a sus miserias.

Ya era hora de que Sutter decidiera mostrarnos de lo que es capaz un ex líder de banda callejera y actual proxeneta. Diez capítulos han sido demasiados para retratarnos sólo su lado cándido, enamoradizo y casi divino. Un hombre con el pasado de Nero tiene que supurar violencia en algún momento. Y ese momento ha llegado. No ha dudado ni un instante en llevarse por delante a un par de sus antiguos secuaces con tal de buscar a Jax. Pero hay otro motivo, que no es otro que el decir “aquí estoy yo para cuando queráis venir a visitarme”. Ésa ha debido ser la manera en que en el pasado se ganó su lugar y parece ser que la era la única forma que los pandilleros entenderían quién es quién.

Nero con su lado oscuro

Se planteaba complejo satisfacer las ansias del Club (y suyas) de salir de una vez del negocio de las drogas y las armas y no verse perjudicado por la CIA de ningún modo, ya sea por el caso RICO o por un ataque frontal de Romeo Parada. Pero lo hizo. Encima quedando bien con todo el mundo. Ofreció el negocio de las armas al clan chino y los Mayas y Niners se encargarían de las drogas. Así, la CIA podía seguir con sus tejemanejes sin problema alguno. Un enemigo menos y muchos amigos más. Brutal. Así lo reconoce la mesa de SAMCRO, al que al fin le es revelada una buena porción de verdad. La admiración de los moteros por su jefe crece, así como el apoyo, que es unánime. Incluido el ex presidente, que reconoce su derrota momentánea.

Jax saliendo, una vez más

Antes de despedirme sabiendo que nunca podré igualar un beso tan verdadero como el que Gemma le da a Nero Padilla como prueba de amor, me quedo con las caras de Bobby y Chibs al oír todas las razones que tiene Jax para adorar a su padrastro. Todavía deben andar con la mandíbula desencajada. Porque, lo siento, pero no me creo nada de lo que sugiere el cliffhanger. Me puedo equivocar pero la afición de Sutter por intentar que piquemos el anzuelo con la treta de cada semana no va a funcionar conmigo. Además, argumentalmente hablando no tendría sentido que, de pronto, Bobby quisiera ayudar Clay. La escena final me parece más el principio de un plan trazada por Jax para atraparle definitivamente jugando con que, en su tiempo, Bobby y él fueron amigos íntimos. Queda poco para que lo sepamos.

Amor

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Sons of Anarchy: To Thine Own Self
4.9 (98.46%) 13 votes

Categorías: Reviews Sons of Anarchy Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »